La hegemonía 'Bianconera'
Juventus celebra su octavo título consecutivo / Foto: Twitter oficial Juventus

La hegemonía 'Bianconera'

Por octava ocasión consecutiva la Juventus de Turín volvió a conquistar el Scudetto. Poco pudieron hacer sus principales rivales que, entre rendimientos irregulares y malos desempeños, vieron cómo la Juventus se escapaba con el liderato desde meses atrás. La consagración llegó en el anterior encuentro ante Fiorentina en el Juventus Stadium, justo el sábado de gloria. 

emma_rondon
Emmanuel Rondón

Un nuevo campeonato al palmarés de la Vechia Signora. Un club que se ha proclamado monarca del fútbol italiano desde hace ocho temporadas, aplicando un dominio absoluto sobre todos los equipos del Calcio.

La superioridad es notoria, no sólo dentro del campo, sino fuera del mismo (que al final repercute en el desempeño del rectángulo verde); porque Juventus tiene un poderío económico mucho más alto que cualquier otro club italiano. Y sabe aprovecharlo. Debilitó a rivales directos como: Nápoles (Higuaín en 2016), Roma (Pjanic hace varios años), Internazionale (Cancelo en 2018); comprando jugadores que fueron figuras en estas instituciones para reforzar sus filas. ¿El resultado? Dominar a placer la liga doméstica.

Una hegemonía contraproducente

Sí, ganar ocho ligas consecutivas es un auténtico escándalo. Pero particularmente este año sabe a poco. La Juventus tenía un principal objetivo: La Champions League. Un torneo que se les negó hace escasos días a manos del Ajax de Ámsterdam. Los holandeses no sólo eliminaron al conjunto de Allegri en su casa, sino que armaron un verdadero espectáculo en Holanda y en tierras italianas. Ni siquiera Cristiano Ronaldo -que marcó dos goles-, pudo evitar la eliminación de la Juve.

Queda la sensación de que ese dominio abrumador jugó en contra. Porque si se repasan las anteriores temporadas de Juventus, el rendimiento decayó claramente. Sin irse muy lejos, a la temporada 2016-17; donde llegó a la final frente al Real Madrid, cayendo estrepitosamente, pero dejando muy buenas actuaciones en Italia y en las rondas de KO de aquella Champions.

También está el ejemplo en 2015, donde llegaron al partido definitorio ante el Barcelona de Luis Enrique e hicieron un encuentro más que digno. El problema es que se toparon con un tridente intratable en aquel entonces que de la nada fabricaba goles. El resultado fue 3-1 con la MSN presente en el marcador con Neymar y Suárez, y en la elaboración de los goles con Lionel Messi.

¿Pero qué le falta a la Juventus?, ¿Por que no alcanzó con contratar a la máxima figura del torneo en los últimos años?

Y esto es debido a la irregularidad colectiva del equipo de Turín. En los resultados sí hubo cierto balance, de hecho las estadísticas no mienten, campeones con varias fechas de anticipo. Pero hay que poner en contexto: su rival más importante –Nápoles-, está en etapa de renovación post-llegada de Ancelotti y la salida de Sarri. Inter de Milán es un proyecto entre mediano-largo plazo que ahora se sustenta con ingresar a la Champions. No son rivales para campeonatos largos y esto es un problema para la Juve en cierta forma. Ocurre lo mismo en Francia con PSG.

Antes de Ajax hubo otro rival que dejó retratada a Juventus, que fue la sorprendente Atalanta. Tuvieron un par de partidos de forma consecutiva en donde no pudieron vencer a los de Bérgamo, y encima fueron goleados en la Copa Italia, quedando eliminados de la competencia. En ambos duelos fueron altamente superados por el equipo de Gian Piero Gasperini y la principal figura fue el colombiano Duván Zapata, que marcó un par de dobletes a los de Turín.

Toca renovarse e invertir mejor

Está perfecto adquirir figuras mundiales para ser más contundente. Pero es mucho más productivo formar un equipo competitivo, que acompañe a un par de jugadores determinantes; para poder trascender en Europa. Juventus tiene ese par de jugadores decisivos, pero faltó esa estructura e idea que antes tenían, pero perdieron en este curso increíblemente.

Se apoyaron exageradamente en el individualismo y eso no suele terminar bien. Ahora hay que moverse con mayor inteligencia. Reforzar puestos estratégicos con jugadores top en esos roles, para poder pelear nuevamente por el gran objetivo de la dirigencia italiana: La Champions (como en anteriores años).

Un año agridulce para un club que tenía pensado dar el gran salto de calidad en Europa, y terminó conformándose con el título que gana hace ocho años (algo muy loable también). Juventus deberá replantearse algunas cosas, tienen todo para ser el mejor equipo de Europa, pero siguen estando un escalón por debajo; o le faltan detalles que en las cuentas finales terminan marcando diferencias grandes. No alcanza con tener un entrenador top, ni una estrella mundial; hace falta una estructura que acompañe.

Cristiano Ronaldo celebrando ante las cámaras / Foto: Twitter oficial Juventus
Cristiano Ronaldo celebrando ante las cámaras / Foto: Twitter oficial Juventus

La columna vertebral está armada: Cristiano Ronaldo, Miralem Pjanic, Leonardo Bonucci, Mario Mandzukic, Alex Sandro. Pero a la columna le hace falta algunas vértebras para terminar de completarla. Un volante de buen manejo que acompañe a Pjanic, un llegador, un lateral derecho mucho más completo. Si la conquista de Italia quiere extender sus fronteras, la directiva Bianconera debe empezar a moverse entre líneas y ser mucho más hábil en verano.

VAVEL Logo