Un penalti salva a un gris Sporting 
Foto: Liga Portugal

El líder da la Liga NOS entró en campo en casa frente al Farense para la jornada 10 del campeonato. El entrenador Ruben Amorim cumplió un partido más de suspensión y no estuvo con el equipo. Nuno Mendes recuperó y jugó de inicio en el equipo local.

El Sporting confirmó su estatuto de favorito y controló toda la primera mitad. Los leones tuvieron un total de 71% de posesión de balón, pero los primeros 45 minutos estuvieron lejos de ser buenos. El Sporting circuló en balón en el campo rival, con los 3 centrales muy subidos en el terreno, pero no lograron crear oportunidades. La defensa del Farense cerró muy bien todos los espacios y los delanteros del Sporting no lograron conectarse con sus compañeros para crear peligro.

Con el pasar de los minutos, las líneas de los leones subieron todavía más pero no encontraron el último pase de ninguna manera. Falta de ideas en el último tercio del terreno. El Farense se presentó muy bien atrás y buscó salir un par de veces en contra. Logró crear peligro ya en el tiempo adicional con un remate de lejos que Adán paró sin problema. El Sporting encontró un espacio y lanzó Tiago Tomás que, casi sin ángulo, logró un remate que se fue al palo. La única ocasión de peligro del Sporting en toda la primera mitad.

En el segundo tiempo, el equipo local mejoró. Los jugadores del ataque se presentaron más sueltos y creativos y eso hizo con que llegaran algunas oportunidades. A los 50 minutos, Nuno Santos dejó Pedro Gonçalves solo delante del portero del Farense que terminó defendiendo el remate. A pesar seguir sin crear oportunidades claras de gol, el Sporting presentó mucha más movilidad y mejores aproximaciones a la portería rival. En el minuto 70, el portero del Farense hizo una parada difícil después de un centro de Tabata que tomó la dirección de la portería.  

Ya en los últimos minutos el Sporting tuvo un tiro libre desde posición lateral. Tabata centró el balón y el portero Defendi chocó con Feddal, el zaguero del Sporting. El árbitro pitó penalti y expulsó el portero del Farense con doble amarilla. Después de algunos minutos de polémica y asistencia al jugador lesionado, Sporar, que había terminado de entrar, cobró la gran penalidad e hizo el 1-0 ya a los 90 minutos, salvando el equipo.

Al final, el partido terminó con victoria del Sporting. Los jugadores de ambos equipos terminaron en peleas, dejando una mala imagen. Los leones siguen líderes del campeonato, pero vuelven a dejar una impresión de falta de ideas que termina complicando el partido.

VAVEL Logo