Orlando City se
convierte en el ‘matadragones’
@OrlandoCitySC

El puesto en las semifinales de este torneo era un aliciente más que importante para un Orlando City SC que llegaba sin presión a una eliminatoria en la que se enfrentaba a uno de los mejores equipos de la competición. Ganar sería una gran sorpresa y perder no llevaría ningún problema, así que desde el primer minuto el equipo local buscó la victoria. Durante la primera mitad el juego de ambos equipos estuvo muy igualado, aunque las ocasiones siempre cayeron del lado de los ‘leones’. En la segunda parte se pudo ver a unos californianos mucho más incisivos, adelantándose en el marcador e incluso teniendo oportunidades de haber cerrado el partido. Pero la confianza le llevó a permitir el gol en el último minuto y caer desde los 11 metros.

Orlando planta cara

Orlando City SC salió al partido sin ningún tipo de complejos a pesar de enfrentarse a uno de los mejores equipos de la competición, sino el mejor. La nula presión por pasar de ronda hizo que desde el primer minuto el equipo saliese a divertirse y eso se hizo notar en su juego. Hasta prácticamente entrados en el ecuador de la primera mitad, el conjunto ‘púrpura’ se lanzó al ataque sorprendiendo a los angelinos que a pesar de ellos no tuvieron problemas defensivos para contenerlos. Esto también les dejó la posibilidad de aprovechar la velocidad de sus delanteros en las contras, aunque tampoco tuvieron la efectividad de otros partidos.

Fue cerca del minuto 20 cuando Los Angeles FC consiguió encontrar por primera vez un espacio en al defensa local, pero no encontró el gol que buscaba. Un centro de Palacios desde la banda izquierda que se paseó por la línea de gol y que ningún delantero fue capaz de llegar.

En los siguientes minutos se pudo ver a un Orlando City respondón y que no iba a dejar que su rival le dominase. Tuvo a los angelinos encerrados en su propia área durante algunos minutos con un constante bombardeo de balones al interior del área, pero ninguno de los delanteros se aprovechó de ellos para haber puesto distancia en el marcador. Quien si lo consiguió fue el equipo californiano que en uno de sus primeros disparos a puerta, colocó el primer gol para ellos. Pero tras revisarlo con el VAR, el colegiado vio la posición adelantada del jugador que dio la asistencia a Wright-Phillips y anuló la acción.

A partir de esta ocasión por parte de los californianos hasta el final de la primera mitad, el partido vio por primera vez un dominio por parte de estos. Aumentaron la intensidad de su juego tratando de llegar al descanso con un gol de ventaja y eso les permitió tener una mayor incidencia en el juego y sobre la portería de su rival. Sin embargo, su rival no estaba dispuesto a dejarse amedrentar por el potencial ofensivo y se mantuvo firme, rechazando todos los balones que llegaron sobre su área. Eso provocó que se llegas al tiempo de asueto con empate a cero goles y todo por decidir en la segunda mitad.

Hasta el final, todo puede pasar

La segunda mitad inició con bastante igualdad entre ambos equipos. El centro del campo fue el protagonista con constantes cambios en el control de la pelota sin ver un claro dominador. Esto hizo que los guardametas apenas tuviesen presencia en el partido, salvo para acompañar la salida de balón en un momento de presión rival.

Tuvieron que pasar algunos minutos hasta que por fin se vio mayor profundidad en las acciones de cada equipo, siendo Orlando City los primeros en tener la oportunidad de adelantarse en el marcador. En la primera acción de peligro, un jugador local fue derribado en el interior del área, lo que llevó al colegiado a señalar los once metros. Nani tomó la responsabilidad de haber puesto a su equipo por delante en el marcador, pero el disparo se marchó lejos de la portería.

En la siguiente acción de peligro sobre una de las porterías, fue Los Angeles FC quien logró encontrar el camino deseado del gol. Diego Rossi encontró un hueco en la defensa de su rival y llegó con el balón hasta la línea de fondo. Puso un pase raso al interior del área pequeña donde apareció Wright-Phillips para empujar la pelota al fondo de la red y poner así la primera ventaja para uno de los equipos. Este fue prácticamente el primer disparo a puerta de los angelinos, lo que demostró su potencial ofensivo.

Desde ese momento el partido tomó un camino, el de Orlando City SC. El equipo local se hizo con el control de la pelota y busco con intensidad la potería de su rival. Por delante, más de media hora de un partido muy difícil, ya que además de buscar el gol del empate, tenía que mantener una seriedad defensiva porque su rival a la contra podía generarle un problema y un segundo gol definitivo. Durante un tiempo posterior al gol consiguieron mantener este planteamiento, pero le duró muy pocos minutos.

A Los Angeles FC les había costado mucho abrir la lata y no estaba dispuestos a dejar que su rival le diese la vuelta al marcador. Aprovecharon la superioridad técnica de su equipo u tras recuperar el control de la pelota, llegaron las ocasiones de gol. Una tras otra, los californianos convirtieron cada llegada a puerta en una ocasión manifiesta de gol, pero solo la falta de puntería hizo que se ventaja en el marcador no creciese y su rival guardase la esperanza de dar la sorpresa.

Y esta llegó en el último minuto del tiempo reglamentario. Con Orlando City SC totalmente encerrado en campo rival y dominado por el juego del equipo californiano, consiguió recuperar una pelota con la que generó un contraataque que acabó en un saque de esquina. Nani puso la pelota en el segundo palo donde apareció Moutinho anticipándose a su marcador y de cabeza, remató a gol. Tras esta acción llegó unos minutos de extendido que apenas generó diferencias en el juego, provocando que la eliminatoria terminase con empate a goles y el pase tuviese que decidirse desde el punto de penal.  

Once metros decisivos

La eliminatoria llegó al punto fatídico. En la primera ronda los dos equipos acertaron, empezando por LAFC que con Ginella tomó la ventaja. Sin embargo, en el segundo lanzamiento de los californianos, Jordan Harvey lanzó al larguero, cometiendo así su segundo error de la noche (recordar que es el futbolista a quien Moutinho se le adelantó en el gol de Orlando). Desde ese lanzamiento ningún futbolista cometió un error, quedando la responsabilidad final para Nani. El futbolista portugués no defraudó y colocó a su equipo en las semifinales del MLSisBack, haciendo saltar una de las sorpresas más importante, sino la más.

VAVEL Logo