Escocia 0-2 República Checa: Patrick Shick y Tomas Vaclik dan la victoria a la República Checa
Patrick Shick, la estrella del partido / Foto: Lee Smith. AFP

La República Checa se impuso por dos goles a cero a Escocia en el Estadio Hampden Park de Glasgow. En un partido muy entretenido con muchas oportunidades de gol para ambas selecciones, la mala definición a portería de los escoceses y la actuación espectacular del portero Tomas Vaclik dieron una importante victoria a los checos que les acerca a los octavos de final. Como no puede ser de otra manera tras marcar dos goles, uno de ellos estratosférico y el mejor de lo que llevamos de Eurocopa, el delantero del Bayer Leverkusen Patrick Shick fue considerado el MVP del encuentro.

  • Mucha igualdad en el juego con pocas ocasiones

Escocia salió con mucho empuje y ganas en los primeros minutos del partido. No sorprende dado que los escoceses volvían a una gran cita europea desde su última participación en el Mundial de 1998. A eso se une el factor de jugar en Hampden Park. Poco a poco, la República Checa fue tomando el tono en el partido y encontrando a sus jugadores de más creatividad. El juego de ambas selecciones no se caracterizó mucho por su brillantez. En el caso de Escocia, realizó su tan típico juego directo, con ritmo alto y buscando la profundidad por bandas. Cuando les tocaba defender lo hacían en bloque medio-bajo para protegerse del juego de los checos con la movilidad de sus jugadores de más calidad: Masopust, Darida, Soucek y Shick. Cada selección a su modo encontró la manera de llegar al área rival.

La primera gran ocasión del primer tiempo la tuvo Patrick Shick en el minuto 15. La defensa escocesa no está muy acertada a la hora de despejar el balón lo que le permite al delantero checo lanzar a portería. Pero está muy atento el portero Marshall y logra despejar el balón.

La respuesta a la ocasión checa no se hizo esperar. El lateral del Liverpool, Roberton, en la incorporación al taque por su banda, puso el pase atrás y el delantero Lyndon Dykes no estuvo acertado en la definición enviando el balón desviado de la portería checa. Tras unos minutos de mucha igualdad y sin ocasiones claras de gol, Escocia tuvo la oportunidad de ponerse por delante en el marcador. En un agujero en la defensa checa, el balón le llegó el balón a Robertson que en carrera golpeó con mucha fuerza al balón lo que obligó a Tomas Vacklik, portero del Sevilla, a hacer una gran estirada.

Parecía imponerse el juego eléctrico escocés, pero fue República Checa quien golpeó primero en el partido cuando parecía que se iba a llegar con empate al tiempo de descanso. En segunda jugada, tras un saque de esquina, le llegó el balón a Darida que abrió a banda para Coufal. El lateral puso un brillante centro al área para que el delantero estrella checo, Patrick Shick, rematase a gol tras imponerse en el salto a su marcador. Duro mazazo para Escocia.

  • Golazo de Patrick Shick

La segunda parte empezó muy vibrante y con los dos equipos buscando la portería contraria. Tras dos ocasiones de República Checa que obligaron al portero escocés Marshall a intervenir, Escocia se hizo con el control del partido, propuso mucho más que en los primeros 45 minutos y mereció más. Fruto de ello llegaron dos ocasiones claves en el devenir del partido con un balón al larguero del defensa Jack Hendry y una salvada in extremis de Vaclik cuando el balón rechazado por su compañero Tomas Kalas iba en dirección de la portería checa.  

Con una clara  mejoría de Escocia, el partido deparaba uno de los grandes goles de esta Eurocopa. En una jugada de ataque de Escocia, hay un rebote en un jugador checo y le cae el balón al delantero Patrick Shick. Viendo al portero adelantado no se lo piensa y desde el centro del campo golpea el balón que acaba entrando en la portería de Escocia. Golazo. Ante una genialidad como esta no se puede hacer más que aplaudir. El gol dejó en silencio Hampdem Park y muy tocado a la selección escocesa. A punto estuvo de aprovecharlo Darida con un balón que se marchó por encima del larguero.

Pero Escocia no se rindió. Con su característico juego directo y con dos delanteros tras la entrada de Che Adams empezó a llegar con mucha facilidad y peligro a la portería de Vaclik. No se le puede recriminar absolutamente nada a Escocia. Lo dejo todo en el campo. El seleccionador, Steven Clarke, metió toda la artillería ofensiva en el campo y no dudo en tomar riesgos a sabiendas del potencial checo.

Entre la mala suerte, la falta de puntería en la definición de sus hombres de ataque y la gran actuación del portero del Sevilla Vaclik impidieron a Escocia lograr un resultado favorable. Buena imagen sin premio.

VAVEL Logo