Victoria en honor a las víctimas de Hillsborough
Victoria dedicada a las 96 víctimas. Foto: Liverpool

Victoria en honor a las víctimas de Hillsborough

Muy buen ambiente en Anfield para conmemorar los 29 años de la tragedia de Hillsborough. Los dirigidos por Klopp no tuvieron muchos problemas para imponerse frente al Bournemouth. Con este resultado el Liverpool sigue a la caza del Manchester United.

pablo-alvear
Pablo Alvear
LiverpoolKarius; Robertson, Van Dijk, Lovren (Klavan min. 77), Alexander-Arnold; Oxlade - Chamberlain, Henderson, Wijnaldum; Mané (Milner min. 77), Firmino (Solanke min. 91), Salah
BournemouthBegovic; Daniels, Aké, Cook, Francis, Fraser; King, Gosling, Cook (Surman min. 73), Ibe (Mousset min. 58); Defoe (Wilson min. 70)
MARCADOR1-0, min. 6, Mané. 2-0, min. 70, Salah. 3-0, min. 90, Firmino
ÁRBITROChris Kavanagh. Amonestó a Aké (min. 15), Oxlade - Chamberlain (min. 54)
INCIDENCIASPremier League. Partido entre Liverpool y Bournemouth. El encuentro se jugó en Anfield.

29 años desde la tragedia de Hillsborough. 29 años desde que 96 personas fueron a alentar a su equipo para nunca volver a su hogar. Bonito homenaje ocurrido en Anfield a las víctimas que hicieron cambiar la visión al fútbol ingles. Al canto del “You’ll Never Walk Alone” comenzaba un nuevo partido en la casa de los Reds que iría en honor a esos 96 fanáticos que alguna vez vibraron con el Liverpool.

El equipo dirigido por Klopp llegaba con una cuota más de motivación luego de eliminar por Champions League a uno de los mejores equipos de la temporada: Manchester City. Los Reds querían seguir escalando posiciones para que no se les acerque ni se les aleje el Tottenham y Manchester United respectivamente.

Inicio del partido, volvía el sol y la primavera a Inglaterra. Ambiente de melancolía y felicidad a la vez. Los de Klopp querían seguir en la senda de la victoria frente a un Bournemouth que venía a buscar la salvación prácticamente matemática a Anfield. Esas esperanzas se romperían en tan solo seis minutos tras un centro de Henderson a Mané que cabecearía a las manos de Begovic quién dejaría el rebote para que el mismo Mané la mandará a la red, un gol que le valió para convertirse en el máximo goleador senegalés en Premier League con 44 goles. El primero de la tarde para Mané que festejaría con el puño apretado en honor a las víctimas de Hillsborough.

Presión que mata

El Liverpool no paraba de recuperar balones. Foto: Liverpool
El Liverpool no paraba de recuperar balones. Foto: Liverpool

Ya corrían 16 minutos y el Bournemouth ya parecía endeble y asediado constantemente ante uno de los equipos “sensación” de la temporada. Los Cherries no podían salir de su mitad de cancha, el Liverpool los asfixiaba impidiendo que el equipo dirigido por Howe se mostrará capaz de dar tres pases seguidos ya que le robaban el balón en un instante. Pero llegaría un síntoma de despertar en el Bournemouth, taco de Ibe a Fraser quién pondría un centro por lo bajo a Defoe que definiría a la red. Sin embargo, estaba todo invalidado por posición de adelanto de Fraser. Sin embargo, los Reds no se alterarían en lo mínimo para seguir controlando el juego y el balón.

Tras 25 minutos de asfixio total por parte del Liverpool al Bournemouth volvería la calma a Anfield. Los Cherries tomaban aire y los Reds controlaban el partido en búsqueda del segundo gol. El partido parecía que se jugaba en una sola mitad de la cancha, era todo un monólogo por parte del Liverpool que repetía y jugaba a lo que ellos querían. No pudieron convertir el segundo y así se fueron al descanso. El Liverpool lo ganaba por la cuenta mínima pero que perfectamente podrían haber sido muchos más goles.

Dominio total

Salah, Mané y Firmino otra vez fueron determinantes. Foto: Liverpool
Salah, Mané y Firmino otra vez fueron determinantes. Foto: Liverpool

Segundo tiempo en marcha y todo parecía igual pasados 2 minutos: presión y recuperación por parte del Liverpool. Salah buscaba y buscaba su gol, lograría encontrarlo al minuto 70 de la segunda parte con un cabezazo por arriba del portero tras centro del gran juvenil del Liverpool, Alexander - Arnold. Con esto el egipcio llegaba a los 30 goles en Premier League. Poco después del gol de Salah, los fanáticos no paraban de alentar, era una fiesta total frente al Bournemouth que ya parecía resignado. Obviamente, no podía faltar el gol de Firmino. Mané y Salah ya habían convertido y él aún no hasta que tras un pase Chamberlain al brasileño que se sacaría uno para mandarla a la red con un disparo raso.

Seguramente victoria que irá dedicada a las 96 víctimas y que le dará más motivación a los de Klopp para afrontar las semifinales de Champions League frente a la Roma.

VAVEL Logo