Goleada del ‘Melocotón Mecánico’
usatoday.com

Goleada local ante un rival totalmente desconocido y que apenas consiguió desarrollar su mejor juego. El planteamiento del partido realizado por el equipo de Altanta fue impecable, con una gran defensa y un ataque que aprovechó las ocasiones de las que dispuso. En la primera mitad, un solitario gol de Grassel, le dio la ventaja a los locales, frente a un equipo que tuvo el control de la pelota pero no las ocasiones. En la segunda pate, conforme disminuyó la intensidad del juego del equipo californiano, aumentaron las llegadas de los locales , que en los minutos finales consiguió cerrar la goleada.

Gol para unos, posesión para otros

No se había jugado ni tan si quiera un minuto del partido cuando la polémica llegó. El colegiado expulsó a McCann con una roja directa por una entrada dura en el centro del campo. Sin embargo, tras una llamada desde el VAR y la revisión de la misma, el árbitro decidió cambiar su decisión y dejar esta acción en una simple tarjeta amarilla.

Tras esta situación surrealista, el partido entró en el ritmo que se esperaba. Constantes llegadas en ambas porterías, con ninguno de los equipos queriendo manejar el balón, haciendo que el partido tuviese un ritmo vertiginoso. Sin embargo, en este intercambio de goles fueron los locales los que consiguieron generar mayor peligro, hasta que pasado el minuto 15, lograron su objetivo.

Fue tras una buena acción por banda izquierda, Julian Gressel aprovechó un error de la defensa rival en la marca de la defensa rival. El carrilero alemán apareció solo en el segundo palo para tener que empujar el balón al fondo de la red y adelantar así a su equipo en el marcador.

usatoday.com

La respuesta del conjunto angelino no se hizo esperar. Cuando el ritmo de juego disminuyó, los visitantes adquirieron protagonismo y tuvieron varios acercamientos sobre la portería de su rival, pero los errores en el último pase les impidieron conseguir generar ocasiones claras de gol.

Este control de Los Angeles FC continuó durante varios minutos, pero el planteamiento local les impedía cualquier acercamiento peligroso. En las transiciones defensivas, buscando detener la velocidad de juego rival, presionaba al poseedor del balón, mientras que se formaban dos líneas muy cerca del área. La primera de cinco jugadores mientras que la segunda, unos metros más adelante, de otros cuatro.

En los minutos finales de la primera mitad, a pesar de intentarlo, los californianos no consiguieron variar el marcador, ayudado así a su rival al llegar con ventaja de un gol al marcador.

Un final de infarto

La segunda parte tuvo un inicio bastante diferente a lo visto hasta el momento. Mientras que en los anteriores 45 minutos se vio un juego vertiginoso por parte de ambos equipos, en los primeros minutos de la segunda mitad, hubo un mayor control de la pelota. Esto generó que los locales tuviesen que realizar una variación en su sistema.

Tratando de hacerse con el control de la pelota, sacó del terreno de juego a Villalba para dar entrada un mediocentro defensivo como Kratz. De esta manera reforzó el centro del campo, tratando de contestar al control del juego de su rival.

Sin embargo, mediados los segundos 45 minutos, fue el Atlanta United el que consiguió tener el protagonismo en ataque. En una acción a la contra, Gressel, que estaba realizando un partido muy completo, realizó un gran desmarque de ruptura que le permitió irse de su rival en carrera. Llegó a línea de fondo y colocó un centro al segundo palo en donde apareció Josef Martínez para sólo tener que empujar el balón al fondo de la red.

@ATLUTD

Este tanto obligó a Los Angeles FC a intensificar su juego y presionar a su rival para buscar recortar distancias en el marcador. Pero la inoperancia de los jugadores de ataque, y las pocas posibilidades que le dio la defensa local, hizo que poco a poco, estos fuesen bajando los brazos y dejándose llevar hasta el final del tiempo reglamentario.

A falta de pocos minutos para el final, de nuevo hubo que recurrir al VAR para decidir una acción dudosa. Almirón fue derribado en el interior del área, lo que llevó al árbitro a tener que revisar la acción. Tras confirmarse los 11 metros, fue el mismo jugador paraguayo el que consiguió definir la pena máxima y poner un resultado prácticamente insalvable.

Pero la pesadilla para el conjunto visitante no terminó ahí, ya que cuatro minutos después, el árbitro volvió a señalar el punto de penalti, después de una mano de Moutinho en el interior del área, viendo así su segunda amarilla y por consiguiente, la expulsión.  De nuevo Miguel Almirón fue el encargado de transformar la pena máxima, repitiendo disparo y anotando.

El encuentro no acabó en esa ocasión. Siete fueron los minutos de prolongación debido a los parones por el VAR y los cambios. En el último minuto de este tiempo, llegó el quinto y definitivo gol en una acción de Romario Williams. El jugador jamaicano, que llevaba pocos minutos en el terreno de juego, se hizo con un balón en campo contrario, encaró portería, y con una magnífica definición, cerró la goleada local.

VAVEL Logo