Análisis táctico del partido Francia - Bélgica: Griezmann fue la clave de todo
Giroud trata de rematar un balón ante la mirada de Kompany | Foto: FIFA

Tras un partido que cumplió con las expectativas esperadas, de sobra, en las horas antes del partido. Un encuentro eléctrico en el que cualquiera de las dos selecciones pudo haberse llevado el partido, tanto por acciones colectivas como individuales.

Griezmann fue la clave para Deschamps

Deschamps, un entrenador de corte moderado y muy conservador, alineó el mismo XI que contra Argentina y que tan bien le resultó. Este XI mantenía a todas las estrellas y jugadores más destacados de la selección gala, además de establecer a Giroud como punta y un centro del campo de contención formado por Pogba, Matuidi y Kanté. El trabajo de este trío fue fundamental, ya que fueron los encargados de soportar todas las acometidas belgas.

En ataque, Giroud se encargó del trabajo sucio, realizando un papel que a nadie le gusta realizar, encargándose de dormir la pelota y mantenerla para cedérsela a alguna de las estrellas francesas. Los otros componentes de ataque fueron Griezmann y Mbappé, a pesar de que el primero tuvo mucha más trascendencia en la salida de el balón. El ex jugador del Mónaco estuvo, una vez más, pletórico sobre el terreno de juego, realizando carreras y regates que recordaron a más de uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol. Aunque los momentos en los que Mbappé destacó fue en ese momento del último pase, en el que filtró algunos balones medidos a Giroud y también dejo un par de detalles como un taconazo soberbio. El papel de Griezmann en el partido fue el más destacado para Francia, ya que a partir de la segunda parte fue el encargado de sacar la pelota y el director de ataque para los suyos, desempeñó el papel más importante de esta selección.

La defensa y la portería estuvieron bien cubiertas, con Lloris bajo palos que realizó varias paradas decisivas. En cuanto a los laterales, Lucas estuvo inmenso en la banda, pero Pavard tuvo que enfrentarse con el que nadie quería, Eden Hazard, pero dispuso de la ayuda del centro del campo para realizar labores defensivas. Otra de las claves de Francia está en los centrales, esto pueden llegar a formar la mejor pareja del mundo con Umtiti y Varane. Incluso el central del Barcelona fue el que realizó el gol que le dio la victoria a Francia. Defensivamente hablando, el central del Real Madrid estuvo impecable en todo lo que hizo, mientras que Umtiti hizo un par de fallos que no fueron a mayores.

Hazard, el líder en los momentos más difíciles 

Ninguna de las dos selecciones mereció perder este partido que estuvo disputado hasta el último momento, ya que Bélgica tampoco lució una mala versión de ella misma. La decisión de alinear el equipo de gala, excepto Meunier que fue sustituido por Dembélé damnificó mucho el juego de la selección belga, ya que el jugador de los Spurs no fue capaz de imprimir ese rendimiento en defensa y ataque le daba el carrilero del Paris Saint Germain. En defensa, Bélgica no tuvo problemas algunos, ya que la mayoría de las acometidas de Francia eran interceptadas por algún jugador de su trío de centrales formado por Kompany, Vertonghen y Alderweireld.

Uno de los problemas que tuvo el juego de Bélgica estuvo en el centro del campo y sobre todo en ataque, siendo Kanté el principal problema que tenía el centro del campo belga, ya que el jugador del Chelsea no dejaba a ningún centrocampista de desempeñar su propio juego. En ataque, Hazard fue el que tomó el liderazgo de todas y cada una de las acometidas belgas hacia la portería de Hugo Lloris, con Lukaku que estuvo desaparecido durante todo el partido. Aunque suene a sorpresa, Fellaini fue uno de los jugadores más destacados en el ataque de Bélgica, debido a su juego aéreo y el peligro que conllevaba este.

Aunque si hay a algún jugador que no se le pueda achacar nada de la eliminación de Bélgica, ese jugador es Eden Hazard. El cuál estuvo en todo momento en modo superestrella, protagonizando las principales jugadas de peligro e incluso regateando a varios jugadores franceses para poder terminar alguna jugada. El único problema que tuvo fue que se sentía solo a ratos, ya que De Bruyne fue el único que ayudaba en sus jugadas de peligro. Una cosa está clara, Hazard es, ahora mismo, la principal estrella de este Mundial, aunque lo tiene muy disputado entre Mbappé, Harry Kane, Modric o Griezmann.

VAVEL Logo