Especial VAVEL MLS 25 Edicion. DC United, la primera dinastía
Especial VAVEL MLS 25 Edición. DC United, la priemra dinastía // Avilés Carlos (VAVEL.com)

El 15 de junio comenzaron a escribirse los primeros capítulos de la Major League Soccer, cuando la competición anunció los primeros equipos que pasarían a formar parte de la historia de esta liga. De las 22 ciudades que optaron a un equipo, siete fueron elegidas en primera estancia como las claras favoritas, y tres se unieron posteriormente. Entre las pioneras, hubo una que acogió a un equipo que marcó los primeros años de competición.

En Washington D.C., el grupo inversor Washington Soccer L.P. de unió al Soros Fund Management del magnate Geroge Soros, quien se hizo con un club que unos meses después bautizaría como DC United. Los conocidos como ‘Black & Red’ después de la presentación de los equipos en New York, fueron uno de los equipos que apostaron más fuerte desde los primeros días de su creación.

En su primer movimiento dio la sorpresa al contar con el que hasta ese momento era un técnico desconocido en el panorama internacional. A diferencia de que otros clubes, DC United confió en un entrenador joven, pero con más de 20 años de experiencia en el soccer estadounidense. Bruce Arena era su nombre y llegaba después de haber logrado con Virginia Cavaliers un récord de cinco College Cup en sus seis últimas temporadas en el programa universitario.

Arena en su etapa dirigiendo a DC United (@Gabhida)
Arena en su etapa dirigiendo a DC United (@Gabhida)

Tras el técnico, el club comenzó a engrosar su plantilla con el MLS Inaugural Allocation, los capitalinos realizaron movimientos muy interesantes con la contratación de dos internacionales estadounidenses como Jeff Agoos y Jon Harkes, y dos jugadores bolivianos como Marco ‘El Diablo’ Etcheberry y Juan Berthy Suárez, quienes tuvieron un papel muy importante en la Copa del Mundo celebrada en 1994 y llamaron la atención de la dirección deportiva del club. A ellos, les siguió un gran número de jugadores entre los que destacó el futbolista salvadoreño, Raúl Díaz Arce, quien fue uno de los mejores jugadores del equipo en los dos primeros años.

“Es una alegría poder firmar por DC United”, dijo Díaz Arce en una entrevista. “Voy a trabajar fuerte para ser campeón, y el máximo goleador de la competición. Si trabajo como lo he hecho hasta ahora, podré rendir a mi mejor nivel y pagarle al equipo con buenas actuaciones.”

1996, somos los mejores

El 4 de junio se abrió un nuevo capítulo en el soccer norteamericano con el primer encuentro de su historia donde DC United se enfrentaba a San Jose Clash. En el encuentro disputado en el Spartan Stadium de California en el que los locales consiguieron llevarse la victoria con un gol de Wynalda en los últimos minutos.

El inicio no fue para nada sencillo. Al igual que pasa en la actualidad con los nuevos equipos que comienzan, el equipo necesitaba rodaje, y que todas las piezas encajasen requería de un tiempo. Eso los llevó a perder una gran cantidad de puntos durante las primeras semanas, hasta pasado el primer tercio de la temporada, las victorias comenzaron a llegar demostrando ser un equipo muy confiable. Esto fue en parte gracias al fichaje de un futbolista que, desde su llegada, se convirtió en un pilar fundamental de los primeros años de la historia del equipo, Jaime Moreno.

El jugador boliviano fue el movimiento que cambió la dinámica del equipo mediada la temporada. Moreno llegó desde el Middlesbrough FC inglés donde apenas tuvo participación, y desde su primer partido no hubo quien le sacase del once inicial, teniendo un papel principal en el juego ofensivo del equipo. Durante una primera etapa que duró dos años en las que el atacante boliviano estuvo en el club capitalino, logró hacerse con un hueco en el corazón de la afición y un sitio entre los mejores jugadores en la historia del equipo.

Jaime Moreno durante un encuentro (as.com)
Jaime Moreno durante un encuentro (as.com)

El equipo fue escalando puestos en la clasificación durante las últimas semanas de temporada regular, gracias a los buenos resultados que iba cosechando, lo que le ayudó a terminar segundo de la Conferencia Este, solo por detrás de Tampa Bay Mutiny. Fue le primer equipo en clasificarse para los PlayOff’s con mayor número de derrotas que victorias (16 derrotas por 15 victorias). Comenzaron así la post temporada en la que en la Semifinal de Conferencia se vieron las caras ante su máximo rival, NY/NJ MetroStars y a quienes tuvieron a recurrir a tres encuentros para poder superarlos, ya que la eliminatoria se decidía al mejor de tres. La siguiente eliminatoria le llevó a enfrentarse al mejor equipo de la temporada regular, Tampa Bay Mutiny, a quienes no tuvo problemas en ganar en dos partidos, después de una goleada en la ida por 4-1, con un ‘hat-trick’ de Díaz Arce.

Con estas victorias llegó la primera final de la MLS Cup. Un evento que se celebró en Foxborough, donde la franquicia de Washington se vio las caras ante Los Angeles Galaxy, quien había logrado ser el mejor de la Conferencia Oeste. Fue un partido muy disputado en el que los californianos demostraron la superioridad de su juego y eso les permitió adelantarse en el marcador con dos goles cuando el partido llegaba a la hora de su disputa. Sin embargo, el coraje y la garra mostrada por el equipo en el final de la temporada tuvo su representación en esta final, consiguiendo igualar el resultado en 20 minutos y llegando a una prórroga que parecía imposible. En este tiempo extra, DC United entró en los libros de historia cuando Eddie Pope apareció al primer palo en un saque de esquina para anotar el tercer gol y convertir así a su equipo en el primer campeón de la MLS Cup.

Aunque la temporada del equipo no terminó ahí, ya que unos días después continuó con el trofeo más antiguo del soccer, la U.S. Open Cup, después de haber superado anteriormente los cuartos de final. En ese primer partido se enfrentaron a Carolina Dynamo a quienes ganaron por un marcador de 0-2, mismo resultado con el que superaron al único rival ‘emelesero’ al que se enfrentaron, Dallas Burn. A finales de octubre de 1996, en Washington, DC United disputó la final ante el último equipo de ligas menores que hasta este momento ha peleado por este trofeo, Rochester Ranging Rhinos. En dicha final el partido estuvo muy igualado, pero finalmente los ‘Black & Red’ lograron llevarse la victoria por 0-3 con goles de Díaz Arce, Pope y Jaime Moreno en los últimos minutos.

Con dos títulos de dos posibles, DC United dio la sorpresa en el soccer estadounidense, superando a equipos que a priori partían como favoritos y comenzando una etapa que durante los siguientes años sería de la más exitosa que se recuerda.

Celebración MLS Cup 1996 (dcunited.com)
Celebración MLS Cup 1996 (dcunited.com)

1997, prolongan su dominio

El éxito de la primera temporada hizo que desde las oficinas del DC United no quisieran hacer demasiados cambios en la plantilla y conservasen a la gran mayoría de los jugadores para afrontar un esperanzador segundo año en el que los objetivos estaban claros. El mejor refuerzo o por lo menos el que mejor impacto tuvo en el equipo fue Carlos Llamosa, central de origen colombiano, que desde su llegada se hizo con un puesto de titular, entrando en la dinámica de equipo sin apenas período de acoplamiento.

En esta ocasión, el conjunto ‘capitalino’ no dejó ninguna duda sobre su dominio para con el resto de los rivales. Desde la primera semana, los de Arena mostraron la solidez de su juego y de su plantilla sumando victorias por cada partido disputado y colocándose en la cabeza de la clasificación desde las primeras semanas. Lograron un total de 55 puntos en los 32 partidos de temporada regular disputados, logrando una buena ventaja con sus más directos perseguidores por la Supporters’ Shield.

Esta gran temporada por parte del DC United tuvo un reflejo en los reconocimientos otorgados al finalizar el año, con dos de sus jugadores como los máximos goleadores de la competición, Jaime Moreno (16) y Díaz Arce (15). Pero los premios no acabaron ahí ya que Eddie Pope fue reconocido como el MLS Mejor Defensa, completándose con el reconocimiento a Bruce Arena como el Mejor Entrenador del Año. Todos estos galardones permitieron al equipo de la capital del país llegar con total confianza a los PlayOff’s, sumándole su presencia por segunda temporada consecutiva en la final de la U.S. Open Cup, después de superar las dos rondas previas sin ningún problema.

Comenzó la post temporada enfrentándose a un New England Revolution a quienes superaron sin problemas en la ida con una goleada, pero en el segundo encuentro tuvieron que acudir a los penales para poder pasar de ronda. En la final de conferencia se vieron las caras con Columbus Crew a quienes les costó más de los esperado ganar, ya que en los dos partidos sufrieron para llevarse la victoria consiguiendo una ventaja de un gol en ambos.

DC United se mantuvo su dominio con su segunda MLS Cup consecutiva

De esta manera se presentó por segunda temporada consecutiva en la final de la MLS Cup, donde en esta ocasión se enfrentó a Colorado Rapids. El encuentro fue bastante más sencillo que en la anterior edición, ya que en esta ocasión consiguieron adelantarse en el marcador con dos goles de Jaime Moreno en la primera mitad, y ‘Tony’ Sanneh en la segunda. Fue unos minutos después cuando el equipo de las ‘Rocosas’ recortó distancias gracias a un tanto de Adrián Paz a falta de 15 minutos para el final, pero que de nada sirvió. A pesar de los minutos de asedio sobre la portería ‘capitalina’, estos consiguieron llevarse la victoria al final del tiempo reglamentario, levantando así su segunda MLS Cup de manera consecutiva.

Unos días después, con esta dinámica positiva llegó la final de la Copa ante Dallas Burn. Sin embargo, el equipo sufrió un duro varapalo la perder su primera final desde los once metros, después de terminar el tiempo reglamentario y la prórroga con un empate a cero goles. A pesar de este duro palo, el DC United continuaba siendo un equipo dominador en los primeros años del soccer estadounidense y firmaba un inicio que quedaría recordado por muchos años. Tres títulos de cinco (teniendo en cuenta la CONCACAF Champions Cup) y la progresión que el equipo llevaba, dejó una impresión en la que el equipo todavía no había tocado techo.

1998, repercusión internacional

Con este cambio de temporada, el equipo también decidió realizar un gran número de variaciones en su plantel, renovando un gran número de jugadores. Una de las salidas más llamativas fue la del máximo goleador, Raúl Díaz Arce, que a causa del límite salarial y una supuesta disputa con Marco Etcheberry hicieron que el ‘salvadoreño’ tuviese que dejar el equipo para reforzar a New England Revolution. A este nombre se le unieron otros muchos como Kris Kelderman o Jesse Marsch, que firmaron por Miami Fusion y Chicago Fire respectivamente.

En cuanto a los fichajes, hubo dos jugadores que llegaron en 1998 y tuvieron una repercusión inmediata en la historia del equipo, sobre todo uno de ellos. Para la delantera firmaron al delantero Roy Lassiter que se hizo con el puesto desde el primer encuentro, comenzando la carrera de uno de los mejores delanteros en la historia de la MLS. El otro es un hombre de club, un miembro de la familia de DC United que desde que llegó al equipo en este año, ha estado ligado toda su vida al club. Ben Olsen firmó procedente de Virginia Cavaliers y primero como jugador y después como entrenador, ha pasado los últimos 23 años defendiendo la camiseta ‘Black & Red’.

Olsen ha pasado toda su vida deportiva en DC United (nbcsports.com)
Olsen ha pasado toda su vida deportiva en DC United (nbcsports.com)

El conjunto de la capital del país continuó con su dominio en esta nueva temporada y desde el inicio hasta el final, encabezó la clasificación en la Conferencia del Este. Fueron 24 victorias y ocho derrotas, en una campaña en donde tuvo un rival muy duro, que le discutió el control del Este durante toda la temporada, finalizando estos a dos puntos. A diferencia de la anterior campaña, DC United no consiguió en esta ocasión levantar la MLS Supporters´Shield, que se fue dirección California, donde Los Angeles Galaxy se convirtieron en el mejor equipo de la temporada regular. Sin embargo, el mérito de la temporada capitalina se dio en el momento más difícil para un equipo de MLS, el período veraniego.

Llegó la CONCACAF Champions Cup en el mes de agosto, un momento de la temporada en el que tuvo que combinar la competición internacional y local. Con el RFK Memorial Stadium y prácticamente en una semana, DC United tenía la oportunidad perfecta para hacer historia en su propia casa. En los Cuartos del Final, el conjunto estadounidense se enfrentó a los trinitenses del Joe Public FC a quienes derrotó gracias a una goleada por 8-0 en la que Lassiter fue el protagonista con cuatro tantos. En las semifinales se vio las caras ante un duro rival como Club León, quien no planteó un encuentro muy difícil para los estadounidenses, que consiguieron llevarse la victoria por un dos a cero en el que el delantero recién llegado, Lassiter, anotó ambos para llevarse la victoria.

Llegó la gran final en apenas siete días con dos partidos a sus espaldas y 180 minutos en los que el cansancio del conjunto ‘emelesero’ fue menor que el de su rival, ya que estos llegaron con una prórroga a sus espaldas. Deportivo Toluca se enfrentó al DC United en un partido donde los mexicanos llevaron la iniciativa y contaron con las mejores ocasiones, pero el cansancio arrastrado les pasó factura con el paso de los minutos. En los minutos previos al descanso, Eddie Pope rescató un balón suelto en el área tras la salida de un córner y anotó un gol que a la postre serviría para llevarse la victoria. En la segunda mitad, a pesar de ponerle más corazón que juego, los mexicanos no consiguieron darle la vuelta al marcador y eso permitió a DC United convertirse en el primer campeón continental de los Estados Unidos, agrandando aún más su palmarés.

DC United celebrando su únic título continental (@Gabhida)
DC United celebrando su únic título continental (@Gabhida)

Con el final de la temporada regular y antes de que comenzase a disputarse los PlayOff´s, la MLS reconoció oficializó los reconocimientos individuales de cada final de año en los que DC United volvió a estar presente en los mismos. Para ellos fueron los dos más importantes que se les entregan a los futbolistas, con el MLS MVP entregado a Marco Etcheberry, después de completar su mejore temporada con 10 goles y 19 asistencias, y el MLS Rookie del Año a Ben Olsen.

Tras ellos, comenzó la post temporada en la que enfrentándose a Miami Fusion en las semifinales de Conferencia. Tras ganar el primer partido de con un resultado muy ajustado, llegaron al segundo encuentro donde la eliminatoria se decidió desde los once metros tras acabar el tiempo reglamentario con empate en el marcador. En la final de conferencia tuvieron enfrente a Columbus Crew, lo que significó la repetición de la misma eliminatoria en la pasada temporada y una posible revancha para los ‘Black & Gold’. En esta ocasión la eliminatoria estuvo más disputada, ya que se tuvieron que disputar tres encuentros para dilucidar el ganador. En el primer encuentro el United se llevó la victoria por un cómodo marcador de 2-0, pero en el segundo sufrió un duro varapalo al caer por 2-4. Esto dejó un tercer partido en el que los capitalinos golearon por tres goles a su rival, consiguiendo así por tercera temporada consecutiva.

La gran final de la MLS Cup tuvo lugar en el Rose Bowl de Pasadena (California), donde cuatro años antes se había disputado la gran final de la FIFA Copa del Mundo. Pero en esta ocasión, DC United no llevó la iniciativa y vio como un equipo de reciente creación se convertía en el campeón de la MLS. Chicago Fire dio la sorpresa al clasificarse a los PlayOff’s y llegar a la final donde dos goles de Podbrożny y Gutiérrez el dieron la victoria a estos por 2-0, terminando así con una gran racha de títulos para los de Bruce Arena.

Aunque lo que parecía una temporada con sabor agridulce con la pérdida de los dos títulos locales, DC United, se recuperó con un nuevo título internacional, convirtiéndose en el último campeón del mismo. La Copa Interamericana se convirtió en el último título del año para el equipo de Washington, después de superar al conjunto brasileño del Vasco da Gama en dos partidos. Disputado desde 1969, este título lo disputaban el campeón de la CONCACAF y el campeón de la CONMEBOL, que tras la victoria de los norteamericanos, este dejó de disputarse. En el encuentro de ida el ‘Gigante da Colina’ se llevó la victoria por 1-0, pero en la vuelta fue cuando los estadounidenses le dieron la vuelta al marcador con un 2-0, gracias a goles de ‘Tony’ Sanneh y Eddie Pope.

Con este entorchado, finalizaba la tercera temporada del DC United con cinco títulos en sus vitrinas y un equipo que era prácticamente invencible. Ya pocas dudas quedaban de su dominio de este deporte durante los primeros años y que todavía quedaba mucho que ofrecer. Por delante, una historia por escribir y un año que terminaría por colocar a este club como uno de los mejores en la historia de la MLS.

1999, cambio de ciclo

Esta nueva temporada se planteó como un gran reto para el conjunto del DC United. El que hasta el momento había sido su entrenador, Bruce Arena, dejó el equipo para aceptar el reto de entrenar a la Selección Nacional de los Estados Unidos en su preparación para una nueva etapa tras la debacle de la Copa del Mundo celebrada unos meses antes. Para hacerse con las riendas del equipo, el elegido fue Thomas Rongen, quien hasta el año anterior había sido el técnico que dirigió al New England Revolution en sus primeros pasos en la competición. El reto al que se enfrentó el entrenador holandés era complicado, igualar los resultados conseguidos años antes, con un nuevo modelo de juego y una regeneración de plantilla en varias posiciones.

La temporada de 1999 inició de manera muy complicada

Pocos fueron los jugadores que abandonaron el equipo, pero los que lo hicieron dejaban un hueco difícil de ocupar dentro de la plantilla. John Harkes, santo y seña de la selección estadounidense y del equipo, quien fuese el primer jugador elegido por estos en el MLS Allocation Draft, dejó el club tras tres temporadas para aceptar una oferta para volver al fútbol europeo. Fueron más de 100 encuentros y todos ellos como capitán del equipo, fue la salida más dura del equipo, a la que acompañó la de los defensores ‘Tony’ Sanneh y Mario Gori, quienes fueron pilares del equipo en estos tres años. En el capítulo de incorporaciones, el futbolista que mayor impacto tuvo fue el defensor Chris Albright que llegó desde Virginia Cavaliers gracias al Draft, dentro de esa idea que tuvo el club de rejuvenecer la plantilla.

Como cabía esperar, el inicio no fue para nada sencillo para el nuevo equipo de Rongen. Los primeros partidos se pudieron ver a un equipo irregular que logró victorias como visitante, pero también cayó en otros como local, dejando clara una máxima en la competición estadounidense que se ha prolongado por el resto de los años, los inicios nunca son buenos. Pero el nivel de la plantilla y el trabajo que el equipo llevaba de anteriores temporadas permitió que poco a poco el rendimiento fuese mejorando y las victorias comenzasen a ser la tónica común de cara partido, permitiéndole escalar puestos en la clasificación general. Tal fue la remontada que en pocos partidos consiguió colocarse como el mejor equipo de la competición, puesto que no abandonó en todo lo que restaba de MLS. Eso hizo que dos temporadas después DC United se convirtiese en por segunda ocasión en el campeón de la MLS Supporters’ Shield.

Durante estos meses, el equipo también participó en otras competiciones como la U.S. Open Cup y la CONCACAF Champions Cup, pero desde el inicio de la temporada, se impuso el objetivo de lograr ser el mejor en la competición liguera y eso provocó que cayese eliminado en las primeras de cambio en ambos torneos. En la Copa estadounidense fue eliminado por un equipo de una liga menor como Charleston Battery (A-League) y en la competición internacional, cayó ante el conjunto mexicano del Nexaca por 1-3 en las semifinales.

Llegó el mes de octubre y con ello, el inicio de la fase de PlayOff´s, en la que por segunda vez de forma consecutiva, se vio las caras en las Semifinales de Conferencia a Miami Fusion. La eliminatoria fue muy similar a la disputada un año atrás, ya que en el primer encuentro los de Washington lograron una victoria por un cómodo marcador de 2-0, decidiéndose el pase a la siguiente ronda en el segundo partido que se decidió desde el punto de penal tras haber empatado a ceros goles en el tiempo reglamentario. En la Final de Conferencia, volvió a repetir eliminatoria por con Columbus Crew. Este enfrentamiento que ya se había convertido en un clásico, dio la primera victoria de la serie a DC United por un ajustado 2-1 que le dio la ventaja y le colocaba cerca del pase. Sin embargo, el segundo encuentro dio la sorpresa al terminar con una goleada por parte del conjunto de Ohio por 5-1, lo que dejaba la eliminatoria muy interesante para el tercer y definitivo partido. Pero los ‘Black & Red’ no se dejaron amedrentar y en el último encuentro dejaron claro la superioridad de su plantilla y le endosaron un doloroso 4-0 para decidir el pase a su cuarta final en cuatro años.

Como si de una película se tratase, cuatro años después de la primera final de la MLS Cup, los mismos equipos volvieron a verse las caras, DC United ante Los Angeles Galaxy, repitiendo además el mismo estadio, el Foxboro Stadium de Foxborough. En esta ocasión el partido fue muy sencillo para los capitalinos que en la primera mitad consiguieron anotar dos goles que dejaron el título visto para sentencia. El primero llegó de la mano de Jaime Moreno que aprovechándose de una serie de errores en el despeje de la defensa angelina, cazó una pelota en el área para mandarla al fondo de la portería y adelantar a su equipo. Los californianos insistieron sobre la portería de su rival, pero no conseguían encontrar la manera de acertar de cara a puerta. Cuando todo parecía abocado a decidirse en la segunda mitad, un terrorífico error del portero del Galaxy terminó por costarles un segundo gol. Kevin Hartman se confió al sacar un balón y con un pase más que dudoso en el bordeo del área dejó el balón en los pies de Ben Olsen y a portería vacía permitió que el centrocampista marcase a placer. La segunda mitad fue un quiero y no puedo por parte de los californianos, que continuaron estando muy poco acertados de cara a portería, mientras que su rival, muy cómodo en labores defensivas, gozó de alguna que otra ocasión para haber aumentado la distancia en el marcador.

Con el pitido final, DC United conseguía de la mano de Don Garber su tercera MLS Cup y escribía con letras de oro su nombre en los libros de historia de la MLS, con un periodo que se le conoció como la etapa dorada del DC United, o como otros lo llaman, la primera Dinastía del soccer norteamericano.

Tercera MLS Cup en cuatro años (dcunited.com)
Tercera MLS Cup en cuatro años (dcunited.com)

Desde que se anunció la llegada a la MLS de un equipo de Washington, nadie esperaba que en tan poco tiempo un club consiguiese ganar todos los títulos que el DC United levantó en apenas cuatro años. Ya no sólo es que fueran títulos ganados frente a equipos de un nivel similar o como ellos, que llevasen pocos años de competición; consiguió vencer a nivel internacional a equipos con décadas a sus espaldas, dando la sorpresa y demostrando que el reinicio de este deporte en los Estados Unidos debía ser algo tenido en cuenta por el planeta fútbol.

En total, el nombre de DC United apareció en los más alto de los pódiums en un total de ocho ocasiones a lo largo de cuatro temporadas. Eso dejaba una media de dos títulos por años, lo que demostró un gran trabajo por parte de todos los estamentos del club, desde el presidente hasta el último trabajador, pasando por entrenadores y jugadores que serán recordados durante muchos años, los cuales se encuentran en el Hall of Tradition del DC United. Desde Bruce Arena en el banquillo, pasando por jugadores como Raúl Díaz Arce, Jon Harkes, Jaime Moreno, Marco Etcheberry o Eddie Pope, son algunos de estos ejemplos que se convirtieron en pilares fundamentales para lograr este hito.

Tres MLS Cup (1996, 1997, 199), una U.S. Open Cup (1996), dos MLS Supporters’ Shield (1997, 1999), una CONCACAF Champions Cup (1998) y una Copa Interamericana (1998), fueron títulos que el equipo consiguió desde 1996 hasta 1999, a los que también habría que sumarles un gran número de reconocimientos individuales como MLS MVP, MLS Mejor Entrenador y un largo etcétera que hicieron de este equipo el mejor club de la MLS en sus primeros años.

VAVEL Logo