Ignashevich, un líder traído directamente del retiro

El central Sergei Ignashevich había anunciado su retiro de la selección rusa, pero, ante la serie de lesiones en los puestos de la defensa, el veterano jugador regresó a liderar a su nación.

Ignashevich, un líder traído directamente del retiro
Ignashevich, un líder traído directamente del retiro | Foto: Getty Images

El 14 de julio próximo no solo será el día en el que se juegue el partido por el tercer puesto del mundial será, también, el día en que Sergei Ignashevich cumplirá 39 años de edad. Una edad muy poco común en el mundo del fútbol y aún menos común en jugadores de nivel destacado en una Copa del Mundo. Y es que, de hecho, el central ruso tuvo que salir del retiro internacional para llegar a reforzar a su selección en este torneo.

Posterior a la finalización de la Eurocopa de Francia 2016, el defensor central Ignashevich decidió dar un paso al costado y dejar de ser una opción en las convocatorias de la selección nacional de Rusia. La juventud y fortaleza a de los jugadores que se perfilaban como recambio era innegable y las cuestiones naturales de una edad tan avanzada en términos futbolísticos eran razones más que válidas y comprensibles para tomar dicha decisión.

Ignashevich ante Suárez, el delantero charrúa | Foto: FIFA.com
Ignashevich ante Suárez, el delantero charrúa | Foto: FIFA.com

Las desafortunadas lesiones

Así, el defensor del CSKA de Moscú les daba cabida a jugadores como Dzhikiya, Vasin o Kambolov, jugadores con casi diez años menos que él y con todas las posibilidades de  llegar en plenitud de condiciones a la Copa del Mundo 2018. Dzhikiya, el más joven de los tres, era el llamado a formar pareja con Kutepov, el compañero de Ignashevich en la actual Copa. Sin embargo, el zaguero de 24 años sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda cuando disputaba un partido amistoso con su club, el Spartak de Moscú, en el mes de enero de este año. A pesar de la lesión, Cherchésov, el entrenador ruso, no desesperaba, pero tanteó el terreno de una posible vuelta de Ignashevich. Solo para encontrarse con un ‘no’ por respuesta.

Los problemas se agravaron cuando en el mes de febrero, el tercer central titular de la selección, Victor Vasin era víctima de las inclementes lesiones físicas a las que está expuesto un jugador. El defensor del CSKA Moscú se rompió los ligamentos de la rodilla derecha jugando con su equipo en la Europa League. Las opciones de Cherchésov estaban siendo recortadas.

Finalmente, la última alarma y el grito por la solución desesperada llegaron cuando, en medio de un enorme escándalo de dopaje, el jugador Kambolov se lesionó en su pantorrilla. Según la información dada, esta lesión lo sacaba del Mundial y dejaba al entrenador con poquísimas opciones y aún menos con nivel para disputar el torneo.

El veterano central está siendo de las figuras rusas en el Mundial | Foto: @UEFAcom_es
El veterano central está siendo de las figuras rusas en el Mundial | Foto: @UEFAcom_es

Fue así, que Cherchésov tuvo que volver a hablar con Sergei Ignashevich para proponerle—si es que no rogarle— que regresara a la selección para poder hacer parte de la lista preliminar y, en definitiva, de los 23 convocados para la Copa. De esta manera, el defensor consideró que era adecuado que regresara a dar una mano a su nación y a su entrenador, especialmente, cuando el torneo se iba a jugar en suelo ruso.

Un regreso heroico

Con la confirmación de la convocatoria de Ignashevich para la Copa del Mundo, no muchos esperaban que el central volviese a la titular directamente, aún menos cuando Cherchésov decidió probar con línea de cuatro defensores en el fondo. La poca velocidad que aporta el defensor de 38 años era uno de los principales motivos para desconfiar de su inclusión. Pero, a Cherchésov todo le ha salido de maravilla en la Copa del Mundo.

Desde el primer partido, Ignashevich salió como titular en la zaga defensiva rusa, siendo el líder anímico y de organización de su equipo. En los tres encuentros de la fase de grupos fue titular en compañía de Kutepov en una defensa de cuatro, en la que Fernandes o Smólnikov eran los laterales por derecha y por izquierda jugaban Zhirkov o Kudriashov.

Ante todo pronóstico, el combinado ruso se convirtió en una de las sorpresas del torneo, anotando ocho goles en sus primeros dos partidos, recibiendo cuatro en toda la fase de grupos y clasificando como segunda. La siguiente ronda fue ante España y, de nuevo, desafiando las probabilidades los rusos se impusieron a los ibéricos.

A pesar de sus 38 años de edad, el central ha jugado los cuatro partidos de su selección | Foto: FIFA.com
A pesar de sus 38 años de edad, el central ha jugado los cuatro partidos de su selección | Foto: FIFA.com

Con el liderazgo defensivo y anímico de Ignashevich, con su excelente nivel y potencia y con su experiencia para tomar la responsabilidad de patear un penal, Rusia clasificó a los cuartos de final en una tanda de penales que sacó a Akinfeev como figura. España fue eliminada y los de Ignashevich enfrentarán a Croacia en la siguiente ronda. Seguramente será un trabajo titánico para los croatas llegar a atravesar la defensa rusa con Ignashevich en su corazón y tomando la batuta del orden táctico del equipo.

El 15 de junio será la final de la Copa del Mundo en Luzhnikí y, sin lugar a dudas, no habría mejor manera de celebrar su cumpleaños 39 para Ignashevich que conseguir estar en competencia con su equipo en esa fecha.