Philadelhia Union
mantiene su buen inicio
theglobeandmail.com

Philadelhia Union mantiene su buen inicio

Contra todo pronóstico, la franquicia californiana se llevo una victoria ante un rival a priori superior. Pero ya no sólo fueron tres puntos, la goleada demostró una debilidad defensiva en los ‘Wizards’ desconocida hasta el momento.

manuel-vaquero-rodriguez
Manuel Vaquero Rodríguez

Desde el comienzo del partido, Philadelphia Union fue el equipo que poco a poco tuvo las mejores ocasiones, conforme su rival fue retrasando sus líneas de presión. Fue así como se adelantaron en el marcador con un gol de Burke y en el final de la primera mitad, ampliar su ventaja desde el punto de penal, después de que su rival no consiguiese generar peligro. La segunda mitad fue un altibajo de sensaciones para los locales, después de ver como su portero se lesionaba, a lo que lo siguió un tercer gol con el que cerraron el resultado. El Impact apenas tuvo presencia en el ataque durante esta segunda mitad, salvo alguna acción esporádica que no llevo peligro.

Montreal no se encuentra

Interesante inicio del conjunto local en el que mantuvo el control de la pelota y desarrollando un juego elaborado, trató de generar espacios en la defensa rival. Fueron varias las ocasiones en las que se presentaron con peligro en las inmediaciones del área durante los primeros minutos, pero no lograron convertir el dominio en ocasiones manifiestas de gol.

Sin embargo fue en una acción al contraataque, cuando los canadienses estaban comenzando a salir de la presión ejercida por los locales, cuando estos lograron sorprender y adelantarse en el marcador. Corey Burke condujo el balón desde su propio campo hasta las inmediaciones del área y con un disparo ajustado al palo, sorprendió al guardameta para anotar el primer gol para su equipo.

Este gol apenas cambió el desarrollo de los últimos minutos disputados. Mientras que Philadelphia Union mantuvo el control de la pelota, su rival trató de tener mayor protagonismo en ataque con rápidas transiciones en la que buscaba sorprender a su rival.

Sin embargo, el paso de los minutos un planteamiento más defensivo de los locales permitió a Montreal Impact ganar metros y jugar constantemente en terreno rival. Eso le acercó a la portería de los locales, pero no significó que pudiesen generar ocasiones de peligro. La acumulación de futbolistas en las inmediaciones del área no permitió al Impact encontrar espacios por los que llegar a realizar ni tan siquiera, un disparo.

Pero el fútbol es un deporte impredecible y cuando mejor parece estar un equipo, todo puede dársele la vuelta. Fue eso lo que ocurrió en los últimos minutos de la primera mitad, cuando en la primera llegada de los locales desde hacía un tiempo, un jugador fue derribado en el interior del área. Monteiro fue el encargado de anotar el segundo gol para su equipo desde los once metros con el que se llegó al descanso.

Philadelphia mantiene su solidez

El inicio de la segunda mitad fue una montaña rusa para el conjunto local. Tras unos minutos en los que el control de la pelota estuvo discutido, una jugada sin importancia le costó al Union la lesión de uno de sus futbolistas más importantes. El guardameta Blake, cuando se disponía a sacar un balón de línea de fondo se hizo daño en el muslo, teniendo que ser sustituido.

Sin embargo, en la siguiente acción, los locales consiguieron superar la presión defensiva de su rival, lo que permitió a Alejandro Bedoya controlar un balón en el interior del área y batir al guardameta con un disparo cruzado. De esa manera el Union lograba un tercer gol que dejaba el partido muy de cara y con poco más de media hora por disputarse.

Desde ese momento, Montrea Impact se vio obligado a dar un paso adelante si todavía quería tener opciones de rascar un punto como visitante. Durante los siguientes minutos, el equipo canadiense consiguió encerrar a su rival en su propio campo, pero no fue capaz de encontrar espacios con los que generar ocasiones claras de peligro.

Sobre el ecuador de la segunda parte, el desarrollo del partido cambió por completo. Los canadienses se pertrecharon en defensa, tratando de no recibir más goles, lo que permitió al Union tener un control de la pelota y que su rival no le pudiese generar peligro. Fue un control de la pelota, sin apenas profundidad, buscando que los minutos transcurriesen sin peligro para su portería.

En los últimos minutos el partido tuvo un desarrollo extraño. Ninguno de los equipos consiguió mantener el control de la pelota, haciendo que esta estuviese en constante cambio de un equipo a otro. De esta manera, las ocasiones de peligro quedaron de lado, dando la impresión que ambos equipos se conformaban con el resultado final en el que Philadelphia Union mantiene su buen inicio con otra victoria.

VAVEL Logo