Sobreponerse a la adversidad: la crónica de Liverpool
Liverpool, el equipo arrasador. Foto: Premier League.

La tormenta que pasó por Liverpool parece estar llegando a su fin y la calma está empezando aparecer para el equipo de Jürgen Klopp. En tan sólo cuatro meses que va de Premier League, el campeón actual tuvo que pasar varios obstáculos que, sin embargo, los pudo ir salteando poco a poco. 

El entrenador alemán siempre se expresó que el calendario ajustado era perjudicial para la salud de los futbolistas en general. Premier League, Carabao Cup, Champions League, compromisos con las selecciones le impiden el descanso apropiado a los jugadores, además de las sólo las tres modificaciones establecidas por los equipos y la situación actual de Coronavirus. 

Un equipo de memoria. Un funcionamiento establecido desde hace varios años, con sólo buscar más seguridad en el banquillo en caso de necesitarlo. Esa temporada se imaginó el entrenador para volver a quedarse con el trofeo. Pero muy lejos estuvo de eso. 

¿Cómo se vio afectado Liverpool esta temporada?

El tiempo le dio la razón a Klopp. Semana tras semana, una nueva complicación se iba sumando a su plantilla. En la primera fecha contra Leeds, no contó con Alex Oxlade-Chamberlain, y Xherdan Shaqiri. Una semana más tarde, el que se sumó a la lista fue konstantinos Tsmikas. 

Luego, el COVID-19 afectó a Thiago Alcántara, flamante refuerzo que había llegado para convertirse en el cerebro del equipo algo que, hasta ese momento, era su punto más flojo. Sólo tuvo la chance de jugar 45 minutos ante Chelsea, donde se vio una de las mejores del equipo. 

La semana trágica a principios de octubre había llegado. Antes del duelo contra el Aston Villa, Klopp sabía que no podía contar con una de sus piezas claves, Sadio Mané, que también había contraído coronavirus. Al senegalés, se le sumó Alisson Becker, que en calentamiento previo se había lesionado y tenía que ser baja por cuatro semanas. ¿La consecuencia? Liverpool se fue de Villa Park con una paliza de 7-2.

Una semana más tarde, llegaba el derbi de Merseyside. También, más dolores de cabeza para Klopp. Primero, no podría contar con Naby Keita pero, sin dudas, lo más grave fue la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla de su columna vertebral defensiva, Virgil van Dijk. Eso no sería todo porque, sobre el final, otro que tendría una infracción innecesaria sobre Thiago lo dejó, hasta el momento, sin disputar ningún partido. 

Van Dijk se retira de Goodison Park lesionado. Foto: Premier League.
Van Dijk se retira de Goodison Park lesionado. Foto: Premier League.

Golpe duro la pérdida de un pila como Virgil van Dijk. La voz de mando en el fondo, el orden, un capitán sin cinta para su equipo. Su reemplazante estaba entre retrasar a Fabinho o, en caso de no estar lesionado, Joel Matip para acompañar a Joe Gomez. 

De todas formas, la solución era transitoria. Una lesión muscular dejaba afuera a Fabinho, Otro que se incorporó fue Trent Alexander-Arnold, con una lesión en la pantorrilla, tenía que estar un mes afuera.

Luego, a la enfermería se sumaban Joe Gomez, con una lesión en la rodilla que lo dejará afuera por lo que queda en la temporada, sufrido en el parón de selecciones. Otro que también tuvo problemas a la hora de viajar con su selección, fue Mohamed Salah, que contrajo coronavirus en su visita a Egipto. 

James Milner, siempre era una solución en los huecos del equipo, tanto en defensa como en el mediocampo, pero que también iba a sufrir una lesión por lo que a Klopp se le estaban agotando las variantes. 

El último es Diogo Jota. Se fue ganando su lugar en el equipo y en la consideración del entrenador, lo sorprendió y más de una vez lo expresó en rueda de prensa. Sin embargo, estará cuatro semanas afuera por una lesión en la rodilla.

¿Cómo solucionó Klopp las bajas? 

En cuanto a la portería, Alisson se perdió seis partidos de la temporada hasta el momento. En los primeros tres, fue reemplazado por Adrián que no tuvo una gran presentación ya que recibió nueve goles en su portería. Luego, una lesión en la cadera lo dejó afuera en tres encuentros, donde Klopp optó por el joven Caoimhin Kelleher al que sólo le marcaron un tanto por Champions League. 

Kelleher mostrando su potencial vs Wolves. Foto: Premier League.
Kelleher mostrando su potencial vs Wolves. Foto: Premier League.

El lateral derecho, fue ocupado por James Milner que, no tiene el mismo aporte ofensivo en velocidad y desborde que el joven Trent, pero si le aportó solidez defensiva. Luego, tuvo que ser reemplazado por Neco Williams, que se complementó bien cuando le tocó jugar con Curtis Jones. 

El principal problema fueron los centrales. Virgil van Dijk y Joe Gomez, parecían los titulares. Con la baja del holandés, su reemplazo fue Fabinho, pero al también lesionarse su lugar fue ocupado por Nathaniel Phillips. Cuando el inglés se lesionó, Matip fue su reemplazante, aunque las contaste lesiones le implicó ser reemplazado por Rhys Williams. Tanto el brasilero como el camerunés se afianzaron en sus posiciones. 

El mediocampo, Fabinho dejó un lugar libre y Naby Kaita tampoco logró afianzarse por las constantes lesiones. Mientras que Jordan Henderson y Gini Wijnaldum eran nombres fijos en el equipo, mientras que, cuando el camerunés no estaba disponible, fue reemplazado por Curtis Jones

Los delanteros no hay dudas: Mohamed Salah por izquierda, por el centro Roberto Firmino y por derecha Sadio Mané. Pero otro nombre se instaló el equipo a fuerza de goles y rendimiento: Diogo Jota. Llegó como una promesa y terminó siendo una solución cuando ninguno del tridente ofensivo podía sacar la diferencia. 

Diogo Jota, el hombre gol del Liverpool. Foto: Premier League.
Diogo Jota, el hombre gol del Liverpool. Foto: Premier League.

Se sobrepuso ante la adversidad

A pesar de los diversos problemas que tuvo a lo largo de la temporada, Liverpool nunca bajó su nivel. Tuvo altibajos lógicos de la pérdida de sus futbolistas, pero los que lo reemplazaban, en su mayoría, respondían. 

Y, cuando todo se hacía más duro y complicado, las respuesta llegaban desde el banquillo para cambiar la cara y, así, conseguir los tres puntos deseados que lo dejan líder de la Premier League y clasificando como primero de la UEFA Champions League

Cabezazo de Firmino para dejar al Liverpool líder. Foto: Premier League.
Cabezazo de Firmino para dejar al Liverpool líder en soledad. Foto: Premier League.

Esto demuestra que, la ideología de juego de Jürgen Klopp predomina por sobre los nombres. Los futbolistas están convencidos de lo que hacen, todos cumplen su función, es un equipo dinámico, rápido, sorprende por ambos costados, dominador y, por sobre todo, contundente. Eso es lo que lo llevó hoy a estar en los más alto de la Premier League

VAVEL Logo