Bou se queda con hambre
de gol
@TSN_Sports

Victoria de New England Revolution ante un Montreal Impact que mostró durante los minutos que pudo su idea de juego, aunque se vio superado con un problema que lleva acarreando desde la llegada del entrenador, la debilidad defensiva. En la primera mitad los canadienses tuvieron un buen inicio, pero poco a poco fueron siendo superados por el juego de los rivales que acumuló un gran número de ocasiones en las que no estuvo acertado. En la segunda mitad, los canadienses volvieron a intentar tomar el control de la pelota, pero en la primera acción sobre su portería, su rival logró por primera vez acertar y anotar el que sería el gol de la victoria. A partir de ese momento

Montreal Impact muestra su potencial

Unos primeros bastante tranquilos entre dos equipos que no quisieron correr muchos riesgos durante estos minutos, jugando siempre en corto, tratando de aprovechar líneas de pase seguras y sin apenas arriesgar. Esto provocó que ambas áreas fueran percutidas muy poco, salvo algún desplazamiento en largo con el que trataban de aprovechar los espacios a la espalda de la defensa.

Este respeto tenido por ambos rivales durante los primeros minutos fue poco a poco quedando de lado, dibujando de una vez el planteamiento de cada entrenador para el partido. Mientras que los canadienses mostraron una idea clara de sacar el balón jugado desde la defensa, fuesen las circunstancias que fuesen y llegar con el control de la mismo a campo rival; estos últimos optaron un juego más directo, con transiciones rápidas para encontrar la espalda de la defensa.

Para ver la primera llegada de peligro hubo que esperar hasta el minuto 18 en un acercamiento de Carles Gil a la frontal con el que soltó un disparo que obligó al guardameta del Impact a estirarse para poder despejar el balón. Hasta ese momento, el jugador español había permanecido muy lejos del área y eso fue lo que provocó que su equipo apenas consiguiese generar alguna llegada sobre la portería rival.

Tras esta jugada el partido tomo claramente un sentido, New England Revolution se convirtió en el dueño y señor de la pelota, logrando encerrar a su rival en campo propio y generando constantes llegadas de peligro. Primero Caicedo y posteriormente Bou con sendos disparos cruzados se quedaron muy cerca de decantar el marcador a su favor, pero estos se marcharon fuera de la portería.

Al reanudar el partido después de la pausa para la hidratación en el minuto 30, Montreal Impact dio un paso hacia adelante ya que estaba siendo sometido a una intensa presión de su rival en salida de balón y eso les estaba obligando a jugar con muchos balones en largo. Este cambio posibilitó que en los siguientes minutos consiguiese llegar con el control de la pelota sobre el área rival, pero eso no se convirtió en ocasiones manifiestas de gol.

La última ocasión de la primera mitad llegó por parte de los ‘Revs’ en un contraataque donde cogieron adelantada a la defensa rival y en la que Bou consiguió controlar la pelota y viendo al guardameta adelantado buscó sorprenderle con una vaselina. El balón se marchó ligeramente por fuera de la portería, dejando el partido con empate a cero en el descanso.

Poco acierto de cara a gol

Con el inicio de la segunda parte, Montreal Impact no estuvo dispuesto a que lo ocurriese lo mismo que durante la primera mitad y desde que comenzase a rodar el balón se cargó con la iniciativa y mantuvo el control del juego, tratando de llegar con acciones elaboradas. Urruti tuvo en sus pies una de las pocas ocasiones que consiguieron generar en estos minutos, pero el guardameta visitante estuvo muy acertado para tapar todos los espacios he impedir el gol.

Después de estos buenos minutos por parte de los canadienses y en uno de los primeros acercamientos de los ‘Revs’ sobre portería, lograron sorprender con el primer gol del partido. Carles Gil apareció en el lateral del área para asistir a Bou que desde la frontal consiguió deshacerse de un marcador con un magnífico regate. Este movimiento le dejó en clara posición de disparo y sin pensárselo soltó un zurdazo que envió con potencia el balón al fondo de la portería.

Los canadienses vieron ligeramente modificado su planteamiento ya que buscar la portería rival seguía siendo un objetivo prioritario, aunque en este caso la recompensa sería primero, lograr un empate. Sin embargo, era su rival el que continuaba teniendo las mejores ocasiones, aprovechando la banda derecha en la que habían encontrado una superioridad que a la que sacar partido. Por ella llegó una nueva acción en la que, con un centro raso al segundo palo, Buksa no estuvo acertado para el remate, ya que de haber llegado un par de segundos antes, había sido un gol asegurado.

Pasados varios minutos y entrados en el ecuador de los segundos 45 minutos, los dos entrenadores pasaron a realizar los primeros cambios en donde el Impact mostró claramente sus cartas. Dio entrada a dos futbolistas muy rápidos y de banda como Ballou Tabla y Quioto con quienes buscaría aprovechar los espacios que se generasen en las bandas de su rival. Esta declaración de intenciones por parte de Henry para que su equipo buscase el contraataque en el arma principal para buscar el gol, error.

A causa de este planteamiento por parte de los canadienses, fueron estos los que dejaron muchos espacios a sus espaldas y esto fue aprovechado por su rival para acometer un par de llegadas más que cerca estuvieron de terminar por decantar el marcador. En ambas, Gustavo Bou fue el protagonista al desperdiciar con dos disparos cruzados las opciones de su equipo.

En los últimos minutos, New England Revolution prefirió guardar el resultado y para contrarrestar la idea de juego de su rival, retrasó su línea defensiva y juntó a sus jugadores en pocos metros para así tratar de impedir la velocidad de los jugadores de banda. Esto hizo que apenas se viesen llegadas en ninguna de las áreas y la victoria acabase del lado de los ‘Revs’, después de un encuentro muy completo.

VAVEL Logo