El United no pasa del empate ante Everton
Mason Greenwood remata para el 1-1. Foto: Premier League.

Manchester United ante Everton, un duelo de dos equipos con necesidades. Por distintos motivos, pero necesidades al fin, se enfrentaban este domingo en Old Trafford con un único objetivo: ganar.

El Manchester United, impulsado por el triunfo ante el City, buscaba seguir por la senda del triunfo ante el conjunto de Liverpool, con el objetivo de ubicarse en zona de Europa League, especialmente con el triunfo del Sheffield United, lo que lo relega de esa zona. 

En cambio, el Everton que, con la derrota ante su clásico rival, Liverpool, fue el din de la era Marco Da Silva y, al siguiente partido ante Chelsea, consiguió un triunfo para alejarse de los últimos de la tabla de posiciones y, ante el United, buscaba otros tres puntos más que le den la tranquilidad de mantener la categoría. 

De esta forma, ambos equipos con la misma necesidad de ganar, por ingresar a la zona de Europa League o para mantener la categoría, pero tanto el equipo local como la visita necesitaban un triunfo.

Lindelof, la clave del Everton

Primer tiempo en favor de los Reds Devils. Dueños del balón, como dueños de la intensidad y las chances de gol, ante un Everton agazapado en su zona, esperando con cautela la envestida del equipo local. 

La primera chance llegaba apenas iniciado el juego. Una buena jugada del Manchester United que Jesse Lingard definió mal, le impidió al equipo dueño de casas abrir el marcador. A pesar de eso, la respuesta llegaba con un disparo de Bernard que se iba apenas desviado. 

Los Tofees parecían ser los que llevaban más peligro a la portería de David De Gea. Pocos minutos después de su primera oportunidad, seguía insistiendo con un remate Mason Holgate, que el portero español bien se encargaba de desviar. 

Luego, vinieron los minutos más apabullantes del United. Primero, el que probaba era Marcus Rashford, pero el balón se iba desviado. Luego, era el turno de Daniel James, también con  la misma suerte que el anterior. 

La figura de Jordan Pickford se iba a destacar a los 25 minutos de juego, cuando tras un excelente libre directo ejecutado por el delantero inglés del United, su compatriota logra desviar con una mano el balón. 

Pero, a los 35 minutos de juego, tras un saque de esquina, De Gea falla en la salida, en el rechazo, la pelota se desvía en Victor Lindelöf y se mete en la portería para poner el partido en favor de la visita. 

Desde ese entonces, el dueño de casa intentó ir en búsqueda de la igualdad, pero no lo podía conseguir. A pesar de un remate de Luke Shaw que contenía en sus manos el portero inglés. 

En el banquillo, la respuesta de Solskjær

En la segunda mitad, el United fue dueño exclusivo del partido. Completamente dueño del balón, ante un Everton que esperaba salir de contraataque, pero de todas formas, no encontraba la manera de generar el peligro suficiente para vencer a Pickford

Esto se podía observar en un centro de Aaron Wan-Bissaka, que se desviaba en un defensor y se iba por arriba de la portería. Otro que iba a intentar era Rashford, pero su remate se iba muy por arriba. 

La más clara de la segunda parte, hasta el momento, estaba en los pies de Shaw, que contó con la intervención del potero inglés que desviaba lo que era la igualdad para el local. 

Luego, fue el turno de James de intentar quebrar al Everton, pero que Pickford contenía bien ese disparo en sus manos. Un minuto más tarde, luego de un saque de esquina que Maguire cabecea mal, le quedó a Lindelof que bajó el balón de zurda y remató de derecha. 

Los Ole Gunnar Solskjær, pasaban los minutos, y se iba desesperando cada vez más en búsqueda de ese gol que le de la igualdad, y cada vez se le hacía más complicado cuando los hombres del Everton estaban todos en su campo. 

Y cuando todo parecía que no lo iba a encontrar reacción. Mason Greenwood, que ingresó en la segunda parte, agarró el balón en el borde la portería, se acomodó y disparó para poner la igualdad en uno para el local. 

Los próximos minutos serían una ola del United que iban a buscar con todo el triunfo, más impulsados por el gol. Pero para sorpresas de muchos, el local se apagó y el que casi anota el gol del triunfo fue Alex Iwobi, con un disparo desde el sector izquierdo, que De Gea desviaba al saque de esquina. 

Sin tiempo para más oportunidades, Manchester United y Everton terminaron igualando en uno. De esta forma, el United se mantiene en zona de Europa League, pero con los mismos puntos que Wolves y Sheffield. En cambio, los Tofees, no consiguió el aire necesario para alejarse del fondo de la tabla. 

VAVEL Logo