Remontada hacia el liderato
gistjunction.com

El banquillo resolvió un partido que pareció enquistarse para los locales en la primera mitad. Dos goles de Manotas en momentos cruciales como al inicio y final de los primeros 45 minutos, pusieron las cosas muy difíciles para un equipo local muy fallón de cara a portería. No fue hasta los minutos finales de la segunda mitad cuando dos jugadores salidos desde el banquillo dieron la victoria definitiva a los locales.

Houston da la sorpresa inicial

Con el pitido del árbitro para marcar el inicio de las hostilidades, el conjunto visitante aprovechó su primera llegada al área para ponerse por delante en el marcador. La presión de los texanos en salida de balón provocó que Opara errase en el pase y permitiese a Manotas encarar al portero y batirle con una gran definición.

A pesar de este gol, el planteamiento de Sporting Kansas City no varió, marcando el ritmo del partido y buscando generar espacios que aprovechar. Sin embargo no podía descuidarse ya que cada recuperación de los visitantes se convertía en una acción a la contra que ponía en problemas a la defensa local.

chron.com

Los minutos pasaban y el equipo local apenas conseguía poner en apuros a una defensa como la del Dynamo, que rechazaba todos y cada uno de los balones que llegaban sobre su área. Esto desesperó en ocasiones a los locales, que cometieron errores en la circulación de balón, que les pudo costar muy caro. Su rival demostró que a pesar de no tener el control, eran capaces de llevar mayo peligro.

Conforme el encuentro se encaminaba al final de la primera mitad, el dominio del equipo local fue decayendo, lo que generó que la presencia en ataque de su rival fuese mayor y consiguieron dar la sorpresa en el último minuto del tiempo reglamentario. Con un balón a la espalda de la defensa, Beslaey consiguió llegar hasta línea de fondo y colocar un centro al interior del área donde Manotas sólo tuvo que empujar el balón a gol.

Esta ventaja de dos goles dejó muy tocado a los ‘Wizards’ que tendrían que utilizar el descanso para encontrar una solución.

El banquillo decide

Desde que se inició la segunda mitad, quedó claro que Sporting Kansas City quería el empate. Controló el juego sin dejar que su rival ni tan siquiera pudiese salir de su propio campo con el control de la pelota. Este domino por parte del equipo local se transformó en ocasiones de peligro, cada cual que pasaba, más peligrosa que la anterior. La más clara llegó por parte de Smith que un remate suyo tras un saque de esquina, pasó muy cerca de la portería rival.

Sobe la hora de partido, el equipo local obtuvo la recompensa a su insistencia, con un gol en la acción más rocambolesca de todo lo que se llevaba de encuentro. Un centro desde la banda izquierda fue rematado de forma fallida por tres jugadores de Sporting hasta que el balón llegó a Sallói que lo empujó al fondo de la portería.

Este tanto dio alas al equipo local que continuó asediando a un rival que a pesar de tener aún ventaja en el marcador, quedó noqueado durante algunos minutos. Durante este período consiguió llegar en muchas ocasiones sobre la meta rival, pero la mala puntería que llevaban arrastrando sus delanteros desde el inicio de la temporada, impidió dar la vuelta al marcador.

sportingkc.com

No fue hasta el ecuador de la segunda mitad cuando se vio una reacción del conjunto visitante, que a pesar de ser muy leve y querer guardar bien sus espaldas, tuvo dos acciones de mano a mano con el portero en las que pudo cerrar el partido.

Sin embargo, a falta de cinco minutos para el final del partido, apareció le héroe de los locales. Diego Rubio que acababa de entrar hacía dos minutos, aprovechó el primer balón que tocaba para empatar el encuentro. Fue con una acción por el carril central que el delantero aprovechó para aparecer entre los dos defensores y superar al guardameta en el mano a mano.

Con los texanos completamente fuera del partido tras recibir el este gol, sufrieron dos acciones más en su contra que les dejaron con una derrota inesperada. Primero fue la segunda tarjeta amarilla para Alexander que le llevó a ver la roja directa y dejar a su equipo con un jugador menos para los últimos minutos.

Unos minutos después, otro de los futbolistas que apareció desde el banquillo Khiry Shelton, logró anotar el tercer tanto para su equipo que certificaba la victoria. Sallói completó una noche mágica con una nueva asistencia que permitía al delantero estadounidense rematar a gol.

Con esta victoria, Sporting se afianza un poco más en los puestos de cabeza ante un rival con el que a priori podría verse las caras en el momento crucial de la temporada. 

VAVEL Logo