Un trámite sin mayor
historia
@PhilaUnion

El partido estuvo muy disputado con dos mitades claramente diferenciadas para cada equipo. Mientras que durante en la primera mitad fue Philadelphia Union el que tuvo mayor control de la pelota, pero muy pocas ocasiones, fue su rival el que llevó la iniciativa en la primera mitad. Fue en esta segunda parte cuando llegaron los goles en dos acciones prácticamente consecutivas, que a su vez fueron los acercamientos más peligrosos durante los 90 minutos, lo que dejó claro el gran trabajo defensivo en los dos equipos.

El Union propone, pero no llega

Desde que el colegiado señaló el inicio del partido, la intensidad que los dos equipos mostraron sobre el terreno de juego dejó patente el gran encuentro que se presenciaría. Esto significo un ritmo alto de juego con constantes llegadas en ambas porterías y generando llegadas de peligro, aunque muy pocas de estas se convirtieron en ocasiones manifiestas de gol. En este tiempo los locales los que consiguieron tener mayor presencia, aprovechando el buen estado de forma de Aaronson y explotando sus habilidades por la banda derecha.

Esta intensidad de los primeros minutos fue poco a poco desapareciendo y dando lugar a un estilo más tranquilo, con mayor circulación de balón en las transiciones y no tanta verticalidad. Y fue el Union el que se convirtió en el protagonista con la pelota, logrando encerrar en su propio campo propio, pero no siendo capaz de convertir este dominio en ocasiones manifiestas de gol.

Orlando City SC, viendo el desarrollo que estaba tomando le partido prefirió guardar su portería y mantener una solidez defensiva que mantuviese alejado a su rival de la portería. Salvo en contadas ocasiones, no logró salir con la pelota jugada de su propio campo, ya que, sabedores del peligro de su rival en ataque, prefirieron no arriesgar y no conceder espacios.

Philadelhia Union no encontraba por donde hacer daño a su rival. Era imposible encontrar una brecha en el entramado defensivo de los de Florida. Por ello, la pausa para la hidratación serviría para dar algunas instrucciones y ver como en esos últimos minutos se podría cambiar el sino del encuentro. Pero ocurrió todo lo contrario.

Con la reanudación llegó un nuevo giro en el desarrollo del partido que lo devolvió a lo vivido en los primeros minutos. Los locales regresaron a la acción y con alguna llegada volvió a poner contra las cuerdas a su rival, provocando nuevamente un partido de ida y vuelta. Sin embargo, ninguno de ellos quiso correr el riesgo en un momento tan importante como era el previo a un descanso y eso hizo que se llegase al final de los primeros 45 con cero goles en el marcador.

Llegan los goles

La segunda parte vio como Orlando City SC daba un paso adelante, no queriendo revivir lo ocurrido en la primera mitad en donde apenas gozaron de oportunidades. Desde el primer minuto se hicieron con el control de la pelota y trataron de llegar sobre la portería, pero pecaron de pocas ideas. La gran mayoría de sus ataques llegaron con balones centrados desde la banda y esas acciones eran muy fáciles de defender para la defensa del Union, que es una de las mejores en balones por alto.

No fue hasta pasada la hora de partido en el momento en el que los ‘Zolos’ comenzaron a tener una mayor presencia en el ataque, no sin antes recibir un aviso por parte de su rival que estuvo cerca de acabar en gol. Un saque de esquina que Antonio Carlos remató desde la esquina del área pequeña, con la mala suerte que el guardameta toco la pelota ligeramente y esta se estrelló en la madera.

En la siguiente jugada, el revulsivo de Philadelphia Union entró en acción y en uno de los primeros balones que tocó, adelantó a su equipo en el luminoso. Ilsinho, que había salido unos minutos antes, recibió la pelota en el lateral del área y sin pensárselo disparo a puerta, sorprendiendo al guardameta y no dejándole posibilidad de reacción. Este tanto para nada fue esperado ya que se dio en los peores minutos del Union y, aun así, no tendría apenas incidencia.

En el siguiente acercamiento sobre una de las porterías, Orlando fue el que consiguió devolver la igualdad al marcador. Una larga jugada en la que la defensa rival no consiguió despejar la pelota y tras un gran número de rechaces, la pelota llegó a Nani que colocó un centro al área pequeña. Por ahí apareció Pereyra para de cabeza, anotar el gol del empate.

Con 20 minutos por delante y con los dos equipos ya clasificados, estaba en juego quien sería el equipo que clasificaría en primera posición, que lo lograría el que se llevase la victoria. Esta circunstancia dejó un partido muy abierto en el que se volvió a ver un constante cambio en el control de la pelota y con ninguno de los equipos llevando la iniciativa.

Durante este tiempo se pudo ver muchas llegadas sobre las dos áreas, pero ninguna de ellas con el suficiente peligro para decantar el marcador de un lado o del otro y eso llevó a que finalizase el encuentro con un empate que dejaba como primero del grupo a Orlando City SC.

VAVEL Logo