Joven promesa de Senegal 2018: Keita Baldé, el león de Arbucias

Senegal llega al Mundial con mucha ilusión para competir en un grupo complicado y muy igualado con Polonia, Colombia y Japón. La selección africana llega liderada por el flamante delantero del Liverpool Sadio Mané, pero también tiene un grupo de jugadores jóvenes que darán de qué hablar en este Mundial como Moussa Wagué, Ismaïla Sarr o Keita Baldé. Este último, a sus 23 años, es el mayor de los tres y probablemente el más conocido.

Keita Baldé nació en Arbucias, Girona, el 8 de marzo del 95. Sus padres son senegaleses, por lo que tiene doble nacionalidad. Con apenas nueve años fichó por el Barcelona y estuvo allí hasta los 15, en 2010. En ese momento es cedido al Cornellà, donde juega en juveniles a pesar de estar en edad cadete. Un año después decide abandonar el Barcelona tras recibir una buena oferta de la Lazio, que paga 300.000 euros por un chaval juvenil.

Keita protege el balón ante un jugador del Olympique de Lyon. / Foto:
Keita protege el balón ante un jugador del Olympique de Lyon. / Foto: Jean-Philippe Ksiazek

Tras dos años en los juveniles del equipo romano, debuta con el primer equipo en 2013, con 18 años, y poco a poco se va convirtiendo en un jugador importante. Sus 25 partidos y cinco goles en su primera temporada demuestran el buen nivel del jugador. Tras una segunda temporada con algo de estancamiento y una tercera de confirmación, su cuarta temporada en la Lazio es espectacular. Marcó 16 goles en 31 partidos, siendo el octavo máximo goleador de la Serie A y ayudando a su equipo a clasificarse quinto.

El verano pasado decidió cambiar de aires y el Mónaco apostó por él fichándolo a cambio de 30 millones de euros. Su primera temporada en el equipo monegasco no ha sido del todo buena ya que a pesar de marcar ocho goles en 23 partidos, solo jugó 1.483 minutos, en un equipo donde el delantero titular es el colombiano Falcao, al que se enfrentará en este grupo H del Mundial de Rusia. De todos modos, aún le quedan cuatro años de contrato para demostrar su valía.

Llega a este Mundial para ser un hombre importante en la selección senegalesa, pero sabiendo que tendrá mucha competencia en la delantera, ya que probablemente sea la línea más fuerte del equipo, con jugadores como Mané, Diouf, Niang o Diafra Sakho entre otros. Dependiendo quien juegue, Keita podrá jugar o bien de delantero centro o bien de extremo en la banda en la que no juegue Mané. Keita es un jugador muy potente y rápido que puede hacer mucho daño por banda gracias a su desborde, y además tiene mucha capacidad goleadora.  

Keita y Mané celebran un gol con Senegal. / Foto: Twitter @Optajean
Keita y Mané celebran un gol con Senegal. / Foto: Twitter @Optajean
VAVEL Logo