Arsenal y Manchester United quedaron en deuda
Arsenal y Manchester United no se sacaron ventajas | Foto: Premier League

Había promesa de gran partido en el Emirates Stadium, con el choque entre Arsenal y Manchester United, pero ambos equipos no lograron saciar las expectativas de emoción que tenían sus aficionados y los espectadores en general.

Apostando por el equilibrio, los dos entrenadores plantaron un 4-2-3-1 que les permitiera no solo tener una base en el mediocampo, sino poder abrir el juego y generar superioridad en los laterales, siendo más directos por ese sector.

Justamente, el partido comenzó con asociaciones triangulares por ambos costados para el Manchester United, buscando superioridad en un aspecto del campo donde el Arsenal ha mostrado debilidades en los últimos encuentros.

Del otro lado, los de Arteta apostaron a su conservadora idea habitual, de esperar y contragolpear, intentando constantemente bajar el ritmo del partido para no verse superado por un rival que, pese a la inesperada derrota de la última jornada, llegaba con buenos ánimos a este partido.

Cerca del primer cuarto de hora llegó la chance más clara hasta ese momento, con un córner que derivó en un control de Fred en la puerta del área y el posterior remate a colocar del mediocampista, buscando el poste más lejano de un Bernd Leno que, con un sensacional vuelo, evitó que su valla fuera vencida.

Leno fue fundamental para el empate | Foto: Arsenal
Leno fue fundamental para el empate | Foto: Arsenal

Por su parte, el Arsenal debió lanzar mucho de media distancia, ya que el bloque defensivo del United se plantaba bien, pese a algunas serias distracciones a balón parado o problemas con centros enviados desde los laterales, algo que también sufrió en la derrota ante Sheffield.

Uno de los duelos que se dio constantemente fue el de los sudamericanos, David Luiz y Edinson Cavani, con el defensor brasileño intentando mantener a raya al delantero uruguayo, especialmente en una especialidad de ambos como lo es el juego aéreo.

Bruno Fernandes, habitual figura en el equipo de Solskjaer, tuvo dos chances inmejorables durante la primera etapa, primero con un mano a mano, producto de un gran anticipo de Paul Pogba, y luego con un tiro libre que se desvió apenas por encima del poste horizontal.

Sobre el final de la primera mitad, se vieron claramente los papeles de ambos equipos, con un Arsenal muy cerca de su propia portería y el United empujándolo al borde del abismo, provocando errores en la salida del local y con un dominio que ya era merecedor de ser traducido en el marcador.

Para el complemento, Mikel Arteta decidió enviar a Willian, dándole otro aire al ataque del Arsenal, con el ex Chelsea proponiendo constantes duelos mano a mano contra Wan-Bissaka y controlando así las subidas del lateral derecho del United. Con el ingreso del brasileño, el Arsenal comenzó a tener chances como la del propio Willian, desviada por Wan-Bissaka.

Tras ese prometedor inicio, el segundo tiempo entró en una larga meseta de la que a ambos equipos le costó mucho salir, especialmente cuando no disgustaba tanto el empate por la importancia de los dos.

Cumplida la hora del encuentro, otra vez se despertó el Arsenal, con dos claras ocasiones de gol, primero con un tiro libre de Lacazette, que golpeó el horizontal, y luego con un remate de Smith-Rowe que logró desviar David De Gea.

Tras ese soplo de aire fresco, nuevamente el partido cayó en un letargo que solo se despertó un rato con una volea de Cavani, que salió rozando el poste izquierdo de Leno. Finalmente, el partido terminó con un triste empate 0-0 que, si bien les permite sumar un punto, dejó demostrada la poca ambición que tuvieron ambos equipos para ir a buscar el triunfo.

Por su parte, el United perdió mucho con la salida por lesión de McTominay, ya que Pogba estaba haciendo un gran partido hasta que, debido al ingreso de Martial, debió retroceder para ubicarse al lado de Fred y ya no pudo gravitar en el partido. Del otro lado, el Arsenal mostró sus falencias ofensivas cuando el Manchester United le cedió la posesión y el protagonismo, con un puñado de chances claras que no supieron aprovechar.

La próxima jornada para los londinenses será el martes 2 de febrero, cuando visiten al Wolverhampton Wanderers, en el Molineux Stadium, mientras que el Manchester United recibirá en Old Trafford a uno de los equipos que está dando que hablar está temporada: el Southampton de Danny Ings y compañía.

VAVEL Logo