Italia se hace fuerte en los penales y jugará la final
Foto: UEFA

Tras el 1-1 en los 120 minutos, Italia venció 4-2 a España en los penales, se clasificó a la final de 16ª edición de la Eurocopa, la cuarta en su historia e irá en busca de su segundo trofeo el día domingo.

La Azzurra salió al campo con su clásico 4-3-3. Mancini realizó una sola modificación y fue por obligación. Emerson reemplazó a Spinazzola, que sufrió la rotura del Tendón de Aquiles en el duelo frente a Bélgica y estará sin jugar por varios meses.

El combinado español utilizó la misma alineación que su rival, debido a que le trajo buenos resultados en la cancha. Luis Enrique dispuso de tres cambios. Oyarzabal sustituyó a Morata, de flojo rendimiento en la competición. También, ingresaron Eric García y Dani Olmo en lugar de Pau Torres y Sarabia.

El mítico Wembley fue el encargado de albergar este partido. Las medidas restrictivas del gobierno británico han impedido que hinchas españoles e italianos, procedentes de sus países, pudieran viajar a las islas. Por lo tanto, solo pudieron asistir los fanáticos que residen en el Reino Unido.

Wembley tomando color / Foto: Twitter
  • La Roja fue superior pero no supo capitalizarlo en la primera parte

España comenzó con mucha intensidad, buscando tomar el protagonismo en el campo de juego. La presión ejercida generaba espacios para los italianos, que aprovechaban para dañar a través del contraataque.

El encuentro era de ida y vuelta en los primeros minutos. Ambos combinados buscaban tener el esférico durante el mayor tiempo posible. Italia apostaba a lastimar mediante el sector izquierdo, a pesar de la ausencia de Spinazzola.

La primera ocasión peligrosa fue para los españoles. Un buen balón filtrado de Pedri dejó solo a Oyarzabal ante el arquero contrario, pero el jugador de la Real Sociedad falló en el control. Luego, Ferran Torres se animó a probar suerte y su disparo pasaría cerca de la portería.

Ferran Torres generaba dudas en los italianos durante el inicio / Foto: UEFA 

Al equipo italiano no le duraba el dominio de la posesión, ya que la Roja conseguía recuperar rápido y con facilidad. Sobre los 20 minutos, un error pudo poner en desventaja al combinado de Luis Enrique. Unai Simón intentó despejar un balón para Insigne, pero no llegó, el esférico le llegó a Barella y la defensa evitó el remate.

A los 25, Dani Olmo cazó una pelota muerta en el área contraria y conectó un disparo que obligó a Donnarumma a estirarse para despejar el peligro. España lograba sacar de partido a la Azzurri, que no podía pasar la mitad de la cancha. Ni Verratti ni Jorginho tenían peso en la creación italiana, en buena parte gracias al plan rival, que decidía flotar a Chiellini para que sea el que tenga sacar la pelota jugada desde atrás. 

Busquets era el amo y señor del terreno y evitaba cualquier ataque italiano. La movilidad constante del tridente ofensivo español estaba generando dudas en el sistema defensivo rival, que no sabía cómo detenerlos.

Jorginho no logró desequilibrar en la primera mitad / Foto: UEFA

En el final del primer período, los españoles se mostraban imprecisos sobre el último tercio del campo y Mancini respiraba. De todas formas, el combinado italiano tendría una ocasión de peligro. Emerson disparó a bocajarro y el esférico dio en el larguero.

  • Los goles aparecerían en el complemento

Ambos seleccionadores mantuvieron sus piezas en el inicio. La Azzurra comenzaría a inquietar a través de balones largos en busca de Immobile, aunque la Roja tuvo una oportunidad que Di Lorenzo impidió que se concretara

A los 52 minutos, España perdió una buena chance de abrir el marcador. Gran contra que comandó Oyarzabal por la derecha y su pase atrás lo remató de primera Busquets en la frontal y el lanzamiento se fue rozando el larguero.

Una distracción española sería aprovechada por Italia que anotó un verdadero gol a la hora de juego. Donnarumma buscó a Verratti, que lanzó en largo para Insigne. Al cruce, Laporte logró frenar a Immobile, dejando el balón suelto. Chiesa lo recogió, y luego orientó el disparo a su pierna derecha para batir a Unai Simón.

El jugador de la Juventus anotó su segundo gol en la competencia / Foto: UEFA

Tras la anotación, la Azzurri cedería la posesión a su rival, se replegó atrás y plantó una línea de cinco centrocampistas por delante de la defensa. España contó con dos situaciones para igualar pero los disparos no lograron encontrar la portería.

La peligrosidad de la Roja fue bajando con el correr de los minutos y no encontraba la manera de generar daño ante el cerrojo del equipo contrario. Las flojas salidas de Unai Simón ponían en peligro a los españoles que les concedían chances a los italianos para sentenciar el encuentro.

A diez minutos del final, el equipo de Luis Enrique empataría y forzaría la prórrogaMorata fue atrayendo rivales, tiró la pared con Dani Olmo en la frontal y se coló por el espacio que dejó Chiellini para batir a Donnarumma.

Morata festejando su sexto gol en una Eurocopa / Foto: UEFA

Tras la igualdad en el marcador, los ibéricos fueron en busca de la victoria para evitar disputar su tercer tiempo extra en la competencia. El conjunto italiano quedó abatido y esperaba el final del complemento para refrescarse mentalmente.

  • El cansancio acumulado repercutiría en la prórroga

España continuaba demostrando su superioridad, mientras que Italia estaba imposibilitado de salir de su área. De todas maneras, la defensa se mantenía firme, despejaba las acciones peligrosas y el resultado no se alteraba.

El ritmo de partido decrecía considerablemente. El miedo al error tenía un papel preponderante. A los 98, Donnarumma desvió con grandes reflejos el lanzamiento de la falta de Dani Olmo y después Chiellini evitó el peligro tras el remate de Morata.

Unos instantes más tarde, la Roja volvía a avisar y dañaba en el último tercio. Buen centro de Gerard que no consiguió rematar Morata, el rechace le cayó a Llorente y su remate lo volvió a despejar el jugador de la Juventus.

Pedri fue una pesadilla para los italianos / Foto: UEFA

La Azzurra comenzó a animarse en la segunda mitad. Berardi tuvo el gol de la clasificación pero estaba adelantado cuando comenzaba la jugada. El tiempo transcurría sin sobresaltos, con los españoles manteniendo el balón y los penales parecían ser inevitables.

En la tanda de definición desde los 12 pasos, el equipo italiano elegiría patear primero. Los fallos de Dani Olmo y Morata le darían la oportunidad a los Azurri que no decepcionarían y avanzaron a una nueva final de Eurocopa, tras convertir 4 de los 5 penales ejecutados.

Italia impuso la jerarquía y estará en una nueva definición. La llegada de Mancini transformó un equipo que parecía tocar fondo luego de no clasificar al Mundial de Rusia y ahora sumaron su 33° partido sin conocer la derrota. El domingo irá por la gloria y enfrentará al ganador del duelo entre Inglaterra y Dinamarca en Wembley.

VAVEL Logo