La lucha por la vida en
la Premier
El Newcastle de Rafa Benitez, uno de los implicados en el descenso (Foto: nufc.co.uk)

Cuatro equipos vencedores del título en los últimos cinco años (véanse, como contrapunto, los ejemplos de Francia, Italia, Alemania o España), otros outsiders que optan al mismo hasta pocas jornadas del final (el Tottenham, el último ejemplo); ocho o diez equipos implicados en el descenso hasta prácticamente el final…

Pero lo de este año está rompiendo muchos parámetros, incrementando algunas distancias raramente vista hasta ahora y comprimiendo otras hasta extremos casi insospechados. Si analizamos la clasificación de la Premier a día de hoy, 16 marzo y a falta de solo 8 jornadas para su finalización, nos encontramos lo siguiente:

Un Manchester City que está arrasando, está batiendo records históricos dentro de la Premier y que tiene 16 puntos de ventaja sobre su rival de ciudad, cuando apenas quedan 24 por disputarse; y que, para mayor escarnio, podría proclamarse campeón en el derbi que ambos deben disputar el próximo 7 de abril en el Etihad Stadium. Todo ello, a mayor gloria de Guardiola y sus detractores (o admiradores, según se mire).

Cuatro equipos luchando de forma cruenta por la Champions: Manchester United, Tottenham, Liverpool y Chelsea; si bien, en las últimas tres jornadas, las diferencias se han incrementado gracias, sobre todo, a las dos derrotas del Chelsea frente a los dos equipos de Manchester. United (65), Tottenham (61), Liverpool (60) y Chelsea (56) tienen ocho jornadas para alcanzar el ‘mana’ moderno, la UEFA Champions League.

Enfrentamientos directos (un Chelsea – Tottenham en la  jornada 32 y un  Chelsea  - Liverpool, en la 37; claves para los de Conte, sobre todo); enfrentamientos de varios de los implicados con el ‘gran ogro’, el insaciable City de Guardiola (el citado derbi, en la jornada 33 y con el Tottenham, en la 34) unidos a numerosos enfrentamientos con equipos que se juegan el descenso (la lucha por la vida, según titula este artículo, en la máxima expresión de la palabra y siempre dentro del deporte, claro) pueden definir quien ocupara las restantes tres plazas de Champions.

El Liverpool de Klopp, inmerso aun en los cuartos de final de la Champions (Foto: liverpoolfc.com)
El Liverpool de Klopp, inmerso aun en los cuartos de final de la Champions (Foto: liverpoolfc.com)

Y un dato más a añadir: de los cuatro implicados en esta guerra, solo el Liverpool ha avanzado a los cuartos de final de la Champions (y el espera u duelo fratricida frente al City); los otros tres, United, Chelsea y Tottenham han caído en octavos. ¿Afectara eso a los de Klopp? ¿Para bien o para mal?

A partir de ahí, tres equipos casi en tierra de nadie: el Arsenal de Wenger (48 puntos, a doce de la Champions ya), desgraciadamente, porque por nombre (¿y jugadores?) debería estar bastante más arriba y los meritísimos Burnley, sobre todo y Leicester (pese a su ‘milagro’ de hace dos campanas; milagro que es una de las mayores hazañas jamás logradas en la historia del deporte y no sabemos si siempre bien valorada).

Y, a partir de ahí, la guerra… puede resultar ridículo meter al Everton (o al noveno clasificado, según se mire) en la batalla; pero la realidad es que los de Allardyce están, únicamente, a nueve puntos del descenso en la jornada 30. Solo por comparar, en España hay, a día de hoy, diecinueve entre noveno y la posición que marca el descenso; y catorce en Italia. Cierto es que, en ambos casos, con dos jornadas menos disputadas.

Con el WBA prácticamente descartado (a ocho puntos de la salvación), hasta once equipos, si incluimos al Everton, van a luchar en estas ocho jornadas por librarse de la quema. Stoke City y Crystal Palace (con 27), Southampton (28), West Ham (30), Huddersfield y Swansea (31), Newcastle (32), Bournemouth (33), Brighton (34), Watford (36) y Everton con 37.

La batalla será cruenta. Con ocho jornadas por delante e, incluso, once equipos implicados, presenta el calendario numerosos enfrentamientos directos que van a empezar a ser dramaticos casi desde este mismo fin de semana (Stoke - Everton o Huddersfield - Crystal Palace...). Y otro apunte que refleja el dramatismo de estas ultimas jornadas en la Premier, el Newcastle de Rafa Benítez: actualmente cinco puntos por encima del descenso (casi dos partidos de ventaja) pareciera tener un cierto margen para, siempre sin descuidarse, afrontar estas últimas jornadas con una cierta tranquilidad. Pero es echar un vistazo a su calendario y encontrarse con que, en estas últimas ocho jornadas, deberán enfrentarse al Tottenham (jornada 31) y al Arsenal (en la 34) para cerrar la temporada recibiendo al Chelsea en St. James Park; y con el Everton por medio, también. Para agarrase los machos, que diría un castizo.

Mark Hughes, elegido por el Southampton tras el cese de Pellegrino (Foto: southamptonfc.com)
Mark Hughes, elegido por el Southampton tras el cese de Pellegrino (Foto: southamptonfc.com)

Y la tensión ha empezado ya a palparse. Y de forma vergonzosa, excediendo cualquier límite de lo que es un espectáculo deportivo (o debería serlo): lamentables los incidentes acaecidos el fin de semana pasado en el West Ham – Burnley, que acabó con derrota de los locales por 0 a 3. Y, aunque nada debiera justificarlo, no sería de extrañar que acontecimientos de este tipo volvieran a repetirse; porque, una de las derivadas de tener tantos equipos luchando por no descender es que, con cierta frecuencia, equipos con cierto nombre (y renombre) se ven implicados en este tipo de situaciones que, debido a falta de costumbre, no siempre saben manejar. Y este hecho afecta a todos los estratos de los clubes: jugadores, cuerpo técnico, directiva y aficionados. Este ano, sin ir más lejos, Newcastle (aunque cierto es que acaba de volver de League One), el citado West Ham (un histórico) y el Southampton (en los últimos años, coqueteando con puestos europeos) se jugaran el ser o no ser (deportivo) en estas ocho últimas fechas.

Resuelto el título hace ya varias semanas, la atención se centrará en las tres plazas restantes de Champions y en la pelea por no descender. Roguemos no haya (más) incidentes y disfrutemos de uno de los acontecimientos más emocionantes que puede ofrecer el mundo del deporte: las últimas jornadas de la Premier League.

VAVEL Logo