Phil Foden ya espera su chistera
Phil Foden celebrando un tanto anotado en Champions League frente al Dinamo Zagreb/ Foto: Getty Images.

Un joven aspirante a mago llamado Phil empezaría, allá por el 2008 en la ciudad de Manchester, a realizar sus primeros trucos de cartas.

Al principio, estos consistirían únicamente en un pequeño amago con la baraja que dejaría a los allí presentes sorprendidos por un talento insultantemente precoz. Sin embargo, poco después  arribaría en la localidad mancuniana un mago que cambiaría la vida del joven inglés. Desde unas islas que se antojan francamente opuestas en cuanto a estilo de vida y clima, un todavía jovial David Silva llegaba a Manchester para deleitar con sus mejores trucos. Estos ya no consistían solamente en un amago con la baraja, lo cual era difícil de observar en Gran Bretaña, así que el joven Phil quedó prendado por tal maestría y se planteó un objetivo claro, a la vez que pretencioso, ser el sucesor de la chistera cityzen.

Durante prácticamente una década, Phil Foden ha sido el nombre que abanderaba la academia del Manchester City. Y no porque sus compañeros de equipo fueran futbolistas mediocres. El propio Jadon Sancho, al que ya se le considera prácticamente como un jugador de clase mundial en el Borussia Dortmund, vivía a la sombra del centrocampista inglés hasta que decidió partir hacia Alemania. Un camino, el de salir en busca de una suma de minutos imposible de obtener en un gigante mundial como el Manchester City, que siempre ha tentado al bueno de Phil. No obstante, el propio Guardiola ya ha declarado que "es el único jugador que no puede venderse bajo ninguna circunstancia" y que "a Foden no se le vende ni por 500 millones".

Foden podría estar estar ya actuando en los mejores teatros de Europa

Foden ha disputado únicamente 10 minutos en lo que va de temporada en la Premier League. Una cifra preocupante que torna en irrisoria cuando el centrocampista, al fin, tiene la oportunidad de jugar. Y es que Phil es ese tipo de futbolista que enamora. Si lo ves una vez, quieres verlo veinte más y, eso, en el actual Manchester City, es prácticamente imposible. Al fin y al cabo, si ni las propias estrellas de los skyblues tienen la oportunidad de disfrutar de una continuidad absoluta, ¿cómo va a disputar Foden diez partidos seguidos como titular? 

Es sencillamente inviable. No puede, como tampoco podía Jadon Sancho. El del extremo inglés es un nombre que siempre sale a la palestra cuando se discute sobre el futuro del centrocampista del Manchester City; y es que su caso es francamente ejemplificador de lo que podría estar siendo, desde ya, la carrera de Phil Foden. Porque se suponía que los dos eran muy buenos, pero que el mejor era el mago. De hecho, en el Mundial Sub-17 que Inglaterra gana en la final a España, ambos formaron parte del combinado inglés y el nombrado mejor jugador del torneo fue Phil, y no Jadon.

Sin embargo, el pasado verano encendías la televisión y te encontrabas con que, mientras que Sancho era titular en la UEFA Nations League con la absoluta, a Foden le tocaba caer eliminado ante la selección rumana en la Eurocopa Sub-21. Es por ello que seguro que en la cabeza de Phil, la idea de dejar de actuar en pequeñas salas para pasar a hacerlo en los grandes teatros europeos ha de estar rondando desde hace un tiempo.

Un centrocampista inglés que realmente es muy poco inglés

Quizás Foden sea lo opuesto completamente a toda promesa del fútbol inglés que aparece desde muy temprana edad. No tiene nada que ver con los Walcott, Welbeck o Sturridge de turno. Quizás sí que se parezca un poco al primer Wilshere que apuntaba a comerse el mundo. Pero es que Foden, aún así, es mejor.

Y no solo es que sea mejor, es que cuando le ves jugar por primera vez, lo primero que piensas es que no es inglés, sino español -un halago importante teniendo en cuenta la demarcación que ocupa en el terreno de juego-. Por primera vez, Inglaterra ha sido capaz de sacar a un  centrocampista jugón al más puro estilo Iniesta y, además, este llega con la exuberancia física que otorga una preparación para la élite como la que se realiza en las academias inglesas.

Foden es un interior de base de jugada que por su habilidad en la conducción y por su velocidad a campo abierto podría incluso llegar a convertirse en el típico media punta al que escoran un poco a banda. No obstante, su mejor fútbol aparece cuando se sitúa cerca del balón, con un pivote más defensivo cubriéndole las espaldas y teniendo libertad absoluta para mandar desde el centro del campo. La manera en la que se perfila para recibir la pelota, la tranquilidad que exhibe cuando controla presionado por muchos rivales y la templanza para madurar las jugadas para un futbolista que, menos maduro, debería de ser cualquier cosa.

Además, Foden tiene ese toque, esa magia. Es simplemente distinto al resto. Esos pases para batir líneas que únicamente un ilusionista como él es capaz de dibujar mezclados con un dinamismo que no hace sino ofrecer al Manchester City respuestas constantes para toda pregunta que le formule el contrario.

Denle una chistera al chico

Toda una vida soñando con deleitar al Etihad Stadium con sus trucos de magia. En cierta medida, el sueño está cumplido, aunque haya sido como un simple telonero. No obstante, David Silva ya ha anunciado que la presente será su última temporada como futbolista del Manchester City por lo que, al final de la misma, se quitará su capa y su chistera. Será entonces cuando Foden tendrá la oportunidad de recoger su testigo, colocarse la chistera, levantar la cabeza y, cómo no, hacer desaparecer cualquier duda que la marcha del canario pueda ocasionar con un simple truco de magia.

MEDIA: 4.4VOTES: 40
VAVEL Logo