El West Brom da la sorpresa en Stamford Bridge
Timo Werner conduce el esférico en un partido nefasto para el alemán. Vía: Chelsea FC en Twitter.

Cuando todo apuntaba a que el Chelsea iba a acumular una victoria más y que permanecería invicto desde la llegada de Tuchel una jornada más, el West Bromwich Albion dio la campanada y se llevó los tres puntos en un partido loco. La expulsión tempranera de Thiago Silva y el continuo desacierto defensivo del conjunto londinense provocaron que el penúltimo clasificado en liga aprovechara sus ocasiones y le endosara la manita de goles.

A pesar de que el conjunto visitante tuviese que hacer dos cambios forzados por lesión, lograron imponerse con mucho carácter ante un Chelsea descafeinado. El primer lesionado del encuentro fue el central visitante O'Shea. El defensor baggie trató de continuar de todas las maneras posibles, pero finalmente acabó dejando su lugar a una leyenda del Chelsea, Ivanovic, quien se enfrentó al equipo donde vivió los mejores años de su carrera.

No será un partido para el recuerdo para el serbio, ya que tan solo diez minutos más tarde, en una carrera larga con Timo Werner, sintió un pinchazo en el muslo y se tuvo que retirar también lesionado. El encargado de ocupar su puesto fue Robinson, quien a la postre anotaría dos goles.

  • Gol y expulsión en menos de dos minutos

No habían transcurrido ni cinco minutos desde el pitido inicial cuando Thiago Silva cometió una falta y vio la primera cartulina amarilla del partido. Nadie se imaginaba en ese momento que dicha cartulina tendría tanto impacto en el partido. Diez minutos más tarde, fue el futbolista del West Brom Diagne quien recibió la primera y última cartulina amarilla que vería su equipo en todo el choque.

A los 25 minutos de partido el Chelsea obtuvo un libre directo a una distancia razonable de la portería. Marcos Alonso fue el encargado de disparar la falta, estrellándola en el palo izquierdo de la portería. Pulisic estuvo más listo que nadie y remachó el rebote para poner a su equipo en ventaja.

El partido no estaba siendo especialmente bronco, pero a los dos minutos del gol, una entrada incomprensible del central brasileño al borde de su área desató la locura en el partido. Segunda amarilla y expulsión para Thiago y cambió obligado de Tomas Tuchel para incorporar a Christensen. Hakim Ziyech fue el elegido para abandonar el verde, quien acató la decisión de su técnico a regañadientes. A partir de la expulsión, el conjunto visitante supo venirse arriba y empezó a incomodar a los locales con ataques rápidos y peligrosos.

  • Doblete en el descuento

Todo apuntaba a que a pesar de la expulsión, el Chelsea había logrado sobrevivir a los ataques del rival, manteniendo su ventaja hasta el descanso. Un envío larguísimo del guardameta baggie propicio un desajuste en la zaga azulona, la cual aprovechó con mucha inteligencia Matheus Pereira. Con un pequeño sprint y una vaselina sutil, el balón acabo en el fondo de las mallas y los albion habían conseguido igualar el marcador.

A penas habían transcurrido un par de minutos desde el gol cuando el West Brom volvió a la carga con un disparo de Phillips al travesaño. Dicho disparo sería el entrante del segundo gol de Matheus Pereira que pondría en ventaja a su equipo antes del descanso. Amagó el disparo con su pierna derecha dejando sentados a un par de defensas, para después definir con la zurda y batir al guardameta Mendy. En solo tres minutos la escuadra visitante le dio la vuelta a la tortilla y se puso por delante en el luminoso.

  • Lo peor está aún por llegar

No se imaginaba el conjunto londinense que lo peor aún estaba por llegar para ellos. Un golazo de Robinson llegando desde atrás y un contragolpe de libro remachado por Diagne hicieron que en el minuto setenta el marcador reflejara un 1-4 a favor de los albion. Mason Mount, quien ingresó al terreno de juego en el descanso, recortó distancias a falta de algo menos de veinte minutos para el final, lo que le dio al Chelsea algo de esperanza.

Los pupilos de Tuchel tuvieron varias ocasiones para marcar, pero no fueron capaces de concretar ninguna. Finalmente, cuando el partido ya había entrado en los minutos de descuento y el Chelsea estaba volcado al ataque, Robinson recibió un balón filtrado dentro del área que picó por encima del guardameta con una calidad inmensa e hizo el 2-5 definitivo. No hubo tiempo para más tras el gol del irlandés y el West Brom acabó con la racha de Tomas Tuchel, quién no había perdido ni un solo partido desde su llegada al banquillo blue.

  • A seguir luchando por objetivos

Gracias a los tres puntos el West Bromwich Albion encarará la recta final de liga con esperanza de obrar un milagro y permanecer en la Premier League la campaña siguiente. La salvación la marca el Newcastle con siete puntos más que el West Brom pero un partido más por disputar.

Por otro lado el conjunto londinense se mete en un lío, ya que el West Ham y el Tottenham Hotspur aún tienen que disputar sus encuentros y en caso de victoria, ambos equipos se colocarían por encima del Chelsea en la tabla. Tomas Tuchel y sus jugadores no se podrán permitir muchos más errores si quieren mantener la cuarta plaza de la que disponen en estos instantes y si quieren clasificar para la próxima edición de la Champions League.

VAVEL Logo