Reparto de puntos en el Allianz Arena entre Bayern y Leipzig (3-3)
Saludo entre Poulsen y Müller al final del encuentro (@fcbayern)

El Bayern, clasificado para octavos y el primer lugar del grupo en el bolsillo, empató a 1 en Madrid y se permitieron dar descanso a jugadores importantes como Lewandowski o Neuer para enfrentarse al Leipzig en jornada liguera. 

Por otra parte, el conjunto de Nagelsmann jugó con todo la artillería ante el equipo turco. Angeliño guió al equipo de una manera excelente y con un Dani Olmo que empieza a mostrar mejoría con el paso del tiempo. 

  • Retorno de Lewandowski y Dani Olmo al banquillo.       

Hans Flick hizo volver a la titularidad a su artillero Lewandowski, al igual que a su portero Manuel Neuer. Ninguna novedad en defensa, Pavard y Alaba en los laterales, mientras que Boateng y Süle estarían en el eje de la zaga. Doble pivote para el español Javi Martinez y Goretzka, enlazando el ataque con Müller. Coman y Leroy Sané se ocuparían de desbordar en bandas y con el mencionado Lewandowski en punta de lanza. Los bávaros sufrían la baja de última hora de Lucas Hernandez añadida a las de Kimmich y Tolisso. 

El entrenador alemán del Leipzig salía con sorpresas al asalto del Allianz Arena, sin novedades en defensa que ocuparon los franceses Upamecano y Konate con Mukiele y Angeliño en los laterales. En posiciones atacantes se ocuparían Forsberg junto a Nkunku y Kluivert, dejando a Olmo y Poulsen en el banco a la espera de la segunda parte. Haidara, Sabitzer y el americano Adams estarían en la sala de máquinas de los lipsienses. Nagelsmann no podría contar con Kampl, Henrichs, Klostermann ni Laimer para el choque en Múnich. 

  • Mandaba el Leipzig y así se confirmó.

El partido inició con dominio del conjunto de Leipzig, su buen arranque le daba ocasiones de gol y dejaba al Bayern en segundo plano. En una de sus primeras jugadas, tras un córner, Sabitzer enviaba al palo un trallazo desde fuera del área. Los de Nagelsmann presionaban arriba y recuperaban balones largos que lanzaba la zaga muniquesa. Se encontraba el partido en minutos de incertidumbre, sin muchas ocasiones pero con mucha intensidad y ritmo de balón. El primero en intentarlo por parte del Bayern fue Coman, tras un recorte ante Mukiele que salió desviado. Pero, el Leipzig también tenía las suyas saliendo a la contra, tenía las ideas claras, se acercaba el gol pero el marcador seguía intacto. Adams y Nkunku estaban acertados, recuperando balones, zafando a la zaga del Bayern y dando dinamismo al juego. Y, tras una recuperación en su propia área, Forsberg fue el faro que iluminó al Leipzig y dio un espectacular pase para que Nkunku rebasara a Neuer y anotara el 0-1. Se confirmaba el dominio del equipo dirigido por Nagelsmann. 

  • Final de primera parte de locura y tablas en el marcador. 

El Leipzig se notaba cómodo en el terreno, estaba suelto en ataque y detectando las debilidades del rival, y el marcador a su favor. Pero ya se sabe cómo se las gasta el Bayern y así lo hizo, en el minuto 30 anotaba Musiala, recién incorporado por molestias de Javi Martínez, con un chut potente desde la frontal donde no llegó Gulácsi (1-1). 

El Bayern no paró de carburar, dominaba el partido y tan solo 3 minutos después del primer tanto, conseguía darle la vuelta al marcador con un golazo definido a la perfección por Müller tras asistencia fantástica de Coman (2-1). Pero, el partido no defraudaba, el Leipzig no se vino abajo y dos minutos mas tarde el hijo del mítico jugador Patrick Kluivert, Justin, hacía buena una asistencia de Haidara con la cabeza para cruzarle el balón a Neuer (2-2). Así se llegó al descanso, con un empate y un partido trepidante. 

  • Otro buen inicio del Leipzig que le hacía soñar. 

Al igual que en el primer tiempo, el Leipzig salió a morder, a ganar el partido y así lo hizo, porque anotaba su tercer gol de la tarde mediante un excelso Forsberg, que remataba absolutamente solo un centro de Angeliño, que detectó perfectamente a su compañero en el segundo palo en un de sus primeras carreras al ataque (2-3). Recuperaba el mando del partido los de Leipzig. Se mantuvo agresivo, sin dar ocasiones al rival, en bloque en defensa y aprovechando sus opciones en ataque. Un impecable Upamecano y Mukiele, amonestado, hacían que el Bayern no se notase cómodo en el campo y desplegaran sus peores minutos del partido. El balón no tenía control ni dueño. Empezaron las rotaciones en los banquillos y Forseberg le daba entrada al delantero danés Poulsen, ya que los jugadores lipsienses notaba el desgaste físico de la primera mitad. También daba entrada a Gnabry el entrenador del Bayern y sacaba del terreno a Sané, que no hizo un buen despliegue. 

  • El Bayern no paró la máquina hasta regresar al empate.

A pesar de tener el balón en su dominio, el Bayern no se sentía cómodo en el terreno y las ocasiones claras no llegaban, tampoco el empate. Coman era el hombre que más lo intentaba pero sus remates no encontraron portería. El Leipzig se mantenía intacto en defensa, no concedía ni una ocasión. Conseguía que el Bayern no llegara al último cuarto de campo, que siempre buscaba los extremos para encontrar su tercer gol, se encontraba atascado y Lewandowski estaba desapercibido. Llegado el minuto 70, los de Flick estaban obligados a subir una marcha para buscar la victoria pero no encontraban el camino hasta que un centro por la derecha de Coman, llegó a cabeza de Müller que no fallaba ante Gulácsi (3-3). 

  • Cambios sin trascendencia y reparto de puntos. 

Tanto Flick como Nagelsamann dieron entrada a sus jugadores revulsivos y mostraban sus últimas cartas encima del campo. No sirvieron de mucho, a pesar de la insistencia del Bayern y la resistencia del Leipzig el marcador no cambió y se llevaron cada uno un punto a casa.

VAVEL Logo