El irregular Tottenham
Tottenham festejo. Foto: Premier League.

La temporada del Tottenham venía en ascenso y, por fin, los hinchas de los Spurs se ilusionaban con dar pelea en quedarse con la Premier League por primera vez. Un equipo competitivo, con estrellas, un entrenador ganador, resultados y rendimientos que hicieron ilusionar para pensar en eso pero que, sin embargo, de una manera muy irregular. 

Reguilón y Kane. Foto: Premier League.
Reguilón y Kane. Foto: Premier League.

Todo iba bien por el sector blanco del norte de Londres. Estaban en los cuartos de final de la Carabao Cup, líderes de la Premier League junto a Liverpool y clasificados primeros de grupo en la UEFA Europa League. Pero llegó el tan temido diciembre, no sólo para el equipo conducido de Mourinho, sino para todos los equipos que, finalmente, terminó pesando en el resultado. 

Fue precisamente en la fecha 12, cuando el entrenador portugués se enfrentó al Crystal Palace e igualaron en uno. Sin embargo, el punto de quiebre fue la derrota sufrida en Anfield, que dejó a los de Jurgen Klopp con la cima del torneo, gracias al gol en último instante de Roberto Firmino. 

Desde ese momento, acumulan cinco triunfos -dos por Carabao Cup, uno por FA Cup y otro por Premier League-, sumando dos empate y una derrota en la Primera División Inglesa. Estos resultados en el torneo fueron los que hicieron que baje unas cuantas posiciones, ya que de la primera posición compartida, al día de hoy están en la quinta ubicación, habiendo sido superados por el Manchester United, Manchester City y Leicester. 

Pero, ¿qué le pasó al Tottenham de Mourinho?

Como ya ha conocido en su ideología de juego, Mourinho no es un entrenador que se destaque por el juego vistoso. En el Tottenham tampoco es la excepción. Más allá que en los primeros minutos se puede ver una buena versión colectiva del equipo, con el correr de los minutos, y especialmente luego de conseguir la ventaja, su equipo se va retrasando cada vez en el campo. 

Tanto retraso, como consecuencia le cede el protagonismo al equipo, que en muchos partidos que podrían haber quedado en triunfo para los Spurs, terminan en igualdades. Errores individuales, el miedo a perder, falta de concentración en un momento determinado, hicieron perder muchos puntos al equipo conducido por José Mourinho, por ejemplo con Fulham, Crystal Palace, West Ham entre otros. 

A eso, sumarle que un error le puede costar al futbolista su puesto en el equipo, que más desconfianza le da para poder mostrar su máximo nivel. Mourinho no puede repetir un equipo que salga de memoria, y no puede depender que siempre Kane y Son salven todos los partidos, a pesar del gran momento que están pasando a nivel personal. 

Responsabilidad psicológica como técnica en el "decaída" del Tottenham, ya que los resultados los consigue, pero de manera más irregular. Mucho juega en la cabeza del jugador los partidos que los empataron anteriormente que les dé una presión extra para que no les vuelva a pasar y vuelve a suceder. 

Además, a medida que el equipo se va apagando y cediendo el balón a su rival, Mourinho en muchos casos sigue manteniendo ese equipo por la estructura defensiva que le permite seguir teniendo el resultado positivo, hasta que le empatan y ya es tarde para volver a buscar ese gol de la ventaja, porque en su gran mayoría fue en los últimos diez minutos cuando el equipo se termina de desmoronar. 

¿Podrá el Tottenham volverse más irregular?

Tottenham tiene con qué mantenerse más arriba de lo que está en la Premier League. Por algo ya estuvo antes. Tiene dos delanteros estrellas como Harry Kane y Heung-Min Son que son una máquina constante de marcar y de asistirse mutuamente, logrando entenderse de manera perfecta. Acompañados ya sea de Lucas Moura o de Bergwijn.

Kane y Son, la dupla de la Premier League. Foto: Premier League.
Kane y Son, la dupla de la Premier League. Foto: Premier League.

Un Ndombelé que pareciera estar levantando el nivel y aportando gol y situaciones ofensivas al equipo o Giovani Lo Celso, que antes de su lesión era una pieza clave en el esquema. Un centrocampista de primer nivel como Pierre-Emile Højbjerg, que es un todo terreno en el mediocampo, marca, juega, corre y está en todos lados, que todavía le falta encontrar un acompañante, que podría ser Harry Winks, que fue creciendo partidos tras partidos y hace partidos silenciosamente buenos con su calidad de pases y su visión de juego, pero que se nota falto de confianza, o Moussa Sissoko.

Laterales que aportan en ataque y en defensa, como Reguilón/Davies y Aurier/Doherty, y una dupla central que necesita de mayor solidez y confianza para dos hombres de selección y primer nivel como Eric Dier y Toby Alderweireld. 

Lo importante para los Spurs es no decaer en los partidos, seguir jugando con la misma intensidad con la que comienza, mantenerlo hasta el minuto 95, para no tener que seguir lamentando los puntos que deja en el camino, como mantener la confianza y la concentración de inicio a fin. 

VAVEL Logo