Este Liverpool no está muerto
Mané anotando el primer gol del partido / Foto: Liverpool FC

Volvió el fútbol a Anfield y a su lado traía un partidazo, Liverpool versus Southampton que jugaban la jornada 35 de esta apasionante Premier League que se le resistía al Manchester City tras caer ante el Chelsea en casa. El Liverpool no pudo jugar su último partido en Old Trafford ante el Manchester United por la invasión de campo de aficionados con lo que los de Klopp llegaban al encuentro más descansados.

Últimas cuatro jornadas

A los locales solamente le quedan por disputar 4 jornadas contando la atrasada frente al United por los motivos mencionados anteriormente. Los partidos restantes serán finales, ya que se están jugando el pase a la próxima edición de la UEFA Champions League.

En cuanto al rendimiento como local, el Liverpool ha conseguido unas cifras de ocho victorias, seis derrotas y tres empates en 17 partidos jugados en su campo, lo que demuestra que se le están escapando puntos en su feudo, dando esperanzas a los visitantes de conseguir resultados a su favor. En el papel de visitante, el Southampton ha ganado cuatro veces, ha perdido en nueve ocasiones y ha empatado cuatro veces en sus 17 encuentros que ha jugado hasta ahora, por lo que en teoría puede tratarse de un partido propicio para que el Liverpool sume un resultado positivo en casa.

La tabla clasificatoria está muy apretada. El Liverpool se encuentra en la séptima posición detrás del Tottenham y West Ham a nada más y nada menos que nueve puntos de la próxima campaña de la Champions, lo que pone un punto más de presión al partido de hoy. Por parte de los de Ralph Hasenhüttl la cosa es totalmente distinta, se posicionan el la decimoquinta plaza de la tabla aunque ya casi sin peligro del descenso.

Todo apuntaba a un partidazo de esta impredecible Premier League y así fue, con muchas ocasiones y demasiadas cosas que contar.

Anfield antes del encuentro / Foto: Liverpool FC
Anfield antes del encuentro / Foto: Liverpool FC

Gran táctica de Klopp

Todo empezaba normal, los primeros diez minutos de partido no tenían un dominador claro, con lo que Klopp se puso manos a la obra y ordeno a Sadio Mané y el egipcio Mohamed Salah a tirar líneas diagonales para que pudieran recibir pases a los costados desde el dominio del centro del campo.

No iba a tardar en moverse el electrónico, un mal despeje en la zaga visitante hacia posible que Fabinho recogiera una pelota y la filtrara para Salah que colgaba el balón para que un cabezazo de Mané pusiera al Liverpool por encima.

Algunos cambios tácticos del equipo visitante pusieron al Liverpool en apuros en los últimos minutos de la primera mitad, permitiendo así algunas llegadas bastante claras pero sin la falta de fortuna o puntería los mantuvo por debajo en el marcador.

Acababa la primera mitad con el Liverpool por delante y con unos grandes extremos, Mo Salah y Mané dieron una clase maestra de fútbol y con ello daban también los tres puntos momentáneos a los de Klopp.

Diogo Jota y James Ward-Prowse / Foto: Liverpool CF
Diogo Jota y James Ward-Prowse / Foto: Liverpool CF

Partidazo de los reds

Comenzaba la segunda parte y la pelota parecía estar en poder de los visitantes en los primeros compases de la segunda mitad y con la posesión de la bola llegaban también las ocasiones. Varias faltas laterales eran colgadas al punto de penalti pero el brasileño Alisson salía muy seguro y atrapaba la mayoría de esos centros.

A la hora exacta del partido se iba notando el cansancio en algunos chicos en el cuadro blanco, por esto los de Klopp avanzaban poco a poco sus posiciones para intentar cerrar el partido en un contragolpe aprovechando la velocidad de sus delanteros.

El Southampton iba muriendo conforme pasaban los minutos y el descanso del Liverpool la última semana fue un factor muy importante en el resultado del encuentro. Todo esto sin quitarle méritos al gran trabajo de los reds.

Los últimos 20 minutos fueron mortales para los visitantes, las llegadas del cuadro rojo a la portería defendida por Fraser Forster eran constantes, pero no podían anotar el último gol que cerrase por completo el partido. Mientras tanto los de Hasenhüttl buscaban algún balón largo que les diese como mínimo un punto en Anfield.

Finalmente un latigazo desde el borde del área de Thiago acabó entrando en la portería tras un nuevo error defensivo de los saints. El partido finalizó con un 2-0 a favor de los locales.

Diogo Jota controlando un balón / Foto: Liverpool FC
Diogo Jota controlando un balón / Foto: Liverpool FC

Se acerca el final

Solamente restan cuatro jornadas de liga y con esta victoria el Liverpool adelantaba al Tottenham en la clasificación. Esta victoria acerca a los de Anfield a puestos europeos y pone las cosas aún más difíciles a los chicos de Ryan Mason. La derrota a domicilio contra el Leeds esta misma tarde complica aún más las cosas para la clasificación a las próximas competiciones europeas.

Mientras tanto el Southampton se queda en la misma posición en busca de los pocos puntos que necesitan para salvarse del todo. Por detrás de ellos les aprieta el Burnley que está dando muy buenas sensaciones en los últimos encuentros, sobre todo en defensa con los ingleses Tarkowski y Mee.

VAVEL Logo