Toronto gana la batalla
goleadora
cbc.ca

Toronto gana la batalla goleadora

Un doblete de Pozuelo y otro de Hamilton, saliendo desde el banquillo, dio la victoria a su equipo tras un partido en el que ‘Los Loons’ se adelantaron en el marcador en dos ocasiones y con unos minutos mágicos dieron la vuelta a ello

manuel-vaquero-rodriguez
Manuel Vaquero Rodríguez

Los canadienses consiguieron la victoria en un partido donde tuvieron que dar la vuelta al marcador en dos ocasiones, con minutos mágicos. Los visitantes fueron los que se adelantaron en el marcador durante la primera mitad, pero dos minutos mágicos en los que Pozuelo cogió el balón, puso a su equipo por delante en el luminoso con dos golazos. Con el inicio de la segunda mitad, dos tantos de los delanteros colombianos de Minnesota hicieron que estos volviesen a tomar ventaja, pero la salida de Hamilton desde el banquillo cambio todo por completo. Dos goles del delantero canadiense terminaron por dar la victoria a los locales frente a un rival que en los minutos finales vio a dos de sus jugadores expulsados.

Dos minutos fueron suficientes

Un encuentro muy interesante que comenzó con Minnesota United teniendo un arreón inicial con el que insistió sobre la portería rival, percutiendo la banda derecha. Con la velocidad y el desborde de Finaly, ‘Los Loons’ lograron llegar a línea de fondo y hacer efectivo algún centro al área, en el que sólo faltó el acierto en el remate de los delanteros.

Tras este inicio por parte del conjunto visitante, los canadienses comenzaron a controlar el balón, buscando un juego más elaborado con el que llegar sobre la portería de su rival. Consiguieron su objetivo en alguna ocasión, pero apenas consiguieron convertir estos en ocasiones manifiestas de gol.

Pero el fútbol es imprevisible y cuando los locales se encontraban en mejor momento, sufrieron un gol en contra que cortó su progresión. Con los canadienses volcados al ataque, su rival encontró un espacio a la espalda de la defensa por el que colocó un balón a Quintero. El futbolista colombiano consiguió deshacerse en velocidad de su marcador y tras superar al guardameta, anotó a puerta vacía, adelantando a su equipo.

Toronto FC no tardó en responder a este varapalo. Continuó teniendo el control de la pelota, pero lo costó encontrar el espacio en una defensa muy contundente en el inicio.

Sin embargo, con el paso de los minutos cambió la sintonía del partido y con ‘Los Loons’ saliendo de la presión rival, crearon espacios en la defensa que le costó verse por detrás en el marcador en apenas dos minutos. Dos contraataques permitieron al mejor jugador de Toronto en estos inicios de temporada, Alejandro Pozuelo, anotar dos tantos que colocaban por delante a su equipo.

El primero de ellos fue un contraataque en el que el atacante español condujo la pelota hasta el área y aprovechando un mal movimiento del defensor, encontró un hueco para disparar y mandar el balón a la escuadra. Y sin apenas tiempo de respuesta, en un minuto, un nuevo contraataque por banda izquierda finalizó con un centro al área para que Pozuelo disparase libre de marca y con potencia, anotando un gran gol.

Estos dos minutos dejaron noqueados a los visitantes que tardaron varios minutos en volver a tener presencia en el ataque. Fueron un par de acciones sin apenas peligro en la que consiguió llegar a las inmediaciones del área, pero no estuvieron acertados en la definición. Sin embargo, fueron los locales en los que en una de las últimas ocasiones de la primera mitad, Altidore tuvo una ocasión para haber incrementado la ventaja, pero su disparo no logró finalizar con éxito.

El banquillo resuelve

Inicio bastante igualado entre ambos equipos, donde poco a poco, Minnesota United FC fue teniendo el control de la pelota. El verse por detrás en el marcador impulsó a los locales a buscar una mayor presencia en el ataque, aunque sus acciones no llevaron toda la peligrosidad que a estos les hubiese gustado.

En estos primeros minutos, la mejor ocasión fue un remate de Ángelo Rodríguez en el segundo palo tras un saque de esquina, que se marchó ligeramente fuera de la portería. Tuvo que ser unos minutos después cuando el jugador colombiano no erró en el remate y consiguió colocar nuevamente el empate en el luminoso.

Fue tras este gol cuando el desarrollo del partido volvió a cambiar a favor de los canadienses. Pozuelo volvió a llevar las riendas del equipo en el ataque, sirviendo un gran número de balones al interior del área, pero que los compañeros no consiguieron transformar en gol.

Sin embargo, sobre el ecuador de la primera mitad, un despiste de los locales permitió a su rival dar la vuelta al marcador de una manera sorprendente. En una acción sin apenas riesgo, Darwin Quintero fue derribado en el interior del área. El mismo futbolista fue el encargado de definir desde los once metros, colocando en ventaja por segunda vez a su equipo.

Pero una vez más, en la locura de partido en la que se convirtió este encuentro, Toronto FC logró darle la vuelta al marcador nuevamente en unos minutos. En esta ocasión el protagonista fue canadiense. Jordan Hamilton, que había entrado hacía unos minutos en el terreno de juego, aprovechó los errores de la defensa visitante para anotar un doblete. Primero sacó ventaja de un balón entre defensores para definir a la perfección tras un gran desmarque y unos minutos después, sacó provechó de un despiste de Boxall para anticiparse a él y anotar a puerta vacía.

Esta segunda remontada dejó muy tocado al conjunto visitante que desde ese momento se vio fuera del partido. Dominado por su rival, y viéndose por detrás en el marcador tras un partido que fueron ganado en dos ocasiones, ‘Los Loons’ fueron desapareciendo e incluso se quedaron con dos futbolistas menos.

Con el tiempo reglamentario a punto de cumplirse, Gregus vio una segunda amarilla por una fea entrada a un rival, dejando así a su equipo con diez. Sin embargo, unos minutos después fue el capitán, Francisco Calvo, el que vio la segunda amarilla por otra entrada a destiempo, dejando así con nueve a su equipo, y finalizando el partido con una derrota muy dolorosa.

VAVEL Logo