Análisis táctico de Francia 2018: un corral homogéneo

La lista que ha confeccionado Didier Deschamps para el Mundial de Rusia no deja lugar a dudas acerca del fútbol que practicará el seleccionado galo. Y es que si nos remitimos a la convocatoria, y atendemos al medio del campo que puede alinear Francia, no hay ningún jugador de carácter creativo u organizador, pues Rabiot, por ejemplo, está fuera de la lista.

Ante esto, hay una máxima clara que veremos en la selección gala durante los partidos del Campeonato del Mundo, y es que optará por el repliegue, la contención y un juego vertiginoso arriba con un tridente muy líquido y vertical -a excepción de la figura de Giroud-, que favorecerá a futbolistas como Pogba o Matuidi, que se alimentarán de ese posible ida y vuelta.

El talento se acentúa en la juventud

Que Francia es una de las favoritas para ganar el Mundial es una realidad. Que es uno de los combinados con mayor puestas de futuro, también. Futbolistas como Griezmann, Mbappé, Pogba o Dembelé, son las referencias de un futuro a los que se les exige que lo sean desde hoy. Y con razón. Son jugadores que están llamados a marcar la diferencia -aspecto que ya hacen en sus respectivos equipos-, y que la chispa y calidad de los mismos, ayudada por un entorno más experimentado (Matuidi o Lloris), puede hacer al bloque francés más peligroso y fiable en situaciones de riesgo.

Equilibrio para desestabilizar

Como ya se apuntaba antes, Deschamps no ha confeccionado una selección para tener el dominio de la pelota, sino para regalarla, como el que prepara una trampa. Esto, sin embargo, le puede causar problemas contra selecciones de menor nivel, que le prestarán el balón a Francia y que harán que Kanté y compañía dependan de Griezmann y compañía. Esto ya le ocurrió a lo largo de la Eurocopa de 2016, donde se intentó utilizar a Pogba como enlace, ayudado por Payet, entre la defensa y los futbolistas de la franja ofensiva a la hora de sacar el balón desde atrás, algo que no funcionó, como era de esperar, ya que Paul Pogba, tal como se ha apreciado en el United, le cuesta desempeñar esa función.

De ahí la lista dibujada por el seleccionador galo, ya que es consciente de que sus mejores futbolistas disfrutan con espacios, que son jugadores físicamente superiores a la mayoría de selecciones.

Una selección Kantéocentrica

Que la máxima tomada por Dechamps para la Copa del Mundo sea renunciar al balón, convierte a Kanté en el eje central del equipo. Un futbolista capaz de reproducirse por todas las zonas del campo sin que se le agote la gasolina y que roba una cantidad de balones incalculables. Su primer pase será clave, ya que muchas veces comenzará el los contraataques tras robo. Estará bien cubierto ya que tanto Matuidi como Pogba, pueden aportar un muy buen rendimiento defensivo debido a su despliegue físico. 

Liderazgo de Varane

Las espaldas estarán muy bien cubiertas por Varane y posiblemente Umtiti, que cuajó una fantástica temporada hasta su lesión. Varane será el líder de la defensa, y más aún con la baja de Koscienly, por lo que deberá mantener el rendimiento de su temporada, especialmente en Champions. En cuanto a los laterales, ambos, inclusive el suplente (Lucas/Mendy), son portentos físicos que se pueden internar al ataque de manera muy efectiva. Además, los tres tienen una lectura de juego bastante inequívoca. 

Dibujo táctico

Probablemente, el seleccionar francés utilice un 1-4-3-3, que tiene algunos hándicaps, como que los tres futbolistas de arriba se deshilen del equilibrio formado por Francia, lo que le podría penalizar en el Mundial, donde se tienen que manejar todo tipo de situaciones. Este podría ser su posible once: 

 

 

 

 

VAVEL Logo