La Roma
obra el 'miracolo' ante un FC Barcelona irreconocible

Los milagros a Lourdes, esa frase usada por las personas que buscan una hazaña casi imposible, pero para mi punto de ver, después de lo visto en el partido de hoy tendría que cambiarse Lourdes por Roma.

La de este martes parecía una noche plácida para el líder absoluto de LaLiga española y de tortura para el equipo revelación de la UEFA Champions League de la presente temporada, pero, si por algo nos gusta tanto este bello deporte es porque no es para nada vaticinable.

Roma y FC Barcelona se enfrentaban en el Olímpico de Roma con motivo de la vuelta de los cuartos de final de la UEFA Champions League. Para ponernos en contexto, el FC Barcelona, había vencido en el partido de ida por 4-1 siendo una rueda de demolición para una Roma que a pesar de ello, fue capaz de marcar un tanto en el coliseo blaugrana.

Aquel tanto que supuso el 3-1 en el partido de ida, era el clavo ardiendo donde depositar toda esperanza romanista, ya que un 3-0 en el Stadio Olimpico clasificaba a la Roma y apeaba a uno de los grandes favoritos para conseguir el cetro europeo.

Dadas las circustancias romanista, obligado a ser ofensivo desde el primer minuto para salvar la distancia en el global de la eliminatoria, Di Francesco formó con un 3-5-2, formación que hasta la fecha, no había mostrado en la presente temporada, aunque, en el partido de ida en el Camp Nou, también salió con tres defensas. El elenco elegido por Di Francesco fue: Alisson en portería; defensa formada por Manolas, Fazio y Juan Jesus; un mediocampo muy poblado con Florenzi, Nainggolan, De Rossi, Strootman y Kolarov y con referencias ofensivas a Dzeko y Schick.

Por su parte, Ernesto Valverde decidió formar con una formación, valga la redundancia, más que reconocida con un 4-4-2 formado por Ter Stegen en portería; Jordi Alba, Umtiti; Gerard Piqué y Nelson Semedo como línea defensiva; Iniesta, Busquet, Rakitic y Sergi Roberto en el centro y como puntas Luis Suarez y Leo Messi.

Primer tiempo de relajación culé

Un Stadio Olimpico de Roma reventado hasta la bandera sería testigo de un partido que tendría comienzo a las 20:45 con un tiempo bastante bueno para ser primavera.

El partido comenzaba con una Roma volcada al ataque que dejaba numerosos efectivos en zonas de ataque. Esa situación fue aprovechada en el minuto 3 por Sergi Roberto que tras pisar área y recibir un pase de Messi, dispara flojo a las manos de Alisson.

En el minuto 6 de juego, la Roma ofrecería una primera acción de ataque tras que Dzeko recibiese un gran balón aéreo para que rematase solo frente a Ter Stegen poniendo el 1-0 y las esperanzas por las nubes.

El FC Barcelona intentaba generar peligro al contragolpe y en una de ellas, Leo Messi recibe una falta que a la hora de ejecutar el lanzamiento, sale por encima del larguero de la Roma.

La Roma buscaba peligro con balones aéreos, pero cuando caían a una banda, sobre todo a la derecha como por ejemplo el ejecutado por Florenzi y rematado por Schick en el minuto 13.

La Roma buscaba recuperar la pelota cuanto antes, para ello ejercían una buena presión, pero a la hora de recuperar la pelota, los jugadores romanos realizaban falta al rival llegando a la cifra de 4-0 en el minuto 20.

Superado el minuto 20, la Roma tendría varias ocasiones. La primera con un disparo defectuoso de Szeko desde la frontal otra con un disparo desviado por Piqué de Kolarov y la última gracias a un remate picado de Schick.

Cabe destacar que la Roma iba bastante limitada en la zona defensiva, debido a que dos de sus tres centrales iban amonestados desde instancias tempranas del encuentro.

Con el 1-0 acababa una primera mitad, en la que la Roma pudo meter en más problemas a un Barcelona desdibujado.

Dzeko alentó las esperanzas romanistas con el 1-0 / Foto: gettyimages
Dzeko alentó las esperanzas romanistas con el 1-0 / Foto: gettyimages

Locura máxima

La segunda mitad empezaba sin variaciones en ninguna de los onces, a pesar de que la Roma necesitaba pólvora arriba y el Barcelona cambiar la actitud.

Tras diez minutos de tanteo inicial en el que la Roma seguía cometiendo faltas a la hora de presionar, Iniesta cometía un error en zona de creación propia que permitía a Shick pisar área, pero a la hora de poner el pase a un compañero, fallaba la ejecución frente a un defensa culé.

Dos minutos después, en el 57, Dzeko pisa área y Piqué en el forcejeo a la hora de robarle la posesión, se lanza al suelo trastabillando al bosnio y obligando al árbitro francés a pitar penalti. Daniele De Rossi se encargó de tirar el penalti y de batir por la izquierda a Ter Stegen, que a pesar de elegir ese lado, no llegó a blocar la pena máxima lo que supuso el 2-0, resultado que obligaba a la Roma a hacer otro gol más en casi 23 minutos de juego.

Con las espadas en el aire, Di Francesco empezó a meter gente de ataque. Lo hizo incorporando a El Shaarawy en detrimento de Nainggolan lo que hacía que el dibujo romanista quedase en 3-4-3.

El Barcelona aturdido, buscaba marcar un gol que revirtiese la situación y Messi tras recibir en zona de tres cuartos, lanza sobre puerta obligando a Alisson a blocar el disparo del argentino.

En el minuto 76, la Roma volvería a avisar a la portería del Barcelona con un centro desde sector derecho de Florenzi que remata El Shaarawy al que Ter Stegen saca una mano espectacular, pero en el 81 de partido, un centro servido desde el corner derecho por Under, incorporado al campo en el 70 por Schick, era rematado por Manolas para poner el 3-0 y el delirio de la bancada gialorossi que con ese marcador les valía para pasar a la semifinal de la Champions League.

Tocaba zafarrancho de combate para el Barcelona, ya que estaba obligado a marcar un gol para poner a su favor la eliminatoria. Con esta situación, Valverde dio entrada a Paco Alcacer y Ousmane Dembelé dejando el dibujo culé en 3-3-4.

El Barcelona tuvo oportunidades como para hacer el ansiado tanto. La primera con un centro raso de Dembelé cortado por la defensa romana y en el 91 con una mala salida de Alisson a la hora de cortar un pase que le caía a Dembelé que tras disparar forzado, su disparo salía desviado.

Tras los tres pitidos del colegiado, el partido llegó a su fin confirmando la victoria y remontada de la Roma que disputará por primera vez unas semifinales de la UEFA Champions League en el formato actual.

Por su parte el FC Barcelona no logrará este año su tercer triplete de su historia debido a esta más que dolorosa eliminación.

Manolas fue el héroe de la noche / Foto: gettyimages
Manolas fue el héroe de la noche / Foto: gettyimages
VAVEL Logo