El Leipzig le permite al Liverpool sacar una ventaja importante
El Liverpool no pierde como visitante ante un equipo alemán desde abril del 2002. Foto: LFC

Por la ida de los octavos de final, el Liverpool venció 2-0 al Leipzig, en condición de visitante, y obtuvo una gran ventaja en la serie. El encuentro debió disputarse en Budapest (Hungría) porque las personas provenientes de Reino Unido tienen prohibido el ingreso a Alemania.

El equipo alemán salió con un 4-3-3 aunque luego cambió al 3-1-4-2 para darle más libertad por la bandas a Angeliño y a Mukiele. Nagelsmann decidió que regresaran al once titular Upamecano (será jugador de Bayern Múnich a partir de julio), Sabitzer y Adams.

Los visitantes utilizaron la misma alineación que su rival. Thiago Alcántara regresó a la titularidad, ante la lesión de James Milner y Jordan Henderson jugó como defensor central junto a la reciente incorporación Ozan Kabak.

  • El Liverpool fue superior en la primera parte

El Liverpool dominaba la posesión desde el minuto uno y subía muy arriba las líneas para poder robar lo antes posible. A los locales le duraba muy poco el balón y le costaba pasar el centro del campo.

Sin embargo, el Leipzig pudo abrir el marcador en los primeros cinco minutos. Angeliño lanzó un centro que cabeceó Olmo pero entre Alisson y el palo derecho evitaron el primer gol del partido. El equipo alemán suele generar mucho peligro cuando logra salir con espacios.

Los visitantes empezaban a cortar con falta cada acción en ataque de su rival para evitar que vuelvan a tener una ocasión de gol. Sobre los 15 minutos, llegó la primera ocasión para los Reds. Alexander-Arnold liberó a Salah con un buen pase entre líneas. El delantero intentó levantar su disparo sobre Gulacsi, pero el portero lo bloqueó con el cuerpo. Firmino recogió el rebote, pero su tiro golpeó contra la red.

El equipo de Klopp poco a poco volvía a tener la posesión y estaba siendo más constante en ataque. A los alemanes les costaba salir con peligro ya que su rival los empujaba hacia su propia mitad.

La presión ejercida por el Liverpool fue una pesadilla para el Leipzig en la primera parte. Foto: UEFA

A los 24 minutos, un gran centro lateral de Firmino terminó con Mané cabeceando en el área y el balón se marchó cerca del travesaño. Thiago mostraba un gran rendimiento en el mediocampo, evitando que el Leipzig pudiese llegar al área contraria para generar peligro.

Sobre la media hora de juego, una mala salida por parte del equipo alemán pudo haber terminado en gol para los Reds. Gulacsi despejó mal el balón, que le cayó a Robertson. El defensor disparó desde el centro del campo, al ver al arquero fuera de sitio, pero el balón terminó encima de la red.

En el final del primer tiempo, el Liverpool tocaba el balón sin dificultad en busca de abrir el marcador. Los locales no hacían trabajar a Allison aunque seguían incómodos en la cancha ya que su idea de juego requiere esencialmente la posesión de la pelota.

  • El Liverpool aprovechó los graves errores del rival en el complemento

El Leipzig comenzó mejor la segunda parte. Olmo asistió de gran manera a Nkunku. El francés disparó al arco pero Allison se tiró con todo y sacó una gran mano para despejar el balón al córner.

El equipo alemán apretaba y no estaba dejando salir de su campo a los ingleses que empezaron a subir sus líneas a medida que transcurría la segunda mitad, en busca de presionar más arriba.

Sin embargo, el Liverpool aprovechó otra mala salida de su rival para abrir el marcador. Sabitzer lanzó un pase erróneo para atrás que dejó a Salah solo delante del portero y el egipcio definió a la perfección para poner el balón pegado al poste derecho.

Salah anotó su 13° gol en Champions League. Foto: UEFA

Con la apertura del marcador, los Reds tenían la posesión del balón y buscaban frenar el ritmo del partido para evitar que los locales tuviesen ocasiones claras.

Cinco minutos después del primer gol, el Liverpool amplió el marcador. Mukiele se resbaló a la hora de despejar la pelota y dejó a Mané delante del portero que puso el esférico pegado al poste izquierdo para castigar de nuevo al equipo alemán.

Mané anotó su gol N°11 en 17 partidos que disputó en Champions League. Foto: UEFA

El Leipzig pudo descontar rápidamente. Nkunku le envió un pase a Angeliño por la banda izquierda. El español entró dentro del área y disparó, pero el esférico terminó pegando en el lateral de la red.

Los visitantes aguardaban en su campo y no arriesgaban. Esperaban atrás para poder salir con peligro a la contra y ampliar el marcador. El Leipzig intentaba atacar mediante centros al área, aprovechando la alta estatura de sus delanteros.

Igualmente, los Reds estaban consiguiendo que los locales no logren tener ocasiones de gol. Sabitzer tuvo el descuento, pero su disparo se marchó muy desviado. El Leipzig no bajaba los brazos y seguía atacando, pero la defensa visitante estaba infranqueable.

Sobre el final, el equipo de Klopp dominaba el encuentro a través de la posesión del balón y así evitó que su rival pudiese atacar en busca del descuento.

El Liverpool logró una buena victoria que prácticamente sentencia la seriedejó atrás las tres derrotas consecutivas que arrastraban por Premier League. El conjunto alemán volvió a perder tras cuatro victorias consecutivas y deberá corregir varios aspectos defensivos si quiere sorprender en el encuentro de vuelta, el 10 de marzo.

 

 

 

VAVEL Logo