Seattle se lleva el
duelo de campeones
@SoundersFC

Reedición de la Cascadia Cup entre los dos equipos que han ganado los últimos títulos disputados en MLS. Durante los primeros 45 minutos, el encuentro estuvo muy igualado sin que ninguno de los equipos consiguiese mostrar superioridad sobre su rival, y eso llevó a que se llegase al descanso con empate a cero. La segunda parte continuó bajo el mismo planteamiento hasta los minutos finales en los que Seattle Sounders encontró por primera vez un espacio en la defensa rival que aprovechó para adelantarse en el marcador. Este gol hizo venirse abajo al equipo rival y así que como terminaron cayendo los otros dos goles más.

Mucho respeto, pocas ocasiones

Intenso encuentro desde los primeros minutos en el que ninguno de los rivales se dejó nada. Ambos se lanzaron al ataque tratando de ser los primeros en adelantarse en el marcador, consiguiéndolo los locales. Portland Timbers aprovechó un balón suelto en la frontal del área tras un saque de falta lateral en el que Duvall con un fuerte disparo, anotó un golazo por la escuadra. Sin embargo, el colegiado anuló la acción después de que el rechace saliese de un futbolista local en fuera de juego.

Tras esta ocasión inicial, Seattle Sounders tomó las riendas del partido y con un ritmo constante de juego, pero sin demasiada profundidad, consiguió mantener a su rival lejos del área durante los siguientes minutos. Gracias al buen planteamiento defensivo de los locales, Seattle no fue capaz de encontrar un espacio que atacar. Por el contrario, en alguna ocasión aislada, los Timbers llegaron a las inmediaciones del área, pero apenas consiguieron generar disparos.

Superado el ecuador de la primera parte, el juego de los Seattle Sounders fue siendo cada vez superior. Eso se tradujo en un mayor número de acercamientos a portería, pero no se convirtieron en ocasiones de gol. Ante este dominio, el partido que se planteó para Timbers fue el más cómodo que podía y lo mejor para su juego. En cuanto recuperaban la pelota, imprimían velocidad a sus acciones consiguiendo presentarse en campo rival en pocos toques y generando ocasiones.

Con la primera mitad entrando en sus minutos finales se pudo ver un ligero incremento en la intensidad del juego ofensivo en ambos rivales, lo que convirtió el partido en un correcalles en el que cualquier cosa pudo pasar. Pero finalmente ninguno de ellos consiguió declinar el marcador en su favor y al descanso se llegó con el empate a cero.

Hasta que dure la gasolina

La segunda mitad empezó muy bien por parte de los dos equipos. Ambos presionaron a su rival en campo propio, buscaron el gol incesantemente. Portland Timbers fueron los primeros en avisar tras una jugada por banda izquierda en la que el balón llevó a Ebobisse que con un inapelable testarazo mandó la pelota muy cerca de la escuadra.

Seattle Sounders no se amilanó ante esta salida de su rival y mantuvo la presión sobre la portería rival, aunque continuó sin encontrar portería. Parecía que el marcador se quedaría inamovible, que ninguno de los equipos conseguiría decantar el resultado hacía u otro lado. La única ocasión clara se vio superada la hora de partido cuando Ruidíaz recibió un pase dentro del área pequeña, y con todo de cara para marcar, mandó la pelota fuera de la portería.

Este desarrollo tan plano provocó que los entrenadores comenzasen a hacer una serie de cambios con un planteamiento diferencial. Mientras que Portland Timbers sumó mayor número de jugadores de ataque con la entrada de Niezgoda y Mora, mientras que Sounders sumó a un efectivo en la delantera como Bruin, pero también sumó a futbolistas defensivos como Tolo y Bwana.

A pesar de ello, Seattle continuó apretando la portería de su rival y a los pocos minutos apareció Ruidíaz en una acción similar a la anterior, pero en esta ocasión si acertó. Un centro desde la banda de Jones en el que el delantero peruano se anticipó a su marcador y con el exterior mandó la pelota a la escuadra. Portland Timbers respondió al momento y durante los siguientes minutos asedió la meta de su rival, pero no fueron capaces de asegurar el gol.

Con el encuentro entrado en su fase final, apareció nuevamente Seattle por las inmediaciones del área ara anotar su segundo gol. Fue con un balón en largo con el que la defensa de Timbers erró en el despeje y eso dejó la pelota sola para Ruidíaz y en el mano a mano con el portero, el delantero no perdonó y con una vaselina colocó el segundo tanto en el marcador.

Pero sin tiempo de respuesta, en prácticamente la siguiente acción sobre la portería de los locales, los Sounders lograron anotar un tercer gol que les certificó la victoria. Una nueva jugada por banda izquierda en la que la pelota llegó a Ruidíaz, pero este asistió a Leerdam que apareció desde segunda línea para marcar.

El resto de los minutos, Portland Timbers trató de guardar la compostura y caer con dignidad. Buscar el gol del honor para dibujar el resultado. Pero eso no llegó y terminó cayendo ante su máximo rival en la reedición de este enfrentamiento por Cascadia Cup.

VAVEL Logo