Manchester United y Liverpool, historia de la rivalidad más longeva del fútbol
Aficionados del Manchester United yendo a Old Trafford. Fuente: www.manutd.com

El próximo sábado se verán las caras en Old Trafford Manchester United y Liverpool. Los equipos más laureados del país, protagonizarán el nombrado derbi del Noroeste o clásico de Inglaterra. Este no es un partido más, esta vez se estarán jugando la segunda plaza del campeonato de la Premier League. Como en toda buena rivalidad como las de Barcelona - Real Madrid, Boca Juniors -River Plate o Nacional - Peñarol, no solo hay tres puntos en juego, hay toda una disputa entre aficiones, ciudades e incluso culturas.

Cada vez que los equipos dirigidos por José Mourinho y Jürgen Klopp se enfrentan saltan chispas y no es para menos, ya que es el clásico inglés por excelencia. Estamos hablando de dos grandísimos clubs con una gran historia detrás. Entre ambos conjuntos suman un total de 127 títulos, 68 de los red devils y 59 del conjunto de Anfield. Además son los equipos ingleses que más veces han sido campeones de Europa, el Liverpool cinco veces y el Manchester otras tres.

Este es un partido donde no solo se juega con los pies, también se juega con el corazón. Es lo mínimo que pueden hacer los jugadores cuando están representando a los aficionados que se dejan la voz y el alma para alentarles. Se enfrentan una de las mayores aficiones del mundo, la del Manchester United, cifrada en 322 millones de fans, frente a la afición del Liverpool, galardonada con el premio “The Best” en 2016 junto a la del Dormund gracias al famoso “You’ll never walk alone”.

Inicio de la rivalidad

La rivalidad entre Liverpool y United empezó lejos de los terrenos de juego. En la década de 1870, y en plena segunda revolución industrial, ambas ciudades se enzarzaron en una disputa para controlar el algodón que llegaba desde el otro lado del Atlántico. El algodón llegaba a Manchester a través del río Mersey, aprovechando esto la ciudad de Liverpool quiso sacar tajada y cobrar unos aranceles. El alcalde de Manchester, ciudad situada a solo 50 kilómetros de Liverpool, hizo construir el Manchester Ship Canal para eludir esos impuestos. Este fue el inicio de la rivalidad no solo entre dos clubs, sino entre dos ciudades enteras.

Primer partido entre ambos conjuntos

Ha habido mucho partidos y muy importantes entre red devils y reds, pero el primero siempre será especial. El primer encuentro entre el Liverpool y el Newport Heath (nombre de fundación del Manchester United) se disputó el 28 de abril de 1894. Fue un partido amistoso en el campo del Blackburn Rovers, Ewood Park, ante tres mil aficionados. El partido concluyó con un 2-0 a favor del equipo de Manchester. Esta fue la primera vez que los dos equipos con más títulos del país se vieron las caras en un terreno de juego.

Plantilla del New Heath en la temporada 1892-93. Fuente: Wikipedia.
Plantilla del New Heath en la temporada 1892-93. Fuente: Wikipedia.

Segunda mitad de la década de los 50

Está década está marcada principalmente por dos cosas. La primera, el accidente aéreo que sufrió la plantilla del Manchester United, el cual le costó la vida a 23 personas, entre plantilla, cuerpo técnico y personal aéreo. Ese fatídico 6 de febrero de 1958 en Munich, sobrevivió una leyenda viva del club, Bobby Charlton.

Sir Bobby Charlton posando antes de jugar un partido. Fuente: Manchester United
Sir Bobby Charlton posando antes de jugar un partido. Fuente: Manchester United

Tras ese fatídico incidente donde fallecieron ocho futbolistas y dejó hospitalizado al entrenador por un largo tiempo, apareció Jimmy Murphy, el segundo entrenador más longevo del club tras Sir Alex Ferguson. Murphy con gran acierto hizo un equipo alrededor de Bobby Charlton, rodeándolo de jugadores de la talla de Denis Law, Paddy Crerand y George Best. Estos cuatro jugadores fueron la base de aquel United demoledor que ganó su primera copa de Europa al Benfica en el estadio de Wembley, en el año 1968.

En esta etapa dorada del United, el Liverpool estaba pasando sin pena ni gloria por la segunda división del país. Tom Williams, el entonces presidente del club, quería un cambio radical para llevar a su club al lugar donde se merecía, y por eso contactó con Bill Shankly, técnico que se acabaría convirtiendo en leyenda del club.

El proyecto no fue lo rápido que el presidente esperaba, pero tras algunas temporadas, en 1962, Shankly consiguió ascender al equipo y hacerlo campeón de la First Division al año siguiente. Sin ser muy consciente el técnico escocés estaba sembrando la semilla del mejor Liverpool de la historia, aquel que dominó Europa entre la década de los 70 y los 80.

El dominador Liverpool de los 70 y 80

En los años 70 fue la época en que la rivalidad entre las aficiones de ambos conjuntos creció de manera exponencial. En los 70 los hooligans cogieron una gran importancia en los estadios y alrededores. Esto junto al gran momento que vivía el conjunto red hizo que los aficionados de los red devils vieran al Liverpool como la imagen de la arrogancia. El Liverpool por esa época contaba con jugadores del calibre de Kenny Dalglish, Ian Rush, Bruce Grobbelar, Phil Neal, McDermott o Kevin Keegan junto a grandes entrenadores como Bob Paisley o más tarde Joe Fagan. Gracias a este gran grupo los reds vivieron el mejor momento de su historia, levantaron todo tipo de títulos, entre los que destacan sus primeras dos Copas de Europa que ganaron de forma consecutiva los años 1977 y 1978. A principios de los 80 cosechó dos copas de Europa más, la del 81 y 84. En el 85 llegaron a la final frente a la Juventus de Michel Platini, la nombrada final del horror, ya que hubo una fatídica avalancha provocada por hooligans ingleses. En la denominada como tragedia de Heysel, murieron 39 personas y otras 600 resultaron heridas.

En la época dorada del Liverpool, donde no tenía rival en Europa ni Inglaterra, los diablos rojos vivían una realidad muy diferente. El Manchester incluso descendió a segunda división.

Bob Paisley junto a la Copa de Europa. Fuente: http://www.lfchistory.net

Conflictos entre jugadores y aficionados

En el mundo del fútbol ha habido numerosos incidentes de todo tipo. Un ejemplo muy claro es la cabeza de cochinillo que le lanzaron desde la grada a Luis Figo, excapitán del Barça, al volver al Camp Nou con su eterno rival, el Real Madrid. El clásico inglés no se queda atrás y ha sido protagonista de diversos altercados.

Dos de las personas que más ha odiado la afición del Liverpool han sido el francés Eric Cantona y el técnico escocés Alex Ferguson. En la final de la FA Cup del 1996, que ganaron los diablos rojos por 0-1, los aficionados del Liverpool propinaron un puñetazo a Sir Alex Ferguson cuando este se dirigía al palco a recoger el título. Con el siempre controvertido Cantona tampoco se quedaron cortos, escupiéndole directamente en la cara.

Sir Alex Ferguson y Cantona abrazados. Fuente: Telegraph
Sir Alex Ferguson y Cantona abrazados. Fuente: Telegraph

Unos años más tarde, los aficionados del Liverpool atacaron con excrementos una ambulancia que transportaba a Alan Smith, polivalente jugador del Manchester, al hospital tras haberse lesionado en un partido también de FA Cup.

Hace no demasiado, unos aficionados del United fueron expulsados de Old Trafford en un partido contra el Liverpool, por mostrar sus partes nobles a la afición rival.

La afición e incluso algún jugador del Liverpool han recriminado a la prensa del país el vuelo que le dan al Manchester United. Cuando los reds dominaban en Europa e Inglaterra, la prensa siempre le dio más repercusión mediática a los de Old Trafford. Jugadores del Liverpool como Keny Dalglish o Graeme Souness lo denunciaron reiteradamente. Esta situación ha caído siempre como una bomba sobre la afición del Liverpool.

No únicamente ha habido conflicto entre la afición y jugadores, en 2011 Luís Suarez y Patrice Evra tuvieron algún roce. Tras el partido que se celebró en Old Trafford entre los dos equipos, Patrice Evra acusó al uruguayo de haberle dirigido insultos racistas. Suárez lo negó, aún así la Football Association terminó suspendiendo al actual jugador del Barcelona por ocho partidos sin poder jugar además de una multa económica. En posteriores encuentros, el delantero le negó el saludo al defensa francés. Este fue uno de los últimos capítulos por el momento de esta rivalidad.

Suárez y Evra discutiendo en el terreno de juego. Fuente: lebuteur.com

No cabe duda que en los últimos años el clásico de Inglaterra no ha atravesado sus mejores años, el Manchester lleva desde 2013 sin conseguir el título de liga y el Liverpool lleva ya más de 20 años, aún así gracias a las grandes aficiones de ambos clubes, el duelo nunca ha perdido atractivo. En los últimos años equipos como Chelsea, Arsenal o Manchester City les han pasado por delante, pero poco a poco con sus grandes plantillas y entrenadores de la talla de José Mourinho o Jürgen Klopp parece que están volviendo al lugar que les corresponde.

VAVEL Logo