Bélgica, dos años sin perder

La derrota que sufrió Bélgica en semifinales del Mundial de Rusia se ha convertido en la primera en los dos últimos años.

Esta derrota de Bélgica ante Francia es curiosa no solamente por el gran rendimiento que estaban mostrando los flamencos, sino porque esa derrota es la primera que sufre el combinado belga en dos años.

Bélgica se clasificó directamente para el Mundial al acabar primera de grupo en la fase de clasificación. Si bien es cierto que les tocó en un grupo a priori accesible sin ninguna potencia europea, lo realizado por los belgas tuvo mucho mérito. Quedaron encuadrados en el grupo con las selecciones de Grecia, Gibraltar, Chipre, Bosnia y Estonia. No perdieron ni un solo partido durante toda la fase de clasificación. De los diez duelos disputados, los belgas vencieron en nueve ocasiones y tan solo concedieron un empate. Se clasificaron directamente quedando primeros de grupo con 28 puntos, nueve más que Grecia, segundo clasificado y que fue a la repesca. Una diferencia de puntos abismal que resalta su superioridad frente al resto de rivales.

Bélgica llegó al Mundial llamada a ser una de las revelaciones. En su grupo, el Grupo G, le tocó contra Inglaterra, Panamá y Túnez. Bélgica ganó fácilmente a estos dos últimos y venció por la mínima a Inglaterra, su rival más potente. De esta forma, los belgas pasaron invictos la fase de grupos, con nueve goles anotados y dos encajados.

En octavos, venció a Japón con una remontada increíble tras ir perdiendo por 0-2 en el marcador y marcando el tercero en el último minuto del descuento tras culminar un tremendo contragolpe. En cuartos se cargó a la Brasil de Neymar y Coutinho, una de las favoritas, venciendo por 2-1 y haciendo un partido muy serio y trabajado. Finalmente, en semifinales ya no pudo con Francia, otra de las favoritas al título. Un solitario gol de cabeza del central azulgrana Samuel Umtiti echó fuera a Bélgica. Su primera derrota en dos años y tras realizar un fantástico mundial.