Amaya sorprende a
Atlanta United
@fccincinnati

FC Cincinnati no realizó un buen partido, pero supo sacar provecho de una de las pocas oportunidades en las que consiguió disparar a puerta y anotar un auténtico golazo gracias a Amaya. La primera parte quedó determinada por la expulsión de un jugador de Atlanta que provocó un desajuste en el planteamiento de estos que consiguieron tener minutos de control, pero no lograron llevar peligro real sobre la portería rival. En la segunda mitad el desarrollo del partido cambió por completo con Cincinnati llevando la iniciativa y buscando la portería con mayor insistencia, lo que se tradujo en el gol de la victoria que logró Amaya. En el tiempo de descuento, Atlanta United vio nuevamente como se quedaba con un futbolista menos tras la roja directa mostrada a Williams.

Atlanta desaparece

Desde que comenzó el partido se vio a la perfección lo que serían los 90 minutos. Un Atlanta United con el control de la pelota y tratando de encontrar espacios en la defensa de su rival con mucha circulación de balón, mientras que estos tratarían de aparecer en un contraataque y poder dar la sorpresa.

El equipo de Frank de Boer fue fiel a su estilo durante los primeros minutos, pero le faltó profundidad en sus acciones. Ya fuese por el trabajo defensivo de su rival o por el planteamiento ofrecido sobre el terreno de juego, pero le fue muy difícil al equipo local encontrar espacios. ‘FCCincy’ había formado un entramado que requería mucho esfuerzo físico pero que hasta el momento le estaba funcionando. Ayudas permanentes para tener siempre un jugador en más en defensa y así dificultar el juego de su rival.

En una de las pocas salidas que su pudo ver de FC Cincinnati durante este inicio del partido, una acción cambiaría por completo el desarrollo del mismo. Con una amarilla arrastrada de unos minutos atrás, Mulraney vio una segunda amarilla tras llegar tarde a una pelota y por cómputo, vio la tarjeta roja con la que dejó a su equipo con un futbolista menos para más de una hora de partido.

Esta acción abrió un nuevo partido en el que Cincinnati empezó a tener mayor protagonismo con la pelota, incluso llegando a ser superior durante unos minutos a su rival, pero no fue capaz de tener éxito de cara a portería. La falta de un jugador determinante en el ataque fue algo de lo que llevaba acusando toda la temporada y en este encuentro continuó faltando.

Aunque de manera esporádica, Atlanta United demostró que con un jugador menos, seguía teniendo un equipo muy superior al de su rival y que con poco era capaz de poner en riesgo a la defensa de un rival que estaba empezando a confiarse. Este fue el problema que originó que en el tiempo de descuento concediesen un penalti a Atlanta y darles la posibilidad de llegar al descanso con la ventaja en el marcador.

Sin embargo, tras revisar la jugada previa a la infracción en el VAR, se vio como un futbolista de Atlanta United se encontraba en fuera de juego al recibir el balón unos segundos antes y eso provocó que el penal fuese anulado.

Gol y victoria

La segunda mitad inició con un claro control por parte de Cincinnati que ofreció un mayor control de la pelota, pero no consiguió imprimir profundidad en sus acciones. La única manera que encontró de llevar alguna acción de peligro sobre la portería defendida por Guzan fue por acciones a balón parado, que tampoco tuvieron la efectividad esperada por ellos.

A pesar de no encontrar el camino del gol, la superioridad de los visitantes era total, ya que, llegando al ecuador de la segunda mitad, la posesión de balón era de un 76% en su favor, faltándoles solo el acierto de cara a puerta.  Durante estos primeros minutos, ya fuese por contar con un futbolista menos o por no querer correr riesgos con el resultado, Atlanta United se mantuvo muy cerca de su propia área salvo alguna acción aislada, realizando un trabajo defensivo al que están muy poco acostumbrados.

Tuvieron que pasar varios minutos hasta que FC Cincinnati encontró el camino del gol en una acción donde su rival pecó de cansancio acumulado. Amaya recibió una pelota libre de marca en la frontal del área, y sin que ningún defensor le presionase, encaró la portería rival. Tras perfilarse sobre la pierna izquierda, colocó un disparo en la escuadra que dejó en nada la estirada de Guzan y puso a su equipo por delante en el marcador, llevando la sorpresa a esta jornada de Torneo #MLSisBack.

La reacción de Atlanta United fue instantánea. Los minutos siguientes fueron de un asedio del equipo de de Boer sobre la meta de su rival, tratando de cualquier manera generar peligro. No se veía una idea de juego, no se veía claridad en el ataque, solo era un acoso y derribo en el que se buscaba la manera más rápida de disparar a puerta.

Los minutos pasaban contra las intenciones de Atlanta United que no encontraban el gol del empate y vivía una situación aún peor. Con el equipo totalmente volcado al ataque para buscar el gol a la desesperada, una conducta violenta por parte de J.J. Williams dejó a su equipo con otro futbolista menos para los dos últimos minutos del partido, pero sobre todo, con más ausencias para el crucial partido de la tercera jornada.

Con el gol de Amaya en favor de Cincinnati, el equipo que en principio contaba como uno de los que tenía más papeletas para no clasificar a la siguiente ronda, consigue tres puntos que les hace depender de si mismo para lograr el pase.

VAVEL Logo