¿Karius, estás ahí?
Foto: Liverpool FC

Un artículo de opinión es fácil de escribir cuando se busca criticar, hacer sangre en la herida. Cuando se persigue el perjuicio más que el beneficio y el escritor disfruta sintiéndose superior desde su posición de influencia poniendo a la altura del betún al criticado. Sin duda, es fácil hablar desde un escritorio y un teclado que no se encuentra debajo de tres palos. Es fácil opinar cuando los periódicos no criticarán abiertamente en su portada los fallos en tu redacción o ejecución del tema planteado. Pero, lo que es incuestionable, es que no es sencillo estar en el centro de las críticas cuando cometes algún fallo en tu trabajo, el que sea. Y esa no es la vida de la que disfruta el crítico, sino la vida que sufre el portero.

Salah, Mané y Firmino han ganado partidos, Alisson ha ganado campeonatos para el Liverpool. Con sus paradas, el brasileño ha salvado en los últimos minutos al Liverpool de goles que de haber entrado habrían hecho perder la Champions o la liga a los de Klopp. Pero ahora nadie recuerda eso. Cuando un delantero falla una solo delante del portero no pasa nada, cuando lo hace un portero copa portadas: “Menuda cantada”. Pero esa es la vida de un portero. Nunca te van a valorar lo que haces hasta que lo dejas de hacer.

  • La pesadilla de Manchester y Leicester

De la forma en la que hablo, parece que quiero defender al portero del Liverpool o criticar toda la atención mediática negativa de lo que le pasó al arquero brasileño. Todo lo contrario, nadie duda que lo que le pasó a Alisson contra el City fue sin duda un error descomunal. Con un 1-1 regaló dos balones que hicieron que los citizens consiguieran ponerse 1-3 y ganar el partido. Algo que tiraba por la borda todo el trabajo de sus 10 compañeros durante tantos minutos.

Fuente: AFP
Alisson lamentándose de su error después de encajar un gol frente al Leicester. Fuente: AFP

Apenas una semana después, de nuevo con 1-1 en el marcador, una salida en falso dio el 2-1 para el Leicester, una vez más falló Alisson. Y sí, claro que hay que criticarle, darle un toque de atención, pero estas cosas son las que truncan las carreras de los buenos porteros. Nunca antes vi a nadie decir de Alisson: “qué malo que es”.

  • ¿Qué será de Alisson Becker?

Este artículo titula en un tono irónico: ¿Karius estás ahí?, y aunque tira abajo toda la hipótesis que ha sido planteada y el intentar concienciar sobre la difícil posición de los arqueros, el portero alemán es el ejemplo perfecto de lo que le puede acabar pasando a Alisson. En la temporada 2017/18 Loris Karius le ganó el puesto a Simon Mignolet por aportar constancia y seguridad bajos palos al Liverpool a lo largo de la temporada. ¿Seguridad Karius? Así es, Karius nunca fue un mal portero, no estaba a la altura de un grande del Big Six, pero tampoco a la de un equipo de mitad de tabla alemán.

Fuente: Transfermarkt
Bajada del valor de mercado de Karius después de la final de la Champions frente al Real Madrid. Fuente: Transfermarkt

A pesar de todo, de Karius el mundo del fútbol se quedó solo con lo que le pasó en Kiev y no con el resto de su temporada. ¿A dónde quiero llegar con esto? Se debe criticar, pero también apoyar a los porteros cuando fallan. Por uno, dos, tres fallos no se les puede exiliar a un equipo mediocre que no está a su altura. Todos los porteros son Karius que aun no han fallado. En el caso de Alisson, ¿de verdad merece la pena echar a perder la carrera de uno de los mejores porteros del mundo por estas dos últimas jornadas?

VAVEL Logo