Aprobado para los ingleses
La euforia de Sterling después de su gol / Foto: Selección Inglesa de Fútbol

Comenzó la Eurocopa para dos de las selecciones más importantes de esta competición. Este domingo 13 de junio se disputó el partido que debían disputar las selecciones del grupo D Inglaterra contra Croacia.

El encuentro en Wembley se planteaba como un partidazo sobre el papel y no defraudó a lo largo de todo el encuentro. Inglaterra tuvo la suerte de disputar su primer encuentro bajo las miradas de 25.000 espectadores en su propio país.

Las travesuras de Foden

Fue un partido muy intenso con oportunidades en ambas porterías, pero sobre todo en el área del guardameta croata Dominic Livakovic. El jovencísimo Phil Foden comenzaba dando un juego increíble en los primeros minutos incluso llegó a mandar un zurdazo al poste que asustó a todo el graderío.

Los ataques de Inglaterra se sobreponían a la defensa propuesta por Dalic. Pero ciertos contraataques de los croatas ponían la piel de gallina a más de un inglés.

Magnífico control de Perisic / Foto: UEFA
Magnífico control de Perisic / Foto: UEFA

Uno de los jugadores más esperados en el combinado inglés era Mason Mount, pero estuvo casi toda la primera mitad desaparecido y sin demasiado protagonismo. Otra ausencia importante fue la de Jadon Sancho, que en este caso fue el elegido para quedarse en las gradas y no estar siquiera en el banquillo inglés.

El punto más fuerte durante la primera mitad en el conjunto negro era el centro del campo compuesto por Luka Modric, Kovacic y el volante defensivo del Inter de Milán Brozovic. Los dos equipos se marcharon al descanso con más de una queja en contra del colegiado pero el partido se marcó especialmente por el grandísimo juego de los dos cuadros.

Las ideas de Southgate

Con la llegada del gol de Sterling que ponía a Inglaterra por delante, Southgate decidió mantener sus tácticas como al principio había hecho. Las maniobras de los mediocentros eran esenciales para despistar a la zaga croata y permitir crear espacios.

Phillips tras acabar el partido / Foto: Selección Inglesa de Fútbol
Phillips tras acabar el partido / Foto: Selección Inglesa de Fútbol

Otro punto determinante era la potencia y la velocidad que aportó Kyle Walker por el costado derecho de los locales. Esto permitía las llegadas continuas de los ingleses y con ellas los halagos del público.

Cuando Inglaterra no encontraba la profundidad ni la verticalidad llegaron las ocasiones con las que anotaron el gol definitivo que los colocaba en la primera posición del grupo D en el que quedaron encuadrados. Todo esto a expensas de los resultados de los demás equipos de su grupo.

Los protagonistas fueron sin duda alguna el doble pivote defensivo propuesto por Southgate. Phillips y Declan Rice firmaron una actuación impecable que sorprendió a todo el estadio. Por parte de Croacia el mayor protagonista fue su capitán Luka Modric que jugó como director del equipo.

VAVEL Logo