Fútbol, más que un deporte
Joaquín, celebrando su gol en el derbi sevillano con su afición. Foto: Ana Alonso (VAVEL)

¿Cuál es tu deporte favorito? El fútbol. ¿Y por qué? Pues no sé, es difícil de explicar, pero lo voy a intentar.

Vagos recuerdos te llegan a la memoria, de esos momentos en los que eres consciente de que jugabas con tus amigos en la plaza a algo llamado fútbol, balompié o a la pelota. Te gustaba, era inevitable, ganaras o perdieras, aunque siempre ansiases la victoria y pudiera conllevar algún pique tontorrón con tu vecino de al lado. Es hora de cenar y el dueño del balón se tiene que recoger, tu por tanto también, ya es tarde. Habláis solucionáis el problema, os dais la mano y acordáis quedar mañana de nuevo después de comer para una revancha, porque al fin y al cabo, es un juego de niños. Llegas, te duchas y vas a ver la televisión, es domingo y por tanto el fútbol acapara la atención de toda la familia. Tus padres son de un equipo, tus primos de otros, y tú, inocente, que no te dejas influenciar por nadie, ya sabes cuál es tu equipo. En casa te siguen preguntando, ¿niño y tú porqué eres de ese equipo?. Bendita pregunta, nadie lo sabe.

Tú, iluso, ¿sabes lo que es el amor? Porque esto es lo más parecido a estar enamorado de alguien y no haberte dado cuenta. Por eso te propongo vivirlo a modo de respuesta, para acallar tu ganas de un saber que ni el más sabio conoce la respuesta. Nervios, cosquilleos, ilusión, ansiedad,… son sensaciones muy parecidas a las que sentimos cuando estamos enamorados. Y es que quien no puede decir que no está enamorado de su equipo y de este magnífico deporte.

Ves a ese jugador, a ese en especial, te alucina verlo jugar, como se mueve y como entiende este deporte como nadie más y además te transmite un carisma especial que en conjunto lo convierten en tu jugador favorito. "Eres muy pequeño todavía, tienes que estudiar, eso de poco te dará más que falsas esperanzas y un futuro que no alcanzarás". Palabras que tratan de arrebatar la ilusión de un niño que quiere comerse el mundo. "Quién sabe lo que el futuro me aguarda, pero al menos, déjame intentarlo". Y si no es así que se lo digan a estos que en su día fueron como nosotros, niños pequeños, y a los que el fútbol les cambió la vida:

Unos niños que cumplieron un sueño

  • Carlos Tévez

El argentino tiene una de las historias de superación más asombrosas del mundo del fútbol.

Tras morir su padre biológico asesinado a balazos, Carlos Tévez creció con su tío Segundo Tévez, como figura paterna, y Adriana Martínez, hermana de su madre biológica Fabiana, víctima de graves problemas de alcoholismo, como madre adoptiva. La historia de Tévez comienza cuando el entrenador de fútbol infantil del club All Boys de Buenos Aires, llamó por segunda vez a la puerta de su tío para insistir en llevar a su hijo adoptivo Carlos a jugar con él, tras ver su habilidad dando patadas a una piedra.

"No te lo puedo dejar, porque no tiene zapatillas para jugar", le decía entonces su tío tras la insistencia del entrenador. Después de sus inicios en el Club Atlético All Boys, militó en el Corinthians brasileño, en los clubes ingleses del West Ham, Manchester United y Manchester City y en la Juventus de Turín entre otros.

Foto: Instagram Carlos Tévez
Foto: Instagram Carlos Tévez
  • Ángel Di María

El delantero del PSG llegaba a los entrenamientos con las manos negras. Hijo de una familia humilde, su padre, Miguel, embolsaba carbón para sacar a su familia adelante. Di María ayudaba a su padre a cargar bolsas de leña y carbón antes de ir a entrenar.

Fue su madre Diana, quien le matriculó en El Torito, el club de fútbol de su barrio La Cerámica donde con solo 6 años comenzó a destacar. En apenas unos años el joven Di María cambió la séptima división argentina por la primera.

En el año 2007 ya estaba en el Benfica y el Real Madrid le fichaba en 2010.

Cristiano Ronaldo ha pasado de vivir en una vivienda social a ser la gran estrella del fútbol mundial que es hoy en día.

Su padre, Dennis Aveiro, fallecido en 2005 por una crisis renal, era alcohólico y la situación en su casa era muy complicada por lo que pasaba la mayor parte del tiempo en la calle jugando al fútbol. Tras comenzar en el Andorinha se unió al Nacional de Madeira y después al Sporting de Lisboa. Después de su paso por el Manchester United llegó al el Real Madrid donde ha hecho historia.

Finalmente el crack portugués consiguió cumplir la promesa que se hizo de pequeño: sacar a su familia de la pobreza.

El centrocampista del Real Madrid vivió la Guerra de Croacia que llegó hasta la pequeña aldea donde vivía con su familia de la cual se vieron obligados a huir cuando estalló el conflicto en el año 1991.

Luka vio con sus propios ojos cómo mataban a su abuelo. No tuvieron otra opción que huir a Zadar para no ser asesinados . Allí en Zadar, Modric se alojaba con su familia en el Hotel Kolovare, lugar donde se divertía jugando al fútbol con otros chavales de sus edad. Los empleados del hotel fueron quienes llamaron al club local para que vieran su gran talento.

A día de hoy el croata se ha convertido en una de las mayores leyendas del fútbol internacional y uno de los más grandes centrocampistas de la historia, además e haber conquistado el anterior Balón de Oro.

Fuente: Luka Modric vía Instagram
Fuente: Luka Modric vía Instagram

Entre otras grandes estrellas del fútbol internacional, muchos se refugiaron de sus problemas en el fútbol, su trabajo y dedicación les ha llevado a los más grande.

El jugador número 12

Al fútbol se juega con 11 sobre la cancha, más ese factor llamado afición es a veces y popularmente nombrado como el jugador número 12. La gente, fiel seguidora de su equipo, ha llorado, ha sufrido y se ha emocionado de alegría con los triunfos y las derrotas de sus equipos. Como uña y carne se necesitan unos a otros para su existencia. Una afición que debe ser el factor principal hacia donde debe ir los intereses del club, más allá de todo el dinero que se pueda generar en un deporte que por desgracia, ya es más que un negocio.

Es por tanto necesario mencionar a aquellas aficiones famosas por todo lo que conlleva la fidelidad y el amor hacia sus colores.

  1. Liverpool "You´ll never walk alone": la afición del Liverpool, famosa por su lema "Nunca caminarás solo" haciendo referencia a la fidelidad de su afición.  Un himno que pone los pelos de punta cuando es cantado en Anfield.
    Fuente: LFC
    Fuente: LFC
  2. Real Betis Balompié: la afición bética siente sus colores de manera especial. Sin ser el equipo más grande de su ciudad, el Real Betis puede presumir de una afición que bajo su lema "Manquepierda" no dejará de animar a su equipo en las buenas o en las malas.
  3. Boca Juniors: su afición también considerada como el jugador numero 12, es una de las más famosas hinchadas del mundo, un ánimo y una pasión que solo se puede vivir en Argentina.
    Imagen: Boca Juniors
    Imagen: Boca Juniors
  4. Borussia Dortmund: la afición alemana acompaña a todos lados a su equipo. Compartiendo lema con los de Anfield, son una afición muy particularmente reconocida por sus murales en el conocido como "Muro Amarillo"
  5. Tigres: el cuadro mexicano tiene la mejor afición de todo el hemisferio norte. Se denominan "incomomparables". Afición colorida y animada, lo tienen todo.

Como dice la afición del Real Betis, "dicen que estamos locos de la cabeza", y así será, pero permíteme disfrutar de mi locura junto a otros que, como yo, también la padecen.

MEDIA: 5VOTES: 2
VAVEL Logo