I Reich de Red Bull: el éxito de una fórmula que da alas
Mascota del RB Leipzig. / Foto: dierotenbullen.com

1 de abril de 1987. Fecha en la que la primera lata de Red Bull se vendió en Austria, su origen -aunque también con raíces tailandesas-. Desde entonces, ha ido in crescendo de una forma exponencial. Más de seis mil billones de ventas al año, distribuida en alrededor de 171 países. Es éxito se refrenda con la cantidad de variantes que han ido sacando, con hasta un total de 20 diferentes. Una bebida energética que se caracteriza por contener agua, azúcar, cafeína, o vitaminas como niacina, taurina, ácido pantoténico, B6 y B12.

La empresa (Red Bul GmbH), fundada por el también austriaco Dietrich Mateschitz, a raíz de todos esos ingresos, se permitió patrocinar diversos eventos importantes del mundo del deporte. Allá por cualquier partido, carrera, o lo que fuese, se veía siempre el toro rojo estampado en una valla publicitaria. Y es que la compañía austriaca fue expandiendo sus tentáculos desde el fútbol (han salido/jugado o siguen jugando jugadores como Jonathan Soriano, Sadio Mané, Kevin Kampl, Naby Keita, Dayot Upamecano, Valentino Lazaro...) hasta lo último, los eSports. Es decir, a estos dos se les unen la Fórmula 1, NASCAR, hockey, Extreme Sailing Series, Triple Eight Race Engineering, Stock Car Brasil, MotoGP, Rally... Un sinfín de modalidades que parece no tener fin. 

La Fórmula 1, uno de los deportes en los que está Red Bull. / Foto: formula1.com
La Fórmula 1, uno de los deportes en los que está Red Bull. / Foto: formula1.com

Todos sus equipos adoptarían la misma forma: escudo, nombre, colores, estadio, estilo de juego...

Unas de las premisas principales que se seguiría en el mundo del fútbol en torno a todos sus hijos, serían las siguientes: seguir un mismo modo de juego, basado en los ataques con transiciones rápidas, seguidas de una presión asfixiante con gran agresividad. Todo ello unido a los colores -blanco y rojo-, nombres, escudos, incluso los estadios (Red Bull Arena siempre).

Austria, punto de partida

Como se mencionaba al inicio, Red Bull tiene su origen real en Austria. Fue por ahí por donde la compañía decidió instaurar su núcleo central de operaciones en el mundo del fútbol. El 6 de abril de 2005 se hicieron con el poder del club SV Austria Salzburg, reconocido club del país con 76 años de vida y un palmarés copado por una Copa de la UEFA o Copa Intertoto. Así, de ese modo, limpiaron toda la historia del equipo blanquivioleta (o violette), para dar entrada a toda la simbología de la empresa: escudo, nombre del club, indumentaria, estadio... Todos los rincones serían inundados por el toro rojo alado.

El SV Austria Salzburg fue su primera "víctima"

No obstante, el modus operandi que llevarían a cabo no se basaría en invertir ingentes cantidades de dinero en grandes estrellas. Todo lo contrario. Decidieron apostar por fomentar el crecimiento y desarrollo juvenil, firmando las mejores perlas del panorama europeo. Una fórmula que, sin lugar a dudas, ha tenido un rotundo éxito. Solo hay que ver el reinado que han logrado mantener en la Austrian Bundesliga. Desde entonces, Die Roten Bullen suma ocho coronas, siendo cuatro de ellas de forma consecutiva -y tiene pinta de que sean cinco-. A lo que habría que añadir cinco Copas de Austria. Eso significa que establece una dinastía por encima de otros grandes como son el Austria o Rapid de Viena. También habría que mencionar a otros clubes satélites o afiliados que tiene en el país austriaco, como el FC Liefering (2ª División), el USK Anif  (Regionalliga West) por el que pasó Leon Bailey, o el SV Grödig.

Los jugadores del RB Salzburg celebran el pase ante el BVB. / Foto: @EuropaLeague
Los jugadores del RB Salzburg celebran el pase ante el BVB. / Foto: @EuropaLeague

Aunque se les sigue resistiendo la guinda del pastel: un título continental. Ya que desde que Red Bull se hiciese con el poder, no han logrado refrendar ese éxito nacional a Europa. Nunca han conseguido tan siquiera entrar en la fase de grupos de Champions League, cayendo con estrépito en los Playoffs, ya sea en rondas previas o en la fase final. Lo máximo, por tanto, ha sido conformar con la Europa League. En dicho trofeo, desde que lo ganase el extinto SV Austria Salzburg, lo máximo que han alcanzado son los actuales 1/4 (se medirán a la Lazio). Bajo el lema de FC Salzburg -debido a la también a la participación de su "hermano" RB Leipzig- está siendo una de las grandes sensaciones. Éxito debido, en gran parte, a Marco Rose, entrenador y campeón con el juvenil del equipo en la pasada UEFA Youth League, junto a jugadores como Caleta-Car, Samassékou, Haidara, Schlager, Berisha, Dabbur, Hee-Chang Hwang, Minamino o Gulbrandsen.

Expansión a la Gran Manzana

Tan solo un año después de instaurarse en Austria, Red Bull expandió sus dominios por Estados Unidos. Decidió "meter mano" en una Major League Soccer en crecimiento, comprando un 9 de marzo de 2006 el reconocido New York/New Jersey MetroStars, siguiendo la misma vía que con el cuadro de Salzburgo: limpia de la entidad a todos los niveles, implantando la simbología de la empresa. Se pasó a denominar New York Red Bulls.

En lo deportivo, tuvieron que pasar hasta siete años para alzar su primer trofeo: la Supporters' Shield. Aunque, al igual que el club austriaco, le sigue faltando la corona más importante y ansiada por la franquicia de New Jersey, la MLS Cup. Dejado atrás el legado de las viejas glorias como Thierry Henry, Juninho Pernambucano, Rafael Márquez o Tim Cahill, han pasado a seguir la misma metodología que el resto de sus hermanos. Inversión en la cantera, con un cuidado especial para el fútbol formativo de las academias. Prueba de ello son los recién salidos Tyler Adams (ya convocado con la USMNT), Kyle Duncan, Hassan Ndam, Ben Mines, Florian Valot, Alex Muyl o el español recién fichado José Aguinaga. Especial "culpa" tiene el entrenador Jesse Marsch, quien desde 2015 ha mejorado sustancialmente sus prestaciones. Hay que destacar que también cuenta con un filial en la USL (2ª categoría en EEUU), donde suelen formarse todas todos ellos para dar porteriormente el salto al primer equipo.

Tyler Adams. / Foto: MLS Soccer
Tyler Adams. / Foto: MLS Soccer

Idem que los europeos, también está haciendo historia -y puede ir a más-. Están en semifinales de la renovada CONCACAF Champions League, en las que se enfrentarán a las Chivas, tras eliminar a 'Xolos' Tijuana y Olimpia anteriormente. Quieren convertirse en la primera franquicia 'MLSesera' que levante dicho cetro continental.

Leipzig: la joya de la corona

En busca de seguir pescando y agrandando su legión, Red Bull puso sus miras en Alemania. Allí, en la Bundesliga intentó hacer algo imposible, que era comprar el Bayern de Múnich. Dicho esto, bajo sus expectativas hasta divisiones inferiores. Tras sufrir el rechazo del St. Pauli, 1860 Múnich, Fortuna Düsseldorf, Lokomotive Leipzig y Sachsen Leipzig, acabaron absorbiendo el SSV Markranstädtde de la Oberliga -5ª División- por 300.000€. Un equipo de la ciudad de Sajonia, con gran tradición futbolística y con décadas sin disfrutar fútbol tradicional. Por delante, su objetivo era una auténtica quimera: ascender a la máxima categoría alemana en menos de diez años.

En seis años lograron conseguir su objetivo de llegar a la Bundesliga

Aunque el proceso no fue tan fácil. Tuvieron que adoptar un sobrenombre distinto al de la empresa, ya que las leyes de patrocinio no lo permitían. Así, implantaron la palabra Rasen Ballsport, lo cual les representaría mediante las siglas "RB" (similar a Red Bull), siendo bautizado y fundado un 19 de mayo de 2009 definitivamente como RB Leipzig. No tardaron en sucederse las protestas por todo el país, en contra de la gestión, alegando que iba en contra de la tradición histórica del deporte. A pesar de ello, el equipo siguió su curso, encadenando ascensos hasta llegar a la Bundesliga en 2016. En ese periodo de tiempo llegaron a pasar jugadores como Joshua Kimmich, Marvin Compper, Davie Selke o Atinç Nukan.

Werner, Keita y Poulsen, las tres grandes figuras del RB Leipzig. / Foto: bundesliga.com
Werner, Keita y Poulsen, las tres grandes figuras del RB Leipzig. / Foto: bundesliga.com

Ese ascenso al olimpo provocó un cambio drástico en la gestión de Red Bull: el equipo de Salzburgo dejó de ser la prioridad pasa pasar a ser un club satélite de los alemanes. Es decir, una especie de filial. Algo que sentó fatal a sus aficionados, desencadenando en numerosas quejas. Pero ese éxito no se entendería sin una figura clave como es la de Ralf Rangnick, el cual fue director deportivo durante muchos años, hasta que pasó a ser el entrenador y el artífice de la promoción (antes coqueteó la opción de Thomas Tuchel). Ya para el año del debut volvió a la dirección, dejando paso a Ralph Hasenhüttl, quien venía de hacer historia con el Ingolstadt.  Algo que siguió haciendo con el conjunto de los toros rojos, quedando en su primera temporada en la Bundesliga y, por ende, sellando la clasificación para la Champions League. Un primer año que no estuvo libre de odio a cada campo que visitaba. Uno de los peores episodios fue cuando se midieron al Dynamo Dresden en la Copa alemana, en la que estos aficionados lanzaron una cabeza de toro al verde. 

Volviendo a lo deportivo, y como se mencionaba más arriba, la fórmula basada en la juventud daba sus frutos. Esto lo demuestra la edad de la plantilla: 23'7 años de media. Los Bernardo, Orban, Upamecano, Klostermann, Forsberg, Bruma, Sabitzer, Poulsen, Augustin, Lookman o Werner (el '9' de Alemania). Pero el más destacado, además del delantero alemán, es el de Naby Keita. El joven centrocampista de Guinea Conakry pasó por el RB Salzburg y este pasado verano fue vendido al Liverpool por 52 millones de euros, aunque pasaría este curso cedido en Leipzig.

Brasil y Ghana, dos nidos más

Red Bull, justo un año después de la expansión norteamericana, bajó el continente hasta Sudamérica. Optó por Brasil, surgiendo el 19 de noviembre de 2007. Su sede se encuentra en São Paulo, disputando actualmente el siempre complicado Campeonato Paulista, intentando ascender a la Serie D y salir de las catacumbas del fútbol brasileño, bajo el lema de Red Bull Brasil, también apodado como Toros Lokos.

Foto: redbullbrasil.com
Foto: redbullbrasil.com

Y, por otro lado, también existió el Red Bull Ghana (Sokagope) buscando una fuente de joyas africanas. No obstante, tuvo una etapa muy corta. Desde 2008 hasta 2014, cuando pasó a ser la West African Football Academy SC, academia del Feyenoord.

2018, ¿broche de oro?

Las tres grandes "hermanas" de Red Bull están luchando por levantar un título continental

Podría afirmarse, en marzo, que 2018 podría ser el mejor año futbolístico para Red Bull. ¿Por qué? La respuesta ya se ha dado en cada fragmento dedicado a las tres grandes hermanas de la compañía austriaca. Los dos europeos, RB Salzburg -o FC Salzburg- y RB Leipzig, se encuentran entre los ocho finalistas de la Europa League. Los primeros tendrán que enfrentarse a la Lazio. Los segundos, los teutones, lo harán ante el Olympique de Marsella. Y aquí es donde se encuentra el morbo, ya que son muchos los que se preguntan qué ocurriría si en la siguiente ronda -en el hipotético caso de que pasasen ambos- si fuesen emparejados.

A estas dos participaciones, también habría que sumarle la de los norteamericanos. En su caso, en la Concachampions, competición en la que New York Red Bulls han alcanzado las semifinales. Por tanto, habrá que ver cómo finalizan sus diversas travesías y, si por fin, el éxito de Dietrich Mateschitz se ve refrendado con un título continental, para volver a decir eso de "Red Bull te da alas".

VAVEL Logo