Carles Gil manda a los
Revs a la final
@NERevolution

New England Revolution consiguió el pase a la final de la conferencia del Este al vencer sin problemas a un Orlando City SC que no supo manejar bien la ansiedad y las malas decisiones los llevó a caer eliminados. La primera mitad fue un constante intercambio de golpes en donde los visitantes encontraron la manera más sencilla de generar peligro sobre la portería de Orlando, lo que los llevó a conseguir dos goles que les dio una amplia ventaja. Aún así, los locales consiguieron recortar distancias en el marcador para afrontar una segunda parte con expectativas de victoria. Pero los segundos 45 minutos fueron de todo menos fáciles para el equipo local a los que las malas decisiones les hizo quedarse con un futbolista menos y recibir un tercer gol definitivo.

New England ejecutó el plan inicial

Orlando City SC salió con claras intenciones se llevar el control de la pelota, pero tuvo muy difícil llegar con el control de la misma a las inmediaciones del área rival. La presión que los visitantes ejercieron en zona de creación impidió una salida limpia de la pelota y eso provocaba que los locales no les diesen profundidad a sus acciones. Ante este planteamiento inicial, los ‘Revs’ tardaron varios minutos en adquirir protagonismo con la pelota, eso sí, en el momento que lo lograron, dieron un vuelco al partido.

En una de las primeras incorporaciones de Buchanan por banda derecha, el futbolista canadiense fue derribado en el interior del área, dando pie al colegiado a señalar los once metros. Carles Gil fue el encargado de transformar la pena máxima y poner por delante en el marcador al conjunto visitante.

Los locales no dieron un paso atrás a pesar del gol y mantuvieron la iniciativa, llegando en esta ocasión a pisar el área rival, eso sí, sin conseguir generar ocasiones de gol. Solo fueron capaces de tener un par de disparos sencillos de detener para el portero, pero las solas llegadas ya complicaban el transcurso del partido a su rival. Pero una vez más, con todo el equipo local volcado al ataque, una recuperación de su rival terminó con un gol que dejaba muy tocado a los de Florida. Buchanan recuperó una pelota en su propio campo y lanzó un ataque que, tras pasar por Gil, el mismo terminaría con una asistencia a Bou para que la ‘Pantera’ subiese el segundo gol al marcador.

El conjunto local dio un paso adelante y sin dejar apenas pasar tiempo, Nani tomó los mandos de su equipo y, en la segunda ocasión que consiguió realizar un cambio de orientación, ayudó a encontrar el gol. Fue una acción en la que la defensa visitante no consiguió despejar con contundencia la pelota y esta llegó a Urso que, con un potente disparo recortó distancia.

A partir de este momento inició un partido nuevo en el que la intensidad del juego entre ambos equipos disminuyó de tal manera que las ocasiones de gol quedaron de lado y el juego estuvo en constante cambio en el centro del campo de un equipo a otro. Salvo un par de disparos lejanos por parte de cada equipo, el resultado no se movió hasta el descanso, dejando a los visitantes con una victoria parcial.

Orlando desaparece

Los primeros minutos de la segunda mitad se jugaron a lo que New England Revolution quiso. Por delante en el marcador, el conjunto visitante consiguió ralentizar el juego de su rival, controlando muy bien el bloque defensivo e impidiendo que llegasen sobre su portería. Esto fue desesperando a Orlando que fue poco a poco cometiendo errores de bulto en transiciones, controles o incluso pases que parecían sencillos.

Con el paso de los minutos, Orlando City fue poco a poco tomando protagonismo con la pelota y teniendo mejores llegadas sobre la meta de su rival. Sin embargo, continuaban siendo incapaces de generar una ocasión de peligro. Con el paso de los minutos los nervios en los locales comenzaron a aparecer y una jugada sin peligro aparente terminó por dejar a los locales con un jugador menos. Pereyra intentó recuperar una pelota que estaba en posesión de un rival y terminó haciendo una entrada con los tacos por delante que terminó viendo la tarjeta roja.

30 minutos con un futbolista menos y por detrás en el marcador era una situación muy complicada para Orlando City SC si quería superar la eliminatoria. Pero tuvieron la oportunidad de haber igualado el marcador cuando Dike fue derribado en el interior del área, llevando al colegiado al señalar la pena máxima. Nani, el capitán, fue el encargado de buscar ese empate, pero el portero visitante consiguió rechazarlo. Las cosas se pusieron muy difíciles para los locales.

Este error terminó por dejar muy tocado a los locales y a su rival muy cómodos, aguantando las embestidas de su rival y buscando generar algún contraataque que les permitiese obtener un tercer gol definitivo. Pero por más que lo intentaron, los nervios les jugaron malas pasadas y todas sus acciones terminaban desbaratadas por la defensa. En este tiempo los entrenadores realizaron varios cambios en busca de sus objetivos y afrontar la parte final del partido de una manera diferente.

Con el tiempo cumplido, en un contraataque de New England Revolution, la figura de la eliminatoria, Carles Gil, consiguió mejorar aún más si cabe su actuación, dando una asistencia a Bou para que el argentino consiguiese anotar un gol con una excelente definición por debajo de las piernas del portero y así, dar el pase a la final de la conferencia del Este a su equipo.

VAVEL Logo