Timbers pone la directa
a la final
@TimbersFC

Un puesto en la final estaba en juego. Dos de los equipos que mejor torneo habían realizado se enfrentaban en un partido intenso desde un primer minuto en el que Portland Timbers supo jugar sus cartas y a la contra sorprender en varias ocasiones. En una de ellas consiguió adelantarse en el marcador gracias a Ebobisse, lo que dio paso a un dominio total de su rival, que en los últimos gozó de una oportunidad para haber empatado desde los 11 metros, pero la desaprovechó. En la segunda parte continuó el mismo desarrollo, con un Union dominador y los Timbers buscando el contraataque. Ambos equipos anotaron en acciones a balón parado, resultado con el que acabó el encuentro, aunque pudieron ser más goles en los últimos minutos.

Timbers sabe a lo que juega

Portland Timbers fue el equipo que desde el primer minuto dejó claras sus intenciones. La llegada a la final estaba en juego y no iba a dejar que su rival les arrancase ese sueño. Por ello, iniciaron el partido con un juego muy intenso, imprimiéndole una gran velocidad y sobre todo, generando constantes llegadas de peligro. Ya fuese por la presión alta que le permitieron recuperaciones cerca de la portería o por las dudas defensivas de su rival, consiguieron generar bastantes acercamientos, en donde el más peligroso fue un disparo de Blanco desde la frontal ante el que Blake tuvo que estirarse para sacarlo fuera.

A los pocos minutos de esta clara ocasión, los Timbers encontraron aquello que tanto buscaron, el gol. A la salida de un saque de esquina, el grueso de los rematadores realizó un movimiento de arrastre al segundo palo que dejó el segundo palo y el punto de penal libre. Jeremy Ebobisse apareció en penalti anticipándose a su marcador y de cabeza mandó la pelota al fondo de la portería, poniendo a su equipo por delante en el marcador.

Esa acción despertó a un Philadelphia Union que hasta el momento no había conseguido ni tan siquiera mantener el control de la pelota en campo rival. La presión a la que fue sometido en ese momento fue muy importante y eso impidió tener la posibilidad de sacar el balón jugado con comodidad. Poco a poco logró tener mayor presencia sobre la portería rival, aunque el planteamiento defensivo de su rival impidió que lograsen llegar con peligro.

Con la llegada de la pausa para la hidratación, los de Curtin tomaron este descanso como paréntesis en el que tocar algunos conceptos del juego y en los últimos 15 minutos buscar el gol de empate. En este tiempo apretaron a su rival, pero no fueron capaces de realizar un disparo de peligro bajo los tres palos.

Pero Portland Timbers no se dejó amedrentar en estos últimos compases de la primera mitad, y con su rival presionándole, consiguió crear un par de ocasiones al contraataque, aprovechándose de los espacios a la espalda de los defensores, pero no lograron obtener la efectividad del inicio. Sin embargo, la mejor ocasión de los últimos minutos llegó de la mano del Union en la última acción de la primera mitad. Sergio Santos tuvo en sus pies llevar el empate al marcador desde los once metros, pero su disparo se marchó por encima del larguero, avanzando al descanso con la victoria parcial de los Timbers.

Philadelphia tarda en reaccionar

La segunda mitad comenzó con el mismo planteamiento a como acabase la anterior. Philadelphia Union conservaba el control de la pelota, buscaba espacios con una constante circulación, pero seguía acusando el mismo problema. La falta de profundidad en sus acciones se mantuvo gracias al trabajo defensivo de su rival que no concedió ni un solo disparo sobre su portería. Esta circunstancia desesperó a un equipo que fue poco a poco cometiendo mayores errores y eso derivó en pérdidas de balón que les pudieron causar más de un problema.

Durante período inicial, los Timbers consiguieron aprovechar la verticalidad de sus jugadores de ataque para conseguir llegar con peligro a las inmediaciones del área rival, metiendo el miedo en el cuerpo a estos. A pesar de que el Union tenía un mayor control de la pelota, impresión era mayor hacia un gol de Portland en una contra.

Tras unos minutos en los que el partido disminuyó en el ritmo de juego por parte de ambos equipos, un despiste de la defensa local, nuevamente a balón parado permitió a los Timbers coger aún más ventaja en el marcador. Un saque de esquina mal defendido en el que Zuparic prolongó la pelota desde el punto de penal al segundo palo en donde apareció Blanco libre de marca. Con un preciso remate de cabeza colocó le segundo gol para su equipo y el pase al final casi definido.

Este segundo tanto dejó durante los siguientes minutos muy tocado al Philadelphia Union que no fue capaz de responder al duro palo sufrido. Si durante los minutos disputados hasta el momento le costó encontrar la portería rival, con dos goles de diferencia y un equipo tan trabajado como el de Portland, le sería muy difícil recortar distancias en el luminoso. Tanto fue así que su primer disparo bajo los tres palos llegó cerca de los últimos diez minutos por parte de Pryzbilko, que obligó a actuar a Clark por primera ocasión.

La respuesta de Timbers no se hizo esperar y apenas unos minutos después de la ocasión rival, un contraataque por parte del conjunto visitante se quedó cerca de haberse convertido en el tercer gol. Valeri dirigió una contra en la que se quedó solo ante el portero, pero en lugar de finalizar decidió asistir a un compañero que entraba por el carril central. Antes de que la pelota llegase, un defensor del Union consiguió cortar la pelota y desbaratar la ocasión.

En el rush final, Philadelphia encontró aquello que tanto había buscado, el gol. Un libre directo ejecutado Monteiro a la escuadra pero que le guardameta de Timbers consiguió rechazar. Sin embargo, la pelota quedó suelta en el interior del área donde apareció Wooten para empujarla al fondo de la portería con el guardameta totalmente vencido. Pero la remontada estuvo muy cerca de producirse unos minutos después cuando Pryzbilko recibió una pelota en el interior del área y anotó, antes de que el colegiado anulase la acción tras revisarla con el VAR por fuera de juego.

A partir de ese momento el partido se volvió loco y todo pudo ocurrir. Las ocasiones llegaban de uno y otro lado, dando oportunidades a cada equipo de anotar. Quien cometiese un error terminaría por pagar caro su despiste. Sin embargo, a pesar de intentarlo, ninguno de los equipos fue capaz de anotar y eso hizo que Portland Timbers lograse el pase a la final de #MLSisBack.

VAVEL Logo