Pickford, el guardián de Inglaterra

Salvador, determinante y preciso: el portero del Everton que remplazó al histórico Hart bajo los tres palos se convirtió en una pieza clave del equipo británico.

Pickford, el guardián de Inglaterra
El portero inglés fue elegido mejor jugador del partido | Foto: England

Inglaterra clasificó a semifinales tras 28 años de ausencia. Además de los goles de Dele Alli y Harry Maguire, el factor determinante para la hazaña fue Jordan Pickford, portero del Everton que recibió toda la confianza del seleccionador para ser el protagonista bajo los tres palos.

Aunque las llegadas realmente peligrosas de Suecia se pueden contar con una mano, Pickford estuvo magnífico en cada una de ellas, otorgando confianza no solo a los defensores, sino también a un público que llenó de cánticos las gradas del Samara Arena. Esto le valió recibir el premio al mejor jugador del encuentro luego de lograr avanzar de ronda.

Las más claras del guardameta

Si bien en el primer tiempo no tuvo mucha incidencia, Pickford supo cuando salir a cortar centros y cuando permanecer en su zona. Manejó el balón con los pies sin cometer errores, algo que no se ha visto mucho en este Mundial Rusia 2018.

La tapada determinante llegó a un minuto de iniciado el complemento. Mientras Inglaterra iba 1 a 0 arriba, el gran delantero sueco Berg cabeceó adentro del área tras un centro desde la derecha y Pickford voló increíblemente para salvaguardar el cero en el marcador.

Veinte minutos después, una de las mejores jugadas colectivas de Suecia produjo un ataque peligroso que derivó el balón a los botines de Claesson, quien remató frente a la portería. Delante lo esperaba el joven guardameta de Everton para atrapar el esférico y quedarse con la oportunidad de los nórdicos.

La primera tapada de Pickford | Foto: FIFA
La primera tapada de Pickford | Foto: FIFA

La última gran actuación llegó a los 71'. Berg remató con potencia luego de un centro de Guidetti, pero nuevamente Pickford se impuso sobre el delantero sueco e impulsó el balón por encima del travesaño. El portero inglés se convertía en el guardián del resultado y en un motivo para que su combinado se acerque a las semifinales.

En los minutos finales tuvo un encontronazo con Berg. Algo común sabiendo la cantidad de veces que el guardameta le ganó en el mano a mano. Esto no pasó a mayores, e Inglaterra pudo terminar su partido de manera correcta sin enfrentar sobresaltos. El objetivo mínimo estaba cumplido.