Messi le aprieta la soga a Conte
Vía FC Barcelona

Messi le aprieta la soga a Conte

El Barcelona se ha impuesto por 3-0 al Chelsea en el Camp Nou, en una nueva actuación estelar del astro argentino, en un encuentro en el que el Chelsea compitió dignamente, y el equipo de Valverde sorprendió por su apuesta por el contraataque.

tarekfutbol
Tarek Guerrero
Barcelona Ter Stegen, S.Roberto, Piqué, Umtiti, Alba, Rakitic, Busquets, Iniesta, Messi, Suárez, Dembélé.
ChelseaCourtois, Azpilicueta, Christensen, Rüdiger, Moses, Cesc, Kanté, Alonso, Hazard, Giroud, Willian.
MARCADOR1-0, min.3, Messi. 2-0, min.20, Dembélé. 3-0, min.62, Messi.
ÁRBITROSkomina amonestó a Sergi Roberto (min.22), Willian (min.45), Giroud (min.49), Marcos Alonso (min.75).

El encuentro comenzó con un dominio inicial del conjunto local, que asumió el control de la posesión desde el primer segundo, hasta que Messi anotó el primer gol a los dos minutos de juego, en una buena jugada colectiva, en la que intervinieron Dembélé, Luis Suárez y un defensa del Chelsea, antes de que el astro argentino batiese a Courtois con escaso ángulo para disparar. Tras el tanto, el equipo de Valverde se replegó en su campo y le cedió el balón a su oponente, que adelantó las líneas de presión, y tuvo un tramo de control, en el que se aproximó al área contraria con cierto peligro, e impidió que el Barcelona pudiese salir de su campo con la pelota controlada, durante varios minutos. A los 20 minutos de juego, Dembélé puso tierra de por medio en el marcador, tras batir a Courtois con un potente disparo de pierna derecha, tras una contra magistralmente conducida por Leo Messi, en la que Luis Suárez, se encargó de atraer rivales.

Dominio blue sin contundencia en los últimos metros

Después del segundo gol, el cuadro azulgrana adquirió un mayor control del juego y del esférico, aunque este no fue constante, y lo alternó con tramos de repliegue, en los que salía en transición rápida, y terminaba las jugadas con una posesión larga cerca del área contraria, ante un Chelsea para el cual el segundo gol había supuesto un duro golpe anímico tras su buena reacción ante el primero, del que tardó varios minutos en recuperarse, aunque volvió a llevar la iniciativa en el juego, con menos pausa en su circulación, un mayor caos, y mucha más prisa por llegar al arco de Ter Stegen, aunque esto no fue un impedimento a la hora de crear ocasiones, pues generó dos de la mano de un Marcos Alonso, mucho más acertado en ataque que en defensa, que demostrando una movilidad fuera de lo común, más propia de un extremo o de un delantero con tendencia a caer en bandas, estaba siendo una fuente peligro tanto por bandas como por dentro.

Control blue hasta que volvió a aparecer Messi

El segundo tiempo comenzó con un mayor dominio del conjunto londinense, que tuvo más posesión del balón, y encerró a su oponente en su campo, moviendo el cuero buscando espacios en la defensa de un conjunto catalán que se mantuvo muy replegado, y que tardó varios minutos en poder salir de su campo con el esférico controlado. Con el paso de los minutos empezó a coger oxígeno, y a tener algo de trascendencia con el esférico, aunque no logró liberarse de la presión del equipo del cuestionado Antonio Conte, que estaba manteniendo la línea defensiva en el círculo central con la redonda en su poder. Gracias a la cual, estaba generando una constante sensación de peligro, aunque no lo estaba materializando en ocasiones. Messi terminó de sentenciar el partido, en una nueva transición rápida del conjunto culé, en la que Suárez asistió al astro argentino, para que este batiese a Courtois, con un disparo que nuevamente le pasó al portero belga, por debajo de las piernas.

Después del tercer tanto que cerró el partido definitivamente, el Barcelona pudo controlar el encuentro con mayor comodidad, y volvió a tener más posesión, ante un Chelsea totalmente desequilibrado en todas sus líneas, que siguió buscando un gol desesperado con el que maquillar el marcador, una mentalidad con la que consiguió generar peligro cuando llegaba al área contraria, aunque siempre estaba chocando con un último hombre de la defensa rival, que se estaba anticipando muy oportunamente. Mientras que en el apartado ofensivo, su oponente se acercó con algo de peligro, con bastante elaboración, aunque con muy poca regularidad. De esta forma terminó el partido, con el conjunto azulgrana afianzando su control del juego, y con un conjunto visitante cuya creatividad ofensiva se diluía cada vez más.

VAVEL Logo