Especial VAVEL MLS 25
Edición. Inicio de un sueño

Especial VAVEL MLS 25 Edición. Inicio de un sueño  || Carlos Aviles (VAVEL México)

El destino es caprichoso. El 4 de julio de 1776 la historia de un país cambió a como lo conocemos a día de hoy. En la ciudad de Philadelphia, unos patriotas redactaban la conocida como Declaración de Independencia que daba vida a un joven país que actualmente es considerada como una potencia mundial. Por caprichos del destino, en ese mismo día tan importante, a poco más de 6.000 kilómetros de distancia y dos décadas después, una decisión cambió el futuro de este país con respecto a un deporte.

En una controvertida decisión, la Fédération Internationale de Football Association, también conocida como FIFA, otorgaba la celebración de su evento más importante a los Estados Unidos, la Copa del Mundo de 1994. Una elección por parte del máximo organismo del fútbol a nivel mundial con la que buscaba revitalizar un deporte casi extinto, después de que una serie de héroes lograsen la clasificación de la Selección Nacional a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, demostrando un atisbo de esperanza para este deporte.

Los Estados Unidos se impusieron a los otros dos finalistas como sede para la Copa del Mundo, Brasil y Marruecos, levantando una serie de críticas muy duras, ya que por aquel entonces, con la desaparición de la NASL, el soccer no gozaba del apoyo de las instituciones ni de la sociedad. Una de las críticas más duras la lanzó un periodista al comparar la decisión con "la celebración de una gran competición de esquí en un país africano".

Pero este plan de la FIFA no sólo pretendía llevar la celebración de la Copa del Mundo al país norteamericano y que eso fuese suficiente. Como parte de la resolución para la concesión de este torneo, el máximo estamento del fútbol y la United States Soccer Federation (USSF) acordaron la creación de la primera liga profesional de fútbol en el país. Este era realmente el objetivo más importante para la FIFA, y con lo que este deporte conseguiría crecer en un país, aún receloso por las malas experiencias. Esa competición, años más tarde, se la conocería como Major League Soccer (MLS) que, 25 años después, es reconocida a nivel mundial.

Orígenes

Pero antes de su llegada, el soccer (como se le conoce al fútbol en los Estados Unidos), no pasaba por un buen momento. Tras vivir una etapa dorada con la extinta North American Soccer League (NASL), a la que llegaron jugadores como Pele, Franz Beckenbauer o Johan Cruyff, la competición desapareció después de que solo dos equipos de los nueve que jugaron la última temporada, estaban dispuestos a continuar, obligando a la competición a finalizar sus operaciones en 1985.

Alan Rothenberg en una rueda de prensa (alchetron.com)
Alan Rothenberg en una rueda de prensa (alchetron.com)

Esto dejó 10 años en los que la Federación se centró en organizar la Copa del Mundo para que fuese un torneo recordado con el paso de los años, como el de primer mundial de la época moderna, y abriese el camino para lo que estaba por venir. Para ello, tomó las riendas del máximo organismo de este deporte en el país, Alan Rothenberg, un abogado estadounidense y una persona ligada al soccer estadounidense, quien había dirigido el programa olímpico de este deporte y que además tenía contactos en las más altas esferas del fútbol mundial. Un columnista norteamericano lo definió como 'Alan the Al-Mighty' y 'Czar of All Soccer'.

Para permitir el progreso y la preparación de los jugadores para la Copa del Mundo, la USSF confió en dos competiciones semi profesionales que aparecieron un par de años antes de la elección como sede de este evento. La American Soccer League (A-League) y la Western Soccer League (WSL), se mantuvieron durante todos estos años previos a la MLS como campeonatos regionales, que dieron cabida a muchos futbolistas que unos años más tarde se incorporarían a la primera liga profesional en el país.

El verano de 1994 llegó y el soccer de primer nivel irrumpía en mastodónticos estadios de fútbol americano, llenos hasta la bandera con aficionados deseosos de volver a sentir ese ‘gusanillo’ que da el deporte más importante a nivel mundial. La selección estadounidense había estados muchos años preparándose y no quería defraudar a los miles de fans que acudían a cada partido que disputaban en cualquiera de las ciudades. Se clasificaron en la fase de grupos de manera histórica y pasaron a cuartos de final donde se enfrentaron a Brasil. Sin embargo, esta fue la última ronda en la que participaron ya que cayeron contra la selección que a la postre fue campeona de la Copa del Mundo.

Unos meses antes de la celebración de este torneo, exactamente el 17 de diciembre de 1993, Alan Rothenberg anunció de manera oficial la creación de la Major League Soccer, finalizando así el acuerdo llevado a cabo con la FIFA. La primera liga profesional de soccer en los Estados Unidos estaba en marcha y por delante, poco más de un año para que el soccer volviese a verse en los estadios norteamericanos, ya que se esperaba que la competición iniciase en abril de 1995, aprovechando el tirón y la euforia que dejó la máxima competición mundial.

Llegó así 1995, y el soccer vivió un gran número de cambios con la aparición de la MLS. Se instauró un sistema de divisiones con las competiciones ya existentes en donde la MLS era considerada como la primera división, seguida de la American Professional Soccer League (APSL), anteriormente reconocida como A-League, como la segunda división y la USISL ganó se designación como la tercera. Esta fue la primera ocasión en la que diferentes grandes potencias del fútbol no se peleaban y trataban de socavarse mutuamente. Tanto la APSL como la USISL firmaron un acuerdo para actuar como un sistema de formación para la MLS, y esta a su vez a su vez, llegó a un acuerdo con la NPSL indoor para un intercambio de jugadores para que estos pudiesen competir tanto en invierno como en verano.

La A-League era una liga pequeña y poco manejable con siete equipos repartidos por todo el país y el Canadá, pero la USISL, que se había comprometido con la estrategia de desarrollo de base ascendente, contaba ahora con 85 equipos en ciudades pequeñas y medianas de todo el país, y se había dividido en divisiones profesionales y amateurs.

Sin embargo, las condiciones puestas por la liga a los interesados para poder tener una franquicia en su ciudad, hizo que muchos equipos no lograsen el objetivo y la MLS se viese obligada a posponer el inicio de la competición para la primavera de 1996. Un año más permitía abrir aún más el mercado y, sobre todo, negociar nuevas condiciones para la viabilidad de los equipos.

Organización y negocio

Uno de los primeros pasos a tomar fue el cambio de designación para el máximo representante dentro de la MLS. El proyecto inicial tuvo al presidente de la federación Rothenberg, como ‘cabeza visible’, quien había tenido la creación de la liga como un reto personal y una obligación para con la máxima competición del soccer estadounidense. Sin embargo, el ser presidente de la Federación provocó un conflicto de intereses que le llevó a apartarse y quedar en un papel secundario como presidente de la competición.

“Mi única intención fue la de cumplir lo pactado con la FIFA, el organismo internacional que rige el fútbol, de ayudar a construir una liga estadounidense de alto perfil después de la Copa Mundial, dijo Rothenberg en una entrevista en 1995 para NY Times. "Nunca tuve la intención de dirigir la liga una vez que se puso en marcha."

Esto dio paso a la elección del empresario Douglas Logan, quien hasta el momento había sido había sido responsable de una empresa de entretenimiento deportiva, como máximo responsable de las operaciones en la competición, nombrándolo como el Comisionado de la MLS. Desde un primer momento admitió ser poco conocedor de este deporte, ya que sus negocios iban unidos a otros deportes como baloncesto o hockey. Sin embargo, gracias a sus hijos, fue poco a poco aprendiendo para poder entender el funcionamiento del soccer y sus posibilidades como negocio.

Logan en el centro del la imagen durante un encuentro de la MLS (nationalpost.com)
Logan en el centro del la imagen durante un encuentro de la MLS (nationalpost.com)

"El hecho de que no tenga un conocimiento abrumador, o incluso adecuado, del soocer no significa que no sea un gran aficionado de este deporte", dijo Logan unos días después de su elección para el mismo periódico. "He observado al fútbol como un aficionado y como un ejecutivo, un deporte con un idioma internacional que trasciende fronteras y culturas en casi todos los lugares del mundo. Traer soccer de primer nivel a los Estados Unidos es un desafío fascinante y una oportunidad de hacer historia.”

La Major League Soccer estableció una estructura corporativa única de una sola entidad con equipos gestionados por inversores, que existían como franquicias separadas, pero con todos los fichajes y salarios de los jugadores gestionados por la oficina central de la liga que también se encargaba de las asignaciones de los jugadores y de los oficios aprobados. Un modelo de negocio extraño en el mundo del fútbol, pero efectivo ya que, con el paso de los años, ninguno de los equipos ha tenido problemas salariales como sí ha ocurrido en otros países.

Esto resultó ser fundamental en los primeros años de la competición ya que aseguró la paridad en todos los equipos. Fueron muchos y muy importantes los primeros inversores que vieron en este deporte, un negocio de futuro, en un deporte aún joven en su país. Nombres importantes como la histórica familia Hunt (una de las figuras más importantes en el soccer estadounidense), el magnate del petróleo de Denver, Philip F. Anschutz o la archiconocida familia Kraft, dueños de los New England Patriots de la National Football League (NFL). Otros propietarios en sumarse fueron LA Soccer Partners, encabezada por el inversor de Los Angeles Marc Rapaport o API Soccer, encabezada por Kevin Payne.

Los propietarios invirtieron 75 millones de dólares, que se destinaron a cubrir las pérdidas operativas previstas para las cinco primeras temporadas de la liga. Para promover el desarrollo de los jugadores norteamericanos, los equipos tenían un límite de cinco extranjeros por equipo, y 15 americanos. Además, había se implantó un límite salarial, igual que en el resto de deportes norteamericanos, de $1,250,000 dólares por equipo y un salario máximo de 175.000 dólares para los jugadores (a excepción de cuatro jugadores por equipo que podían ver aumentado su salario gracias a los sponsors). De esta manera, aseguraban que los futbolistas ‘nacionales’ contasen con minutos para desarrollar su talento y así no se cometiesen los errores del pasado en donde los extranjeros tuvieron sueldos estratosféricos, y los norteamericanos se vieron relegados a una mera presencia circunstancial.

Elección de equipos

La elección de la Copa del Mundo había cambiado mucho el panorama de este deporte en el país. Diversos grupos inversores y entidades gubernamentales querían que su ciudad fuese una de las agraciadas con sumarse a este ‘boom’ que estaba naciendo. En total se presentaron 22 ciudades las que optaron a una franquicia, aunque sólo diez fueron las agraciadas en participar en la primera temporada. Sin embargo, con el paso de los años muchos de los equipos que aparecieron entre los candidatos iniciales, se fueron incorporando a la MLS con el paso de las temporadas.

Octavilla con las potenciales ciudades para acoger equipo -tachados la mayoría de los que en la actualidad poseen uno (@MLSist)
Octavilla con las potenciales ciudades para acoger equipo -tachados la mayoría de los que en la actualidad poseen uno (@MLSist)

Las ciudades de los Estados Unidos presentaron solicitudes u ofertas para acoger una de las franquicias de MLS, tuvieron que ajustarse a ciertos criterios mínimos que impuso la competición. Estos incluían la capacidad de las ciudades para demostrar la profundidad y la amplitud del apoyo de la Comunidad; un mínimo en la venta de abonos en la temporada, la seguridad de estadios adecuados a corto y largo plazo y proporcionar instalaciones de entrenamiento apropiadas para el equipo. Pero el principal requisito para obtener una franquicia era la presentación de un mínimo de 10.000 abonados anuales en depósito antes del 15 de mayo de 1994, donde el precio estaba ya estipulado ($75 cada una para adultos, $25 para jóvenes).

En un principio, la Major League Soccer propuso que fuesen 12 los equipos que iniciasen. Sin embargo, muy pocos equipos lograron llegar a este mínimo y eso obligó a la competición a ser más laxos con los requisitos y, sobre todo, ampliar el plazo del registro de los abonados. Eso fue una de las causas por lo que la competición tuvo que modificar la fecha de inicio de la competición.

A falta de unos meses para el inicio de la competición, la MLS anunció de manera oficial las diez ciudades que acogerían una franquicia y que entrarían en la historia del soccer. Como en el resto de los deportes norteamericanos, estas ciudades quedaron divididas en dos conferencias siendo: Columbus, New England, New York-New Jersey, Tampa Bay y Washington DC en el Este, con Dallas, Denver, Kansas City, Los Angeles y San Jose en el Oeste.

Columbus Crew

pinterest. com

El 15 de junio de 1994, unos días antes de que comenzase la Copa del Mundo, la Major League Soccer anunció que Columbus Crew se convertía en la primera franquicia en la historia de la competición. Su propietario fue el conocido Lamar Hunt y su hijo Clark, quienes también apostarían en esta primera temporada de la MLS con un segundo equipo. Lamar fue uno de los máximos exponentes del deporte estadounidense durante el último cuarto del Siglo XX, siendo propietario de algunos clubes en la NFL, y el ideólogo de la competición que conocemos a día de hoy.

Columbus fue el primer equipo en superar los 10.000 abonados y eso fue lo que le permitió ser elegida como la primera franquicia de la competición. De hecho, el número de abonados llegó hasta los 11.500, dejando una anécdota para el día que se superaron la cifra estipulada por la MLS. El día en el que se llegó a los 10.000, la ciudad vivió un eclipse, lo que muchos utilizaron para pedir que el nombre del equipo cambiase a Columbus Eclipse. Sin embargo, esta idea fue tan fugaz como el evento lunar.

Finalmente se escogió el nombre de Crew para el equipo, ya que reflejaba la actitud trabajadora de la Comunidad.  El nombre sugería una actitud de trabajo duro, de ‘muéstrame como se hace y no me lo expliques, que implica un trabajo en equipo. El escudo del Crew muestra a tres trabajadores de la construcción, con cascos y un aspecto claramente serio, reflejando el comportamiento que se espera del “America’s Hardest Working Team.”

New York/New Jersey MetroStars

pinterest.com
pinterest.com

La ‘Gran Manzana’ no podía quedar exenta de soccer de primer nivel. Bajo la alargada sombra del Cosmos, la MLS decidió que la ‘ciudad que nunca duerme’ tuviese una franquicia que originalmente fue conocida como Empire Soccer Club. Pero a los pocos meses, John Kluge y Stuart Subotnick se hicieron con la titularidad del club como sus propietarios, lo que llevó a un primer cambio importante. Este se dio en el nombre del equipo que pasó a llamarse New York/New Jersey Metrostars, que hacía referencia a la compañía de medios de comunicación dirigida por Kluge, Metromedia, después de que se rechazase la opción propuesta por Nike (marca de ropa que vestía al equipo), “MetroFlash”.

En este tiempo de dudas, los propietarios llegaron incluso a barajar la opción, aunque remota, de comprar los derechos para la explotación del nombre ‘Cosmos’, en honor al club que dominó el soccer en la anterior etapa.

El escudo de los MetroStars visualizaba la energía eléctrica de la ciudad, que la hace ser conocida como la ‘ciudad que nunca duerme’. aprovecha la energía eléctrica de la ciudad. Los rascacielos del escudo son sin lugar a duda lo más significativo de New York y no podía faltar como la máxima representación de estos. Por delante, una significativa M en referencia al nombre con los colores dominantes del equipo durante los primeros años; el rojo y el negro. En un escudo alternativo, otra de las imágenes más representativas de la ciudad de New York, con un taxi de color amarillo.

New England Revolution

pinterest.com
pinterest.com

En un principio, sería la ciudad de Boston en donde se encontraría la franquicia, pero con la entrada de la familia Kraft como propietarios del equipo, esta se trasladó a Foxborough. Causa, sencilla, esta familia ligada al deporte desde muchos años atrás, eran los dueños del New England Patriots de la NFL que jugaban en esa misma ciudad. El 6 de junio, tanto Robert Kraft como su hijo Jonathan Kraft se hicieron con la franquicia, después de ver el buen negocio que dejó este deporte con la Copa del Mundo.

New England Revolution fue el nombre elegido para el equipo, después de haber sido el ganador de una encuesta organizada conjuntamente con el Boston Globe y Reebok International Ltd., el proveedor oficial del equipo, conocida como “Name the team”. Joseph Bracken, un estudiante de 17 años de Quincy (Massachusetts), quien presentó la propuesta ganadora. Bracken expuso que el nombre parecía especialmente apropiado dada la rica historia de Nueva Inglaterra y su orgullosa herencia patriótica. Para transmitir el tema patriótico, los diseñadores de ropa de Reebok crearon un uniforme con una insignia con motivo de bandera y un esquema de colores rojo, blanco y azul. Ese logo fue utilizado como escudo hasta a día de hoy, siendo el único que perdura de los 10 equipos inaugurales.

Tampa Bay Mutiny

taringa.net
taringa.net

La elección de esta ciudad fue vista con buenos ojos desde la Major League Soccer, después de los buenos resultados que tuvo el equipo de Tampa Bay Rowdies en la desparecida NASL entre la década de los 70 y 80. El equipo no contó con un propietario durante los primeros años, lo que hizo que junto a otros dos equipos, fuese gestionado por la propia competición, esperando que un empresario local se hiciese con el equipo.

Viendo el nombre que se le dio a la franquicia, Tampa Bay Mutiny, es muy extraño ver que en el escudo no haya ningún marinero rebelde (Mutiny se traduce como Botín), ni una sola referencia a un barco o la mar. En su lugar, la recurrente imagen de un pequeño alienígena o cybermutante (explicado así por los diseñadores), inspirado en las visiones futuristas de los videojuegos, los logotipos y el tipo sugieren una fuerza mega tecnológica y ominosa en el campo. Un significado muy extraño que como se dijo en su día, no responde a una historia de piratas, tan presentes en el pasado histórico del Estado.

DC United

logos.fandom.com
logos.fandom.com

Washington DC fue otra de las ciudades que contó con una franquicia en los primeros años de la competición. El equipo de la capital fue rápidamente adquirido por el multimillonario George Soros, quien era el dueño de la empresa Washington Soccer L.P. También se unió a este grupo el empresario Kevin Payne, quién junto al Comisionado Rothenberg y un grupo diverso de inversores, desarrolló la MLS que hoy conocemos.

En un principio se estudió como nombre del equipo el utilizar las denominaciones 'Spies', 'Americans' o 'Eagles'. Sin embargo, el nombre del equipo fue elegido en clara referencia al lugar donde este asentaría sus raíces, Washington, D.C., al que se le acompañó con el United que muchos de los mejores clubes ingleses de los 90, tenían en su nombre.

El escudo consistía en el nombre del equipo, DC United, sobre un águila calva negra que miraba a la derecha en un fondo rojo, reposada sobre tres balones de fútbol superpuestos en tres estrellas blancas, que representaban las tres jurisdicciones de la región. El águila, asociada con el gobierno federal con sede en Washington, D.C., simboliza muchos de los atributos del equipo, incluyendo la velocidad y la potencia.

Colorado Rapids

worldsportlogos.com
worldsportlogos.com

La ciudad de Denver fue una de las sorpresas entre los primeros equipos de la Major League Soccer, colocándose por encima de otros favoritos para ello. Puede que la apuesta del empresario del petróleo, Philip Anschutz, al mando de ‘The Anschutz Corporation’ como inversor de la franquicia, fuese una de los puntos fuertes para su elección.

El primer escudo de Colorado Rapids reflejaba la impresionante y majestuosa geografía de la región, con sus montañas y ríos bravos. Es de esto desde donde viene el nombre de Rapids, en clara referencia a los rápidos que se encuentran por toda la orografía de la zona. Rapids también sugiere velocidad y dinamismo, cualidades de juego que son sinónimo de la marca que visitó a los equipos en los primeros años, Puma. El nombre de Colorado fue elegido intencionadamente en referencia al Estado de la ciudad donde se situaba el equipo. De esta manera trataban también de agrupar a los aficionados, no sólo de la ciudad, sino también del Estado.

Dallas Burn

sportslogos.com
sportslogos.com

Ante la necesidad de incorporar más franquicias a la MLS, el 6 de junio de 1995, Dallas fue premiada con un equipo el mismo día que otras dos ciudades. Sin embargo, la falta de inversores hizo que durante su primera temporada el equipo estuviese gestionado y operando a través de la propia competición, como les ocurrió a otros tres equipos. No fue hasta unos años después que no tuvo a su primer y gran inversor, con la compra de la franquicia por parte de la familia Hunt.

El equipo recibió el nombre de Dallas Burn por las quemas de los yacimientos petrolíferos y el calor que abunda en el Estado de Texas. A su vez, el escudo quiso dar esa misma imagen, simbolizado con un Mustang que respiraba fuego. Con una tipografía agresiva, con un estilo muy callejero, el escudo representa a su vez la potencia bruta del equipo y la velocidad del juego, todo ello mezclado en la cámara de combustión de un campo caliente de Texas. De esta manera se le daba un significado diferente a la expresión ‘dejarse todo en el campo’.

Kansas City Wiz

pinterest.com
pinterest.com

La franquicia del ‘Medio Oeste’ fue el primer equipo del que fue propietario el empresario deportivo más importante del país, Lamar Hunt. Esta fue la segunda franquicia propiedad del magnate deportivo que años después, se haría con un tercer equipo, convirtiéndose en el máximo inversor del soccer en los Estados Unidos.

El nombre elegido para el equipo, Kansas City Wiz, fue sin lugar a duda uno de los más abstractos de la competición junto con el de Tampa Bay. Aunque muchos quisieron ver una clara unión con la conocida historia de ‘El Mago de Öz’ gracias al nombre, o que la protagonista de dicha obra (Dorothy) fuese oriunda de Kansas, hasta incluso el arcoíris del escudo que podría hacer referencia a la conocida canción de la película, “Somwhere Over The Rainbow”.

Pero lejos de esta idea, con el nombre de Wiz, el club intentó llamar la atención a los aficionados con esa parte ‘mágica’ o vistosa de este deporte, siendo esa creatividad en el deporte es lo que gusta en la sociedad norteamericana. En el escudo, además del llamativo arcoíris en honor a los majestuosos cielos de las Grandes Llanuras, situado sobre el nombre del equipo.

Sin embargo, al finalizar la primera temporada de la MLS. El equipo se vio obligado a cambiar el nombre a Wizards, después de que la empresa electrónica ‘The Wiz’, tomase acciones legales.

Los Angeles Galaxy

logos.fandom.com
logos.fandom.com

Si en el Este la ciudad de New York se unió al soccer, la Costa Oeste tuvo en Los Angeles a su máximo representante, siendo una de las ciudades con mayor afluencia latina del país. Fue una de las primeras ciudades elegidas para unirse a la MLS y a su vez, una de las primeras en encontrar grupo inversor con la adquisición del equipo por parte de Anschutz Entertainment Group, que aún a día de hoy siguen siendo los dueños de la franquicia.

La denominación Los Angeles Galaxy fue elegida por ser la ciudad californiana, el hogar de las ‘estrellas’ de Hollywood. El escudo tiene como eje central la única parte del cosmos que LA puede reclamar para consigo, el sol. La ciudad soleada por excelencia en el país estadounidense tomó este símbolo por la energía y calidez que se muestra en la ciudad. La tipografía elegida para el escudo tenía una clara tendencia retro, inspirado en el Art Deco angelino.

San Jose Clash

pinterest.com
pinterest.com

California tuvo un segundo equipo en el primer año de la Major League Soccer con la aparición de San Jose Clash en 15 de junio de 1994. La ciudad californiana fue a lo largo de la historia una de las más activas en el soccer, ya que en el pasado, tuvo varios equipos como los desparecidos San Jose Earthquakes que jugaron en la NASL. Desde el primer día que se anunciase la franquicia de NorCal, un empresario como Daniel Van Voorhis, que ya tuvo en el pasado un equipo en la American Professional Soccer League como San Jose Hawks confió en recuperar este deporte para la ciudad californiana.

Para el escudo, la franquicia escogió a un escorpión, en representación de su letalidad y rapidez, dos características que se querían para el equipo. Con formas y colores que reflejan la diversidad étnica y la herencia del área de la bahía. Y junto con el nombre del equipo, promete una acción fuerte y decisiva en cada partido de San Jose. La denominación Clash fue un concepto impuesto por la marca de ropa que vestía al equipo en aquella época, Nike.

Los protagonistas

Crear una competición de cero requiere un gran esfuerzo y sobre todo un gran compromiso en todos los ámbitos de la misma. Si a ello le sumamos que se trata de un deporte que ‘comienza de cero’ en un país donde el apoyo no era el mejor, hacía que muchos jugadores no viesen con buenos ojos su desembarco, teniendo que atraerles con otro tipo de incentivos no deportivos.

Muchos de los propietarios, quisieron aprovechar el tirón de la Copa del Mundo y la participación de estrellas internacionales para intentar atraerles a la MLS. Algunos como el dueño de Rapids, Philip Anschutz, puso como condición para invertir en un equipo, que Marcelo Balboa fuese uno de sus jugadores. El empresario había quedado ‘enamorado’ del central estadounidense con sus actuaciones durante el torneo mundial. Ante peticiones como estas, la MLS inició un proceso llamado 1996 MLS Inaugural Allocations en el que se le fueron asignados cuatro jugadores a cada equipo que anteriormente fueron contratados por la competición. El primer futbolista contratado fue Tab Ramos (actual entrenador de Houston Dynamo), el 5 de enero de 1995, al que le siguieron otras estrellas como Hugo Sánchez, Preki o Roberto Donadoni.

EQUIPO JUGADORES
 Colorado Rapids
  • Marcelo Balboa
  • Shaun Bartlett
  • Dominic Kinnear
  • Roy Wegerle
 Columbus Crew
  • Brian Bliss
  • Doctor Khumalo
  • Brian Maisonneuve
  • Adrián Paz
 Dallas Burn
  • Leonel Álvarez
  • Washington Rodríguez
  • Hugo Sánchez
  • Mark Santel
 DC United
  • Jeff Agoos
  • Marco Etcheverry
  • John Harkes
  • Juan Berthy Suárez
 Kansas City Wiz
  • Frank Klopas
  • Preki
  • Mike Sorber
  • Vitalis Takawira
 Los Angeles Galaxy
  • Dan Calichman
  • Jorge Campos
  • Mauricio Cienfuegos
  • Eduardo Hurtado
 NY/NJ Metrostars
  • Roberto Donadoni
  • Tony Meola
  • Tab Ramos
  • Damian Silvera
 New England Revolution
  • Mike Burns 
  • Giuseppe Galderisi 
  • Alexi Lalas
  • Jim St. Andre
 San Jose Clash
  • John Doyle
  • Michael Emenalo
  • Ben Iroha
  • Eric Wynalda
 Tampa Bay Mutiny
  • Cle Kooiman
  • Roy Lassiter
  • Carlos Valderrama
  • Martín Vásquez

Tras esta selección, la Major League Soccer inició un proceso en el que comenzó a probar a más de 250 futbolistas con los que complementar las plantillas. Fue una serie de pruebas físicas y deportivas realizadas en UC Irvine (California), al que acudieron un grupo de jugadores formado por estrellas extranjeras, jugadores de la Selección Nacional de los Estados Unidos, estrellas de los Estados Unidos que jugaban en el extranjero y en la A-League, así como otros jugadores de la A-League, jugadores de la USISL, aficionados e incluso jugadores veteranos de la NPSL y la CISL.

El 6 y 7 de febrero de 1996 tuvo lugar el primer draft en la historia de la MLS, conocido como 1996 MLS Inaugural Player Draft, donde estos más de 200 jugadores fueron elegidos por los diez equipos para definir sus plantillas. Fueron 16 rondas de diez selecciones cada una, en donde el primer nombre que apareció fue el delantero estadounidense Brian McBride, elegido por Columbus Crew.

Además, se celebró un draft colegial y un draft suplementario de agente libre después del draft del grupo de jugadores. En general, la calidad de los jugadores firmados fue mejor de lo que muchos esperaban, y una sorprendente mayoría de los miembros del equipo nacional firmaron en la liga. Esto incluyó a muchos que habían podido conseguir posiciones de juego en el extranjero como resultado de su reputación y sus actuaciones en la Copa Mundial.

Después de todo este proceso, el 6 de abril de 1996, la pelota comenzó a rodar en el Spartan Stadium (California) entre San Jose Clash y DC United, dando así el pistoletazo de salida a una competición por la que poco se esperaba, pero que contra viento y marea, aún se mantiene a día de hoy.

VAVEL Logo