Orlando City se lleva un
partido engañoso
@OrlandoCitySC

A pesar de lo abultado del resultado, el partido estuvo muy igualado y ambos equipos tuvieron sus minutos de buen juego y ocasiones, pero si no aciertas de cara a gol, ocurren estas cosas. Orlando City SC consiguió adelantarse en el marcador con dos goles en pocos minutos, provocando que su rival diese un paso adelante y lograse tener minutos de buen juego y claras ocasiones de gol, aunque no estuvieron acertados. En la segunda parte, los visitantes salieron con la intención de igualar el resultado, pero solo se quedaron en un gol con el que recortaron distancias. El paso de los minutos y la falta de acierto provocó un bajón en su rendimiento y eso permitió a los locales anotar dos goles más con los que cerraron el partido.

Orlando pone los goles y Chicago el juego

Intensos primeros minutos de un partido en el que los dos equipos se lanzaron al ataque, queriendo dar la sorpresa al ser el primero en adelantarse en el marcador. Los visitantes fueron los primeros en avisar antes de cumplir los primeros cinco minutos en una ocasión en la que Aliseda controló la pelota en el interior del área, pero su disparo se estrelló en le larguero después de que un defensor lo desviase.

Los que no perdonaron fueron los locales a los pocos minutos. Una acción combinativa del equipo permitió a Mueller controlar la pelota en la esquina del área gran y encarar portería. El delantero estadounidense se deshizo de un defensor y en el mano a mano con el guardameta consiguió superarle gracias a un rival que desvió la pelota y confundirlo. Este tanto era muy importante ya que los dos equipos estaban muy activos en el ataque, y coger ventaja significó un paso adelante para los tres puntos.

Chicago Fire no perdió la cara a partido. Durante los siguientes minutos dio una gran imagen con un juego muy elaborado de constante circulación de la pelota y sobre todo grandes ocasiones. Aliseda volvió a tener en sus pies el anotar para su equipo, pero el extremo argentino pareció estar gafado.

Ante este dominio del equipo visitante, Orlando City aprovechó para hacer lo que mejor sabía, recuperar la pelota y correr. Fue así como cerca del ecuador de la primera mitad, las tornas se cambiaron con lo ocurrido en el primer gol. En esta ocasión fue Mueller el que recibió la pelota en el lateral del área y asistió a Nani en el punto de penal para que el portugués anotase con un inapelable cabezazo.

A pesar de estos dos goles en contra, el Fire FC no perdió la cara al partido y continuó insistiendo sobre la portería de su rival, tratando de dar la vuelta al marcador. En los siguientes minutos llegaron incluso a tener dos oportunidades muy claras, pero ambas fueron marradas. En la primera de ellas Calvo consiguió anotar de cabeza tras un saque de falta lateral, pero el colegiado anuló el tanto por un fuera de juego posicional del un compañero de equipo. A los pocos minutos, el destino volvió a conceder una oportunidad a los visitantes con un penalti que, tras una discusión entre Beric y Medrán por lanzarlo, el mediocentro español vio como su disparo fue atajado por el portero.

Tras esta doble ocasión, Orlando City SC dio un paso adelante. Estaba siendo dominado por su rival y no quería perder la ventaja en el marcador. Eso provocó que en los siguientes minutos el equipo local gozase de muy buenas ocasiones para haber aumentado la distancia en el luminoso y llegar al descanso con una cómoda ventaja. Sin embargo, la puntería en esta ocasión no estuvo de su lado y el encuentro llegó al final de los 45 minutos con los dos goles en favor de estos.

Chicago Fire se borra

La segunda mitad comenzó de cara para el conjunto visitante. En la primera llegada sobre el área, Mueller derribó a un futbolista del Fire cuando este se disponía a encarar al portero, obligando al colegiado a señalar la pena máxima. En esta ocasión, Robert Beric fue el encargado en transformar el gol y recortar distancias en el marcador.

A pesar de este inicio, Orlando City SC salió con las ideas muy claras, mantener el control de la pelota y marcar el ritmo del partido para no dejar que su rival llegase con peligro sobre su portería. Sin embargo, pocos minutos aguantó este planteamiento de ya que muy pronto Chicago Fire comenzó a asediar la portería de los locales.

Durante la primera mitad, los de Wicky vieron que con muy poco fueron capaces de llegar a generar mucho peligro a su rival y con insistencia y un juego intenso, lograron durante los siguientes minutos poner en serios problemas a su rival. En varias acciones, el equipo del Fire estuvo cerca de haber empatado el resultado, incluso haberle dado la vuelta, pero no estuvieron acertados de cara a gol.

Conforme se llegó al ecuador de la segunda mitad, el desarrollo del partido cambió en favor de los visitantes. El mantenerse con un gol por debajo en el marcador hizo que tomasen el control de la pelota y tratasen de llevar la iniciativa ante un equipo bien plantado en su propio campo y que apenas concedió espacios. Esta seguridad defensiva de los locales hizo que el Fire fuese poco a poco desesperándose y cometiendo errores que el conjunto púrpura supo aprovechar.

Con el partido entrando en el rush final, y después de que los entrenadores realizasen una serie de sustituciones para intentar cambiar lo que se estaba viendo sobre el terreno de juego, Orlando City SC aprovechó la primera llegada en mucho tiempo para volver a aumentar la distancia en el marcador. Fue con una acción a balón parado en la que los visitantes con consiguieron realizar un despeje en condiciones, la pelota llegó a Junior Urso que tras varios rechaces, anotó el tercer gol.

Este gol terminó por derrumbar las esperanzas del Chicago Fire que, desde ese momento se convirtió en un juguete roto en manos de un rival que hacía y deshacía según su parecer. El partido se trasladó por completo al área de los visitantes con constantes ocasiones de gol hasta que en el tiempo de descuento, llegó la puntilla.

Benji Michel, que había entrado desde la banca, volvió a demostrar el buen estado de forma en el que se encuentra, y tras recibir una pelota en la esquina del área grande, se perfiló sobre la portería y con un potente disparo sorprendió con el cuarto gol.

Esta fue la puntilla para una dura derrota del Chicago Fire FC que mereció más en un partido en el que desarrolló un muy buen juego pero al que le falló la puntería en los metros finales.

VAVEL Logo