El Chelsea no da lugar a la sorpresa para jugar la final del Mundial de Clubes
El equipo londinense nunca había enfrentado a un equipo árabe / Foto: FIFA

El Chelsea venció 1-0 al Al Hilal en las semifinales del Mundial de Clubes y estará nuevamente en la final de una competencia internacional. Un gol solitario de Lukaku le permitió a los europeos clasificar a la instancia decisiva donde se enfrentarán al Palmeiras.

Los Blues salieron al campo con un 3-4-2-1. Thomas Tuchel, aislado en Londres, realizó tres modificaciones respecto al último encuentro por FA Cup. Mount, Sarr y Hudson-Odoi cayeron al banquillo para ser reemplazados por Havertz, Alonso y Thiago Silva. Por su parte, Reece James no fue tenido en cuenta, ya que sigue recuperándose de una lesión en el tendón.

El conjunto saudí utilizó un 4-2-3-1. Leonardo Jardim efectuó una sola sustitución en el lateral derecho. Mohammed Al-Burayk reemplazó a Abdulhamid con la intención de mejorar la faceta defensiva frente a un rival que suele destacarse por su juego ofensivo.

El Mohammed Bin Zayed aguardando por el comienzo del duelo / Foto: FIFA
  • El Chelsea demostró su superioridad en la primera parte

Los saudíes comenzaron el partido deseando jugar desde atrás con la mayor calma posible, pero los ingleses estaban haciendo un buen trabajo al mantenerlos encerrados desde el principio. En el inicio, Marega probaría desde la frontal, pero su disparo terminaría yéndose lejos del poste izquierdo.

Lentamente, el conjunto londinense se haría de la posesión del balón aunque le costaba soltarse en ataque. La falta de precisión en el último tercio surtía efecto y daba respiro a los árabes. A los 10 minutos, una buena recuperación les permitió tener una ocasión que no lograría aprovechar Havertz que remataría a la tribuna. Por otro lado, el Al Hilal apostaba a lastimar a través de un contraataque, sin embargo, la defensa Blue no se vería alterada.

La falta de presión de los asiáticos le permitía a Thiago Silva jugar más adelantado / Foto: FIFA

César Azplicueta se mostraba cómodo en Abu Dhabi y ganaría en la línea de fondo, pero su pase atrás no puso ser rematado por ningún compañero. Más tarde, Kovačić lanzó un pase al vacío para Lukaku que remató a las manos de Al-Muaiouf. Los Blues continuaban buscando espacios para convertir, pero la defensa contraria se mantenía segura de las continuas subidas de los laterales españoles.

Sobre los 32 minutos, el Chelsea abriría el marcador con merecimiento. Havertz lanzó un centro lateral, que rechazó mal el equipo contrario, y Lukaku se aprovechó para rematar solo dentro del área pequeña para batir al portero saudí que no opuso resistencia.

El belga anotó su noveno gol en la temporada / Foto: Sky Sports

Tras el gol, el equipo de Tuchel jugaría con tranquilidad y alargaban las jugadas moviendo la pelota de un lado a otro. Los saudíes intentarían empatar mediante un disparo de Salem que se marchó lejos de la portería custodiada por Kepa que no intervino en ningún momento de la primera mitad.

Cerca del descanso, los europeos seguían manteniendo el control del balón e intentaban ampliar la ventaja. Alonso y Ziyech se perderían la oportunidad de estirarla. En el tiempo añadido, Al-Dawsari buscaría sorprender con un tiro libre, pero el arquero español contendría el peligro sin dificultades.

  • La jerarquía del Chelsea le permitió salir ileso durante el complemento

Los Blues mantendrían la misma sintonía de la mitad anterior y no darían oportunidades a los asiáticos en el inicio. A los 48, una espléndida carrera de Havertz lo llevó casi a la línea de fondo, pero aún así pudo sacar un disparo que pegó en el marco de la portería. Instantes después, Kanno buscó lastimar con un remate desde afuera del área que rozó el larguero.

El Al-Hilal no se daría por vencido y se adelantaría unos metros en el campo. Sus atacantes pretenderían rematar apenas tuvieran el balón en sus pies, pero la defensa inglesa bloquearía cualquier intento de daño. La posesión larga del Chelsea finalizaría con un tiro de Ziyech que taparía Al-Muaiouf en dos tiempos. Los árabes tendrían una ocasión clara a los 63 minutos con un remate de Marega que despejó Kepa al córner.

Kovačić en acción / Foto: FIFA

Los asiáticos crecerían notoriamente a partir de que su rival bajase su intensidad y contarían con dos oportunidades claras para igualar. Primero, un remate de Kannon desde la frontal que terminó con un espectacular vuelo de Kepa para mandar el esférico al córner. Luego, Pereira buscaría sorprender con un tiro lejano que rozaría el poste izquierdo.

El equipo de Jardim ponía en serios aprietos a los europeos. Jang se impuso por alto en el primer palo y de nuevo el esférico se marchó muy cerca. Su rival estaba desacertado, ya que les costaba salir desde el fondo y se mostraban imprecisos en los pases. A pesar de esto, tendrían una situación de contraataque para liquidar el pleito con un disparo de Mount que bloqueó Kanno.

Kepa Arrizabalaga, el futbolista que salvó en reiteradas veces al equipo de Tuchel / Foto: Sky Sports

Sobre el final, los Blues pretendieron dormir el duelo. Cada vez que recuperaban el balón intentaban alargar las jugadas y bajar el ritmo de juego para que pasara el tiempo sin sobresaltos. Los saudíes se quedaban sin fuerzas producto del cansancio y el partido dejaría de ser fluido.

El Chelsea suma su tercera victoria consecutiva entre todas las competencias y alcanzó por segunda vez la final del Mundial de Clubes. El sábado irá en busca de la gloria frente al Palmeiras, bicampeón de la Copa Libertadores. El Al Hilal buscará quedarse con el bronce el mismo día cuando enfrente a Al-Ahly de Egipto

VAVEL Logo