Tottenham le puso fin a una semana negra
Kane vs Leicester. Foto: Premier League. 

A partir del triunfo conseguido en el derbi del Norte de Londres, y la posterior clasificación como primero del grupo en la Europa League, el Tottenham cayó en un pozo que, le valió el primer puesto en la Premier League. 

Luego de una temporada floja, José Mourinho logró acomodar las piezas para conseguir un Tottenham peleador, superior a tal punto de devolverle la ilusión de ser protagonista en la lucha por quedarse en el trofeo de la Premier League. 

Por 11 jornadas, sólo en el debut en el Tottenham Hotspurs Stadium terminó con derrota para el dueño de casa. El rival de turno fue Everton, otro que está queriendo dar pelea en los primeros lugares a pesar de que el Liverpool de Jurgen Klopp pareciera estar en un nivel superior. 

El momento menos esperado para los aficionados de los Spurs, llegó. El tan temido diciembre donde la acumulación de partidos te puede fortalecer y dejar en la cima, o te puede hacer caer y dejar sin nada para los próximos meses. En los primeros días, los momentos de gloria para el Tottenham parecen haber tenido un tropiezo.

Crystal Palace avisó

Por la fecha 12 de la Premier League, los dirigidos por Mourinho se quedaron en Londres para visitar el Selhurst Park. Un equipo irregular el de Roy Hodgson que se encuentra en mitad de tabla que tiene presentaciones aceptables, otras no tanto, pero ante los equipos de mayor jerarquía logró ser más que un dolor de cabeza. 

No fue el mejor el mejor partido para el Tottenham que se puso rápidamente en ventaja por el gol de Harry Kane, pero que se afianzó a ese resultado, el Palace creció en el juego y consiguió el merecido empate por parte de Jeff Schlupp. 

Gol de Schllupp para Crystal Palace. Foto: Premier League.
Gol de Schllupp para Crystal Palace. Foto: Premier League.

Para no desgastar el equipo, nombres claves quedaron afuera como Lucas Moura y Giovani Lo Celso, este último, pieza clave en el esquema del portugués ya que no sólo aporta su juego de conexión con el ataque, sino que al asociarse con Kane logra ser una sorpresa en la portería rival.

La buena noticia para el conjunto de Londres es que Liverpool también había igualado con el Fulham, por lo que ambos seguían convirtiendo en la segunda posición. 

¿Perdió el mejor equipo?

Una final anticipada le tocó jugar al Tottenham pocos días después de empatar ante el Crystal Palace. El rival, con quién estaban cabeza a cabeza, el Liverpool de Klopp.

Un partido digno de dos equipos de elites, de dos finalistas de Champions League, de los mejores de la Premier League. Uno está en ese lugar hace años, otro, quiere ocupar su lugar. 

Como se esperaba, fue un encuentro muy parejo, dinámico, con situaciones de gol, con emociones y una definición al último minuto. Los de Anfield dominaron todo el encuentro, fueron agresivos, pero se encontraron con un rival muy duro defensivamente que sabía en que momento golpear. 

Mohamed Salah, que está incontrolable, abrió el marcador para el dueño de casa. Heung-Min Son igualó el juego rápidamente y, a un minuto del cierre, Roberto Firmino le devolvió el primer puesto en soledad a los Reds, a pesar de que las declaraciones de Mourinho se centraron en que perdieron por un remate en el poste, más allá del dominio de actual campeón.

Firmino le dio el triunfo al Liverpool.
Firmino le dio el triunfo al Liverpool. Foro: Premier League.

Para este partido, el entrenador portugués no cambió nombres, sino sistema. A estar acostumbrados a ver dos volantes de contención, tres más adelantados para asistir a Harry Kane como único delantero, para contener más a los tres delanteros peligrosos, más la subida de los laterales, como los volantes más adelantados y los balones largos, Mourinho eligió un 4-4-2, con Son acompañando al delantero inglés. 

El rendimiento fue positivo, ya que los visitantes tuvieron situaciones para anotar, especialmente cuando le tocaba saltear las líneas del Liverpool y aprovechando la velocidad del coreano, como el apoyo de Kane. De todas formas, los tres puntos quedaron en Anfield. 

El golpe de K.O

Para terminar la mala semana, ahora el rival era el Leicester, el tercero, que en caso de caer derrotado iba a perder su segundo lugar en manos de los Foxes. Algo que, efectivamente pasó. 

A diferencia de los anteriores partidos, los de Brendan Rodgers tenían muy claro que hacer. Sabían que la clave era bloquear a Kane para que no pudiera ser el primer pase, por lo que el inglés no pudo sobresalir, a eso sumado que el mediocampo tanto Sissoko como Hojbjerg estuvieron perdidos y las malas decisiones de Aurier, todo se hizo cuesta arriba. 

James Maddison, que viene recuperando su máximo nivel, fue el mayor problema para la defensa del Tottenham porque no sabían como pararlo. De todas formas, el partido se abrió con un penalti infantil de Aurier, al que Jamie Vardy cambió por gol. Para peor, Toby Alderweireld marcó en su propia portería para sacar del partido a los Spurs.

Vardy y Alderweireld, los goles para el Leicester. Foto: Premier League.
Vardy y Alderweireld, los goles para el Leicester. Foto: Premier League.

Con este resultado, y con los triunfos del Manchester United, Everton y Chelsea, de ser líder de la Premier League, los de Londres bajaron cinco posiciones en lo que fue una semana negra. 

Luz en la oscuridad

Con un mimo para seguir adelante, un importante triunfo en bet365 Stadium, los de Mourinho se sacaron de encima al Stoke City y llegaron a la semifinal de la Carabao Cup. 

Abrazo de Kane y Bale en el primer gol. Foto: Tottenham.
Abrazo de Kane y Bale en el primer gol. Foto: Tottenham.

Gareth Bale, Ben Davies y Harry Kane, fueron los encargados de anotar, dentro de un equipo con varias modificaciones y jugadores que no vienen siendo tenidos en consideración, por lo que piden un lugar dentro de la decaída de los Spurs para cambiar la cara, como por ejemplo Dele Alli y Harry Winks, la figura del encuentro.

VAVEL Logo