El banquillo revienta
el partido
@TimbersFC

A pesar de lo abultado que pudiese parecer el marcador, el partido estuvo muy igualado durante gran parte del juego, hasta la aparición de los cambios que terminaron por decantar el resultado en favor de los Timbers. En la primera mitad los neoyorkinos se mostraron muy superiores a su rival, teniendo las mejore ocasiones e incluso adelantándose en el marcador, pero no lograron tomar la distancia suficiente. Esto hizo que minutos antes del descanso, Portland Timbers consiguiese el gol del empate. La segunda mitad continuó con los visitantes leyendo las necesidades del partido a la perfección y con un par de cambios dieron la vuelta al marcador y dejaron a su rival muy tocado y sin posibilidades de revertir la situación.

NYCFC no marca la diferencia

Desde que le colegiado marcase el inicio de las hostilidades, los dos equipos se lanzaron al ataque, tratando de conseguir un gol con el que afrontar el partido con una mentalidad favorable. Fueron los neoyorkinos los que durante este período se mostraron más incisivos, con un mayor control de la pelota, pero en cuanto llegaban a las inmediaciones del área, no encontraban los espacios. Era como si se les cerrara la persiana y no fueran capaces de descubrir por donde hacer daño a su rival.

A diferencia de estos, los Timbers FC lo tuvieron claro desde el inicio. La mejor manera de sorprender a su rival era con rápidas acciones, transiciones veloces y contraataques que cogiesen adelantada a su defensa. En un par de ocasiones consiguieron presentarse en área rival con el control de la pelota, pero les faltó acompañamiento del resto del equipo para haber podido sumar más efectivos al ataque y así tener más opciones.

Conforme fueron pasando los minutos, New York City FC fue encontrándose más cómodo con la pelota y comenzó a encontrar mayor número de espacios por los que atacar a su rival. Lo que le costó más fue realizar un disparo bajo los tres palos, teniendo que recurrir a un disparo desde el centro del campo de Castellanos, viendo al guardameta adelantado. El delantero argentino recuperó una pelota en la mitad de la cancha y sin pensárselo disparó a puerta, pero el balón se marchó ligeramente por encima del larguero.

Cuando no fallaron fue en la siguiente acción. Mabiala derribó a Medina dentro del área cuando el futbolista paraguayo se encontraba muy escorado y sin opciones de crear peligro sobre la portería. El extremo fue el encargado de transformar la pena máxima con pierda izquierda, engañando por completo al guardameta.

Con este gol se abrió un partido totalmente diferente en el que Portland tuvo que dar un paso adelante y arriesgar más para poder llegar sobre la portería rival. Durante muchos minutos consiguió tener mayor presencia en el ataque, aunque no fue capaz de convertir su dominio en ocasiones manifiestas de gol. Esto fue algo aprovechado por los neoyorkinos para buscar un segundo gol a la contra, pero no consiguieron el objetivo.

Se llegó a los minutos finales del partido en los que Timbers logró aprovechar el primer disparo a puerta para balancear el marcador. A pesar de la poblada defensa neoyorkina, los visitantes encontraron un espacio por el que Blanco vio a Villafaña para que llegase a línea de fondo y colocase un centro. El pase del lateral fue rechazado por un defensor, pero llegó a los pies de Blanco que lo colocó al palo más alejado con una exquisita definición.

Tras algunos minutos en los que Timbers intentó aprovechar la dinámica positiva para dar la vuelta al marcador, el colegiado marcó el camino de los vestuarios con el empate en el luminoso.

El banquillo decide

La segunda mitad comenzó con Portland Timbers siendo el equipo que llevaba la iniciativa. Aprovechó la mala salida y la caraja con la que NYCFC apareció desde el túnel de vestuarios para buscar el gol en los primeros minutos. Cerca estuvo de conseguirlo en una acción en la que Ebobisse a portería vacía tardó en definir y eso fue aprovechado por Johnson para llegar y detener el disparo en la misma línea de gol.

En un planteamiento más ofensivo, Savarese realizó dos cambios que fueron los que ayudaron al equipo a tener mayor presencia en el ataque, y sobre todo, fueron los protagonistas del gol que dio la vuelta al marcador trascurrida la hora de partido. Niezgoda y Valeri salieron desde la banca y en una acción entre los dos, el delantero asistió al argentino en el interior del área para dejarle en clara posición de anotar. Valeri no falló y con un disparo al palo más cercano, superó al guardameta y logró el segundo tanto para su equipo.

Los neoyorkinos se encontraron en una posición muy difícil. Por debajo en el marcador y muchos minutos sin encontrar la portería de un rival que en defensa es de los mejores equipos de la competición. Sin embargo, en alguna ocasión encontraron espacios a la espalda de los defensores, pero no supieron aprovecharlos. Las rápidas correcciones de su rival y las ayudas permanentes provocaron que apenas realizasen un par de disparos que se marcharon muy lejos de la portería.

Cuando los neoyorkinos habían conseguido convertir el partido en un monólogo en su favor, Portland Timbers encontró un rescoldo por el que atacar y dar un golpe de efecto sobre el resultado. Otro futbolista que salió desde el banquillo como Andy Polo fue el protagonista de la jugada en una acción al contraataque en la que recibió la pelota en las inmediaciones del área. Realizando una diagonal sobre la portería de su rival fue perfilándose hasta encontrar un disparo donde colocó la pelota en la escuadra, lejos del alcance del portero. Tercer gol y un durísimo golpe para las aspiraciones neoyorkinas.

Los ‘citizens’ no cejaron en su empeño y continuaron buscando un gol que en esta ocasión les acercase en el marcador. Un gol que, aunque fuera mínima, le diese la oportunidad de volver a meterse en la eliminatoria. Durante muchos minutos los neoyorkinos lo intentaron, pero no fueron capaces de superar la última línea de presión y eso los llevó a caer eliminados y quedarse fuera de la pelea por el Torneo #MLSisBack.

VAVEL Logo