Royer ‘pinta’ de rojo
New York
@NewYorkRedBulls

‘New York is RED’. La ‘Ciudad que nunca duerme’ se engalana con los colores de los Red Bulls, después de que estos consiguiesen llevarse los tres puntos a remontar un gol inicial de su máximo rival en el Hudson River Derby. En los primeros minutos, a pesar del goteo de ocasiones, ambos equipos se tuvieron un gran respeto, sin querer cometer errores hasta que los visitantes se adelantaron en el marcador. Esto obligo a los locales a dar un paso adelante y tras varios minutos de insistencia, consiguieron igualar el marcador. Los segundos 45 minutos tuvieron claro dominio local que pronto dieron la vuelta al marcador, dejando el encuentro decantado ante un rival que no consiguió volver a poner en problemas a estos.

Más respeto que goles

Los Red Bulls tuvieron claro desde el inicio que el partido iba a ser intenso y que la victoria les saldría cara. Esto hizo que saliesen al encuentro con una gran intensidad y eso les permitió generar algún disparo sobre la portería, aunque sólo fueron avisos. Su rival no quiso dar el brazo a torcer y consiguieron contestar a la salida en tromba de los locales, dando un golpe muy duro. En una rápida acción a la contra, Tinnerholm aprovechó un espacio en banda y colocar un centro al área pequeña donde apareció Heber para empujar el balón al fondo de la portería.

Este tanto no cambió el planteamiento del partido, ya que los dos equipos continuaron disputándose el control de la pelota. Fue un constante intercambio en la posesión del balón sin ver apenas llegadas en las áreas. Sólo alguna acción aislada por parte de los neoyorkinos fueron los acercamientos más peligrosos.

Conforme fueron pasando los minutos, New York City FC hizo valer la superioridad técnica de sus jugadores en el centro del campo, permitiéndole así tener mayor protagonismo. Parks y sobre todo Moralez, dirigieron el juego de los visitantes, consiguiendo poner varios balones a los delanteros pero que estos no supieron aprovechar.

En los últimos minutos, el equipo local, vista la superioridad de su rival se vio obligado a dar un paso adelante y buscar un gol antes del descanso que abriría nuevamente el partido. Fueron dos avisos los que el conjunto local generó con sendos balones al espacio, pero que ninguno de los delanteros logró rematar.

Sin embargo a la tercera fue la vencida. Con el partido prácticamente llegando al descuento, los Red Bulls encontraron el hueco en banda derecha y colocaron un centro al área para que White rematase. Pero antes de hacerlo, recibió una patada de un defensor, obligando al colegiado a señalar los once metros. Royer fue el encargado de colocar el empate en el marcador con el que se llegó al descanso.

Los Red Bulls logran el objetivo

La segunda parte inició con el conjunto local llevando al iniciativa y tratando de dar la vuelta al marcador con un segundo gol. Tras varios minutos de insistencia, consiguieron su objetivo en una jugada en la que cogieron despistada a la defensa visitante, sacando rápida un balón desde la banda y colocando un centro al área pequeña donde Royer volvió a aparecer y de un cabezazo mandó el esférico al fondo de la portería.

30 minutos es lo que le quedaba por delante a los ‘citizens’ si no querían marcharse de vacía en un partido que tenían en la mano. Eso hizo que diesen un paso adelante y con una mayor intensidad en su juego, disputaron los siguientes minutos en campo rival. Esto no fue significado de ocasiones ya que sólo consiguieron tener el control de la pelota, pero no fueron capaces de crear espacios que aprovechar.

Tras unos minutos en los que se pudo ver al respuesta visitante, New York Red Bulls comenzó a tener protagonismo en el ataque de nuevo, tratando de aprovechar los errores en defensa de su rival. Las indecisiones y la falta de contundencia en defensa provocaron que los acercamientos de los ‘taurinos’ llegasen, aunque no mantuvieron el acierto de cara a portería de los minutos anteriores

Esta falta de éxito de cara a portería por parte de los visitantes y el final de los 90 minutos tan cerca, provocó que Torrent comenzase a realizar una serie de sustituciones con los que dio entrada a jugadores de ataque con los que tener una mayor presencia. Estos cambios le dieron el lo buscado y a falta de poco más de diez minutos, un remate de cabeza obligó a Robles a estirarse para detener el balón cuando todo hacía parecer que finalizaría en gol.

A partir de ese momento el partido se convirtió en un asedio visitante sobre la portería de un rival que se dedicó a rechazar todos los balones que llegaban a las inmediaciones del área. Esta acumulación de jugadores defensivos provocó que los ‘citizens’ apeas encontrasen espacios que atacar, alejándoles de la oportunidad de puntuar.

El partido llegó al tiempo de descuento y con el dio un vuelco inesperado. Fueron los locales los que se hicieron con el control de la pelota y asediar la portería de un rival que no conseguía sacudirse la presión final. Fueron varias las ocasiones de peligro generas, pero finalmente el resultado no se movió y los locales consiguieron llevarse la victoria y mejorar la situación en la que se había visto involucrado.

VAVEL Logo