Nuno echa de menos a Raúl
Ndombèlé fue clave para el Tottenham / Foto: Twitter @SpursOfficial

El segundo día del Boxing Day ha traído a los espectadores como cena un plato fuerte con este encuentro entre los Wolves de Nuno y el Tottenham de Kane y Son. Los locales salían con todo: Rui Patrício; Semedo, Coady, Saïss, Marçal; João Moutinho, Rúben Neves; Adama, Podence, Pedro Neto; Fábio Silva. Mientras, el conjunto de Mou cambiaba de sistema con una defensa de tres en la que saltaban sorpresas: con Alderweireld, Bergwijn y Sissoko en el banquillo, pero con Ben Davies de tercer central, Harry Winks acompañando a Højbjerg y Doherty por el carril derecho. Por lo tanto, los Spurs salían con Lloris; Davinson Sánchez, Dier y Ben Davies; Doherty, Winks, Højbjerg, Ndombèlé, Reguilón; Kane y Son. 

En la grada del Molineux había dos grandes invitados. Por una parte, el lateral español Jonny Otto, lesionado de la rodilla hasta marzo de 2021 aproximadamente. Por otra, la gran baja, Raúl Jiménez. 

Jonny y Raúl Jiménez viendo el partido de equipo esta noche / Foto: Twitter @Wolves
Jonny y Raúl Jiménez viendo el partido de los Wolves esta noche / Foto: Twitter @Wolves

Paul Tierney daba permiso para que el balón rodara en el Molineux Stadium, que comenzó con una rápida ocasión de Son. El coreano aprovechaba su velocidad para intentar batir a Rui Patrício. No obstante, en la siguiente jugada, un córner que colgaba Son acabó en un pase de Ben Davies a Ndombèlé. El francés con un buen disparo fuera del área, libre para rematar con su pierna derecha, pudo batir a Rui Patrício en el primer minuto de partido.

Inicio frenético de los Spurs

Los chicos entrenados por The Special One comenzaron con dos letales punzadas que sirvieron a los locales. La sorpresa llegó con la segunda ocasión del Tottenham en apenas un minuto. Tanguy Ndombèlé anotó cómodamente a 23 metros de la portería que defendía Rui Patrício. 

Los primeros 10' trascurrieron con idas y venidas de ambos equipos. El equipo de Nuno lo intentaba con pases a las espaldas de la defensa y con la magia de Podence, pero el rocoso muro londinense impedía los golpes de los locales. Un soberbio Ndombèlé comenzaba este encuentro muy activo por la banda derecha, con grandes recortes y regates que casi acaban con el segundo gol del Tottenham de Reguilón, que estuvo a punto de incrementar la ventaja con un cabezazo que acabó fuera. 

El propio Reguilón lo volvió a intentar llegado el minuto 20, con una gran contra cuyo protagonista también fue Tanguy Ndombèlé. No obstante, los Wolves pudieron tranquilizar el partido y las picaduras de Son y compañía pese a los descuidos del equipo del Nuno.

El vals lo marca Ndombèlé

El francés fue un auténtico quebradero de cabeza para los Lobos. Junto a Reguilón, que estaba actuando como un delantero más, y el famoso dúo Kane-Son, impedían que los locales pudieran llegar a puerta. No obstante, el Wolverhampton tuvo su ocasión más clara superado el primer ecuador de la primera parte con una gran jugada que remató el propio Fábio Silva fuera de los tres palos defendidos por Lloris. 

El joven de 18 años tiene una gran presión supliendo la baja de Raúl Jiménez. El mexicano sufrió una terrible fractura de cráneo tras un choque de cabezas con David Luiz en la pasada Jornada 10 de la Premier League el 29 de noviembre. 

Podence, una de las estrellas de este Wolverhampton esta temporada, no apareció mucho durante los primeros 30 minutos. Sin embargo, cuando se conecta con Pedro Neto, sumando las internadas del búfalo Adama por el franco diestro, acaba resultando una gran amenaza para Mou y sus chicos. La defensa de los Spurs desempeñó una labor magistral consiguiendo frenar durante la primera mitad el peligro que supone el equipo ''medio-portugués''. 

Fábio Silva no pudo cuajar un buen partido / Foto: Twitter @Wolves
Fábio Silva no pudo cuajar un buen partido / Foto: Twitter @Wolves

La primera parte finalizó con la posesión repartida levemente a favor de los locales pero con la efectividad de los de Mou. Sorprendieron los Spurs, pero el Wolverhampton no se rindió e intentó poner las tablas. Nuno nota la baja de Raúl  Jiménez en la punta de ataque, percatándose posiblemente Fábio Silva de la presión que existe encima suya al jugar en una de las ligas más disputadas, por no decir la que más.

Los Lobos empiezan a enseñar sus colmillos

La segunda parte comenzó con una jugada polémica. Fábio Silva se llevaba el balón y caía tras un choque con Dier. No obstante, el VAR dictaminó que no era penalti y acabaría en saque de esquina. Los Lobos empezaron asfixiando la salida de balón del Tottenham, consiguiendo incomodar al equipo de Mou. Los primeros minutos fueron un infierno para los Spurs, que no conseguían frenar el cambio de intensidad que habían sufrido los Wolves. 

Podence, del cual se habló anteriormente, fue el principal lavado de cara de los Wolves. El portugués comenzó a desempeñar su auténtico juego, ese en el que se muestra como referente para sus compañeros para usar su estatura y su agilidad como pértiga ofensiva. 

Otro jugador del que se puede hablar es Pedro Neto, jugador clave para Nuno al ser tan desequilibrante, logrando reactivar a los Wolves en esta segunda mitad con sus internadas por la banda izquierda. Llegando casi a la primera hora de juego, estuvo a punto de rematar Fábio Silva tras una jugada individual del propio Neto. 

Ndombèlé y Podence disputan un balón / Foto: Twitter @Wolves
Ndombèlé y Podence disputan un balón / Foto: Twitter @Wolves

Los nervios se comen a The Special One

Superados los primeros 60 minutos, Eric Dier, el único defensa intocable para Mourinho, salió tocado del terreno de juego. El técnico luso cambió de sistema volviendo a la defensa de cuatro tras retirar a Sergio Reguilón e introducir al neerlandés Bergwijn, por lo que Ben Davies volvió al lateral zurdo. Sin embargo, Eric Dier pudo volver sin ningún problema, por lo que Mou pudo aliviar su intranquilidad con el inglés. 

Los Wolves seguían apretando con sus dientes a los Spurs. Pedro Neto estuvo a punto de poner las tablas con otra jugada individual llegado el 68', pero no pudo acercarse a la portería de Lloris. Dos minutos después, seguramente el MVP del partido, Tanguy Ndombèlé, se retiraba del campo por Moussa Sissoko. Un cambio que aportaba físico y garra en el mediocampo de los Spurs, que no brillaba con la timidez de Winks. 

El partido siguió la marcha con un Tottenham cómodo con su ventaja y sin el afán de querer arriesgar. Los Wolves siguieron intentándolo sin éxito hasta el 85'. Un buen saque de esquina colgado por Pedro Neto acabó con un cabezazo de Romain Saïss dentro de las redes del conjunto londinense. Una situación similar al encuentro contra el Chelsea cuando lograron empatar en el 66' al otro equipo de Londres y pudo acabar aprovechando el cansancio de los blues para obtener la victoria gracias a Pedro Neto. 

El marroquí puso las tablas en el marcador con un gran cabezazo / Foto: Twitter @Wolves
El marroquí puso las tablas en el marcador con un gran cabezazo / Foto: Twitter @Wolves

Los Spurs se desinflan

La segunda mitad se tornó completamente al revés. Un Wolverhampton que estuvo a punto de obtener la victoria en el último tramo de partido con dos jugadas, la primera de Pedro Neto, similar al gol que anotó el propio extremo frente al Chelsea, y a posteriori, otra ocasión de Fábio Silva, que no cuajó un gran encuentro. Mientras, un Tottenham en el que se pudo ver a un grandioso Ndombèlé y a unos desaparecidos Son y Kane. El coreano no pudo materializar su gol número 100 con los Spurs, saliendo del terreno de juego en el 84' con el rostro frustrado por su juego de hoy. 

Acabó el encuentro en tablas en una primera parte con un Tottenham efectivo pero con una segunda parte completamente dominada por el conjunto de Nuno. Un empate agridulce para ambos equipos, ya que los locales se quedan en la mitad de la tabla, mientras que los de Mou dormirán en puestos de Europa League tras la irrupción del Everton de Carlo Ancelotti, que vuelve a sonreír después de una mala racha. 

VAVEL Logo