El United no decepciona
Bruno Fernandes/ Foto: Manchester United

Este domingo día 24/01 se han enfrentado dos de los grandes equipos en la historia de la Premier League, el Manchester United y el Liverpool. Era un encuentro muy esperado en todo el mundo, un partido de la FA Cup, la copa más antigua de la historia del fútbol.

El Manchester llegaba al encuentro en un momento de alza, siendo primero en liga y con una gran racha de cuatro partidos seguidos sin conocer la derrota. Sin duda alguna los de Solskjaer querían eliminar de forma temprana al gigante de Anfield para así ratificar su gran momento.

Por su parte, el Liverpool llegaba al partido tras perder el récord histórico de no conocer la derrota en casa después de 68 partidos. También se tiene en cuenta que los chicos de Klopp han conseguido únicamente la victoria en uno de los últimos cuatro partidos. Aún así el equipo de Anfield es autocrítico y como declaró su técnico Jürgen Kloop, qué mejor manera de reivindicarse que eliminando al Manchester United en el Teatro de los Sueños.

Alisson/ Foto: Liverpool
Alisson/ Foto: Liverpool

Un inicio revoltoso

El partido comenzó de una forma muy frenética, los dos equipos atacaban sin cesar y no destacaban las defensas. Pero el marcador no iba a tardar en abrirse, el cuadro de Klopp se iba a adelantar con un tanto del egipcio Mohamed Salah. Roberto Firmino recogió la pelota en tres cuartos de campo y casi de memoria filtró un pase indetectable para la defensa de los locales. Salah picó la pelota con su pierna menos hábil y consiguió batir al portero inglés Henderson en el minuto 18.

Iban a pasar solamente 7 minutos para que los reds devils pusieran las tablas de nuevo en el luminoso. Marcus Rashford ejecutó un impresionante pase desde la línea de centro del campo hasta la frontal del área que defendía la zaga del Liverpool. El pase fue recogido por el joven Mason Greenwood que cruzó la pelota y anotó el primer gol de los chicos de Solskjaer.

Arnold y Shaw en una jugada ofensiva/ Foto: Liverpool
Arnold y Shaw en una jugada ofensiva/ Foto: Liverpool

Llegaba la media hora de juego y los dos equipos daban el cien por cien mostrando sus mejores caras, el partido parecía estar totalmente roto. Se jugaba de un lado para el otro sin descanso, pero ambas defensas seguían sin lucirse. Los pases altos y en largo eran rechazados por las zagas, pero algunos errores eran los causantes de las ocasiones de peligro que ocasionaban a los espectadores una subida en sus pulsaciones.

Varios tiros desde la frontal del área a manos del francés Paul Pogba fueron los últimos compases de la primera parte que se cerraba con un empate a uno. Partido muy complicado para ambos conjuntos y que iban a intentar resolverse tras la pausa de descanso.

Los jugadores del United no echaron en falta la ausencia del portugués Bruno Fernandes que tras la decisión del técnico iba a comenzar el partido desde la banca. Mientras que los chicos de Klopp si se vieron necesitados en defensa tras las bajas por lesión de muchos de sus centrales.

Aumenta la temperatura en la segunda parte

Saltaban al campo los dos cuadros y no iba a tardar el equipo local en ponerse por delante, tras una recuperación causada por un error forzado por el centro del campo del United, Greenwood ponía un pase filtrado que recogía Rashford y que ponía el 2-1 en el marcador con un gol muy parecido al primero anotado por los red devils.

Salían a calentar varias estrellas de los dos equipos, en el Liverpool Sadio Mané se puso el peto de entreno y salió a la banda a ejercitarse, mientras que por parte de los locales salió a calentar Bruno Fernandes.

El encuentro no paraba de sorprendernos cuando el Liverpool anotó el segundo gol a manos de Mohamed Salah, que firmaba un doblete. El equipo de Anfield no encontraba su juego hasta que una jugada dirigida por James Milner puso de nuevo el empate en el marcador en el minuto 58 y daba vida al partido que todavía tenía cosas que mostar.

Sadio Mané entró al terreno de juego sustituyendo a Wijnaldum para intentar revolucionar la banda izquierda e intentar a su vez hacer el ataque del Liverpool mucho más picante. 

Un duelo precioso

El partido estaba muy bonito por los constantes cambios de ritmo y los diferentes ataques de ambos equipos, esa era la definición de un apasionante encuentro que a diferencia de la última vez no dejaba nada que desear.

Llegaron los cambios en el United, se retiraron Van de Beek y Mason Greenwood y dejaron su sitio para Fred y para Bruno Fernandes para intentar poner por delante a su equipo que comenzó a sufrir los efectos del terremoto egipcio Mohamed Salah.

En el minuto 75 dominaban los centrocampistas y el partido empezó a trabarse con varias faltas, también habían secuencias de pases bastante precisos, pero el partido no bajaba para nada su ritmo.

La triangulación del United no parecía llegar a buen puerto por la presión que estaba ejerciendo el gigante de Anfield. El crecimiento del Liverpool era notable, hasta que llegó el tercero de los locales. Una falta lanzada por el incansable Bruno Fernandes que iba a poner por encima a los de Solskjaer de nuevo e iba a dar un paso más hacia la clasificación del United en el minuto 78.

Bruno Fernandes lanzando la falta de la victoria/ Foto: Manchester United
Bruno Fernandes lanzando la falta de la victoria/ Foto: Manchester United

Entraban al juego Origi y Shaquiri sustituyendo a Firmino y Thiago que firmaban una actuación inmejorable.

Durante los últimos 5 minutos del tiempo reglamentario el dominante del partido era el cuadro visitante y en reacción a ese dominio el técnico de los red devils retiró del verde a Marcus Rashford, que se fue cojeando directamente a los vestuarios, dejando en su lugar al delantero francés Martial.

La iba a tener el uruguayo Edinson Cavani, que, tras un cabezazo muy bien ejecutado, mandó el esférico a la madera, jugada por la que se lamentaba al instante.

Se acabó el encuentro que nos deja varias sensaciones. El Manchester United firma un pase a la quinta ronda de la FA Cup con un incontrolable Bruno Fernandes que deja una sonrisa en la cara de todos sus  aficionados. Por otro lado el Liverpool debe levantar cabeza lo antes posible ya que la Premier League y la UEFA Champions League no van a dar descanso en estos próximos días.

Finalmente el encuentro acabó con un 3-2.

VAVEL Logo