DC United se encomienda
a Higuain
@dcunited

Este torneo de MLS está decidiéndose en sus primeros partidos en los últimos minutos jugados. Cuando todo parecía perdido, DC United logró anotar dos goles en los minutos finales que castigaron el planteamiento rácano y conservador de Toronto FC durante la segunda parte. La primera mitad fue de claro protagonismo para el equipo canadiense que consiguió dejar el partido prácticamente sentenciado con un doblete de Ayo Akinola y un DC United que se quedó con un futbolista menos por doble amarilla a Moreno. La segunda parte inició con el equipo del capital totalmente rendido, esperando que los minutos pasasen y corriendo el mínimo riesgo. Fue en los minutos finales cuando cambiaron el sino del partido aprovechando las dos únicas ocasiones cuando anotar dos goles que les sirvieron para empatar un partido que tenían perdido.

Pozuelo asiste, Akinola anota

24 horas después se disputaba este encuentro tras conocerse que los dos supuestos positivos por COVID-19 que llevaron a suspenderlo ayer, eran negativos. Este comenzó con muy pocas llegadas sobre el área pero con una gran intensidad en el centro del campo que hacía muy complicado ver a ninguno de los rivales presentar superioridad el uno con el otro.

Poco a poco, Toronto FC fue haciéndose con el control de la pelota y eso generó que encerrase a su rival en campo propio. Sin demasiada brillantez en su juego, pero con las ideas muy claras, los canadienses avisaron con un par de disparos lejanos de Piatti antes de que en el minuto 12, Akinola adelantase a su equipo en el marcador. El delantero estadounidense recibió un pase de Pozuelo desde la frontal y tras una conducción en paralelo, realizó un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer el guardameta, colocando el gol de ventaja a los canadienses.

Los siguientes minutos continuó siendo un monólogo por parte de Toronto FC con el rival totalmente entregado y sin opciones de salir a la presión a la que estaba siendo sometido. A pesar de este dominio las acciones de peligro no volvieron hasta unos minutos después, y eso propició que por primera vez, DC United lograse tener la pelota y llegar a las inmediaciones del área canadiense.

Estos fueron sin lugar a duda los mejores minutos de los ‘capitalinos’. Con Flores dirigiendo el ataque, el equipo encontró mayor claridad, pero siguió acusando la falta de un delantero contundente. Ola Kamara dispuso en este tiempo de dos ocasiones manifiestas de gol, pero en ninguna de ellas fue capaz de acertar de cara a puerta y eso terminó por castigar a su equipo.

A falta de un minuto para que se cumpliese el tiempo reglamentario, la lucha y el coraje de Pozuelo permitió al mediapunta español recuperar una pelota que tenía ya perdida ante la pasividad de los defensas, y quedarse en un mano a mano con el portero. En lugar de definir, vio la incorporación de Akinola por el otro palo y por segunda vez en el partido para que el estadounidense anotase un doblete, el primero de su carrera como jugador de Toronto FC.

El tiempo de descuento el partido pudo cambiar para bien en favor de DC United, pero acabó complicándose. Primero fue Kamara el que conectó un cabezazo a bocajarro, pero una increíble mano salvadora de Westberg impidió el gol del empate. Pero unos minutos después el encuentro empeoró para los visitantes con la expulsión de Junior Moreno por una segunda amarilla (un tanto rigurosa) que significó dejar a su equipo con un jugador menos para toda la segunda mitad.

Vanney tira el partido

La segunda parte quedó totalmente definida después del planteamiento de DC United. Con dos goles en contra y un futbolista menos sobre el terreno de juego entregaron el balón a su rival, se encerraron en campo propio y esperaron. Ante un equipo como el canadiense, con futbolistas definitivos entre líneas como Pozuelo, los de Olsen no querían arriesgar de recibir más goles y se mantuvo con las líneas muy juntas. Este planteamiento buscó claramente un error de los locales y una recuperación para armar una contra que les permitiese recortar distancias en el marcador.

Sin embargo, los canadienses no estaban dispuestos a ello. Mantuvieron el control de la pelota, buscando siempre líneas de pase seguras y sin arriesgar lo más mínimo. Si encontraban un espacio entre la poblada defensa rival filtraban el balón para mantener una presión sobre la meta defendida por Hamid, pero si no lo lograban, volvían hacia atrás, y a volver a empezar.

Cerca de la hora de partido se pudo ver una leve respuesta por parte de DC United. El equipo de la capital del país aprovechó un par de acciones a la contra para sacudirse la presión de su rival y lograr adelantar sus líneas de presión, pero el mido a una contra o un error con el que recibiesen un tercer tanto hizo que rápidamente reculasen y volviesen a un planteamiento más defensivo.

En los minutos previos a la pausa por hidratación los entrenadores realizaron una serie de cambios, sorprendiendo el corte defensivo de los realizados por los canadienses. Pero fue tras la misma cuando sorprendió dando salida a DeLeon por Pozuelo, demostrando un planteamiento totalmente defensivo y dejando la responsabilidad del ataque Gallardo, quien había salido por Piatti. Esta declaración de intenciones no fue para nada entendida ya que se encontraba en total superioridad ante un rival entregado.

Este planteamiento no fue aprovechado por DC United que apenas introdujo jugadores de mayor trabajo y que les ofreciesen posibilidades para dar la vuelta al marcador. Alguna llegada aislada presionando la salida de balón, pero poco más. El cambio real se dio a falta de unos pocos minutos para el final del tiempo reglamentario cuando el entrenador de DC United dio entrada a un Federico Higuain que revolucionó al equipo en su debut.

A los cinco minutos de haber saltado al césped, el argentino recibió un balón al espacio y ante su objetivo, solo se interponía el guardameta. Como es sabido de su clase y elegancia, ante la salida de Westberg, Higuaín definió a la perfección con una vaselina que permitió a su equipo soñar con un gol más que les diese el primer punto del torneo.

En los minutos finales, con el equipo canadiense inexplicablemente rendido y sin motivación para querer fortalecer el resultado a su favor, permitió que en una acción a balón parado, DC United se encontrase con un regalo en forma de gol, que le permitió empatar el resultado. Brillant aprovechó la pasividad defensiva de los canadienses para elevarse por encima de sus marcadores y colocar el balón en el fondo de la red.

Pero esta locura de minutos finales estuvo cerca de caer del lado canadiense en una última acción en los minutos de descuento. Akinola remató de cabeza un balón que se acercó de manera inexorable a una de las escuadras, pero apareció volando Hamid para sacar una mano que permitió dejar un empate en el marcador que parecía imposible al principio de los segundos 45 minutos.

VAVEL Logo