Los grandes también caen
Imagen de Lewandoski disparando a portería / Fuente:  Bayern de Múnich

Tras el parón de Navidad volvió el fútbol. Para lo que muchos fue un fin de semana de lo más común, para otros estuvo marcado por la llegada de los Reyes Magos. En el mundo del deporte el mejor regalo fue la reanudación de muchas competiciones europeas que habían hecho una pausa para disfrutar de las fiestas. En Alemania la situación no fue diferente, la jornada 18 de la Bundesliga comenzaba con un auténtico partidazo que iba a enfrentar al actual líder, Bayern Múnich, contra uno de los clubes más conocidos del país, Borussia Mönchengladbach.

El partido se disputó en el Allianz Arena a puerta cerrada debido al constante crecimiento de casos positivos en territorio alemán. El ambiente que se respiraba en el estadio traía a la mente recuerdos que muchos no querían recordar. La situación llevó a los aficionados por un viaje en el tiempo con destino en mitad de la pandemia.

¿Cómo acabaron la primera vuelta?

Los locales se coronaron campeones de invierno manteniendo una distancia de 9 puntos al actual segundo, el Borussia Dortmund. El ejército rojo no solo consiguió mantener el liderato, sino que también obtuvo diferentes premios. El primero se debe a que fue el equipo menos goleado con solamente 16 goles en contra en 17 partidos disputados. A esto se le suma la cifra de 56 tantos anotados en la misma cantidad de duelos, convirtiéndose así en el equipo más goleador de la competición.

Celebración de un gol en la primera vuelta / Fuente: Bayern de Múnich
Celebración de un gol en la primera vuelta / Fuente: Bayern de Múnich

En cuanto premios individuales hay que hacer referencia al veterano centrocampista Thomas Müller, ya que ha sido el máximo asistente de la categoría y de todas las ligas europeas. A su lado se encuentra otro gran jugador como es Lewandowski, que anotó 19 tantos colocándose en lo alto de la tabla de pichichis.

Mientras tanto el Borussia Mönchengladbach se mantuvo toda la primera vuelta en una lucha constante por no entrar en los puestos de descenso. Entre sus futbolistas destacan algunos como el suizo Embolo o el guardameta Sommer. En su casillero reluce un historial de 5 victorias, 4 empates y 8 derrotas.

La confianza trae problemas

El encuentro comenzó con un dominio absoluto del cuadro local. Los de Nagelsmann entraron al partido de una forma agresiva dando algunos toques de atención en los primeros compases del duelo, de tal forma que en el minuto 18 Robert Lewandowski hizo de las suyas y, tras un control orientado en el borde del área, armó la pierna derecha para batir al cancerbero rival.

La alegría no iba a durar mucho, en el minuto 27 el alemán Florian Neuhaus iba a igualar el partido metiendo el miedo en el cuerpo a un Bayern que se confió y se centró tanto en la zona ofensiva que se olvidó de la defensa y permitió el golpeo del centrocampista.

Lewandowski disparando lo que iba a convertirse el primer tanto del encuentro / Fuente: Bayern de Múnich
Lewandowski disparando lo que iba a convertirse el primer tanto del encuentro / Fuente: Bayern de Múnich

Nada más tres minutos más tarde iba a llegar a remontada del Borussia Mönchengladbach. Stefan Lainer fue el protagonista de una jugada que acabó convirtiéndose en el gol que ponía por delante a los blanquinegros. La tremenda presión de los de Adi Hütter y la imprecisión del cuadro bávaro hizo que los visitantes se fueran ganando al descanso.

El Bayern Múnich se presentó al partido con un carrusel de bajas que obligó a Nagelsmann a tirar de la cantera para poder completar el banquillo. La buena noticia se produjo con la vuelta de Kimmich al equipo, lo que aportó cierta solidez y frescura al centro del campo.

La situación quedó grande para los debutantes

La segunda mitad comenzó con una gran intensidad por parte del conjunto rojo, pero ese comportamiento no consiguió el rendimiento que tanto esperaba Nagelsmann. El futbolista encargado de mover los ejes del Bayern fue Müller. El media punta alemán organizó de la mejor manera posible a un equipo repleto de rotaciones que al parecer no tenían mucho entendimiento entre ellos.

El Borussia Mönchengladbach realizó unos cambios valientes y sorprendentes a la vez. Hütter decidió añadir al juego a dos de sus delanteros para mantener el resultado de una forma arriesgada. El plan era sencillo, continuar con el ataque para impedir que el Bayern Múnich jugase cómodo. Sin duda alguna, el esquema funcionó durante la mayor parte de la segunda mitad.

Florian Neuhaus en la celebración de su gol / fuente:  Borussia Mönchengladbach
Florian Neuhaus en la celebración de su gol / fuente:  Borussia Mönchengladbach

Al contemplar la difícil situación, Nagelsmann introdujo a la disputa dos jovencísimos futbolistas para intentar voltear el marcador. Los elegidos fueron Lucas Copado y Paul Wanner, estos iban a debutar con el primer equipo aunque las condiciones no fueran óptimas.

Tras cinco victorias consecutivas, el Borussia Mönchengladbach volvió a robarle puntos al Bayern Múnich. No hace demasiado tiempo ya se produjo una goleada por 5 goles a 0 en un duelo que enfrentó ambos conjuntos. Al parecer, el  Borussia Mönchengladbach se ha convertido en un hueso duro de roer para los de Nagelsmann que con esta derrota suman ya 3 en lo que va de liga.

Protagonistas

Finalmente, el Bayern Múnich no pudo puntuar en un duelo donde todos los futbolistas cometieron errores inmensurables. La breve actuación de los futbolistas debutantes no estuvo al alcance de lo que realmente se pedía. A su vez, algunos futbolistas que no suelen contar con muchos minutos como Sabitzer o Marc Roca, desaprovecharon la oportunidad que tenían tras conocer el gran número de bajas que tenía el elenco bávaro.

En el Bayern Múnich destacó, como ya es costumbre, el futbolista alemán Thomas Müller, que pese a su poca participación con el balón, realizó un estupendo trabajo en las labores defensivas, poniendo orden en el medio del campo y asistiendo el mismo a las zonas bajas para ayudar a sus compañeros.

Adi Hütter en el banquillo / Fuente: Borussia Mönchengladbach
Adi Hütter en el banquillo / Fuente: Borussia Mönchengladbach

En el cuadro visitante hay que destacar sobre todo al equipo técnico, ya que gracias a sus cambios ofensivos y valientes, lograron mantener la ventaja durante más de 45 minutos de acoso por parte del Bayern. El entrenador Adi Hütter fue halagado por parte de Nagelsmann justo después del pitido final.

Dentro del campo se debe felicitar la increíble actuación del lateral Laimer. Su participación ofensiva como defensiva llevan al suizo a ser un serio candidato al jugador del partido y no contentos con eso, también fue el autor del segundo gol del  Borussia Mönchengladbach que les dio la victoria frente al líder.

VAVEL Logo